No a los despidos en la ONCE

La Sección sindical de LAB en la ONCE denuncia:

  1. La disminución de la plantilla estatal de la ONCE en más de 3000 trabajadores en los últimos 5  años.
  2. Los contratos junior que dan lugar a  sueldos míseros (70 % del salario base durante tres años). En el caso de los vendedores menos de 700 € brutos, obligando a estos vendedores a realizar prácticas de venta más cercanas a la de la mendicidad, debiendo éstos, ejercer la venta durante  horarios y jornadas que no conocen límite, incluidos los días de descanso. Todo ello con el fin de alcanzar unas ventas mínimas inalcanzables bajo el yugo de  no serles renovado su contrato de trabajo y que en  la mayoría de  casos tras la no renovación del contrato  son sustituidos por otros vendedores de nueva contratación.
  3. Los despidos directos en el personal no vendedor, una Limpiadora en Arrasate, el Graduado Social en Donostia como últimos ejemplos, o en su caso el traslado a cientos de kilómetros como en el caso del Interventor  de Donostia como única alternativa al despido.
  4. El cierre de Centros de la ONCE (Errenteria, Irun, Azpeitia, Tolosa, Ordizia, Arrasate y Durango, dejando sin servicios, laborales o  de atención a  los afiliados de la ONCE de cada zona.
  5. Los sueldos y privilegios inconfesables de los Directivos de la ONCE, el coste y abuso que supone los coches oficiales, las VISAS, etc.
  6. La inutilidad de los Comités de Empresa de la ONCE, cuya mayoría la ostenta UGT, Comités puestos al servicio de la Dirección  incapaces de dar una mínima respuesta a la actual situación de despidos, traslados forzosos y cierre de Centros.

Recientemente se ha firmado un acuerdo entre  el Gobierno y la ONCE, por el que se garantiza la estabilidad de la ONCE hasta el año 2021 por el que bonifica el cien por cien de las cuotas empresariales de la Seguridad Social, incluidas las de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y las aportaciones empresariales de las cuotas de recaudación conjunta, lo que supondrá un ahorro de más de 60 millones de euros sólo en este concepto.

Dado que la ONCE pide de la Sociedad grandes dosis de solidaridad, recibiendo de ésta millones de euros por parte de la misma; el sindicato  LAB pide a  la Sociedad en general y las  instituciones públicas en particular han  de exigir a la ONCE,  ceje en su sangría de despidos y cierre de Centros de Trabajo. La ONCE no es una Entidad privada sino una Entidad de carácter público y su único motivo de existencia es el de la prestación de servicios e integración socio-laboral  de sus afiliados y discapacitados, fin incompatible con el cierre de sus Centros, despidos, etc.

Si alguien sobra en esta Entidad son los masificados órganos políticos y directivos de la ONCE, cuyos sueldos y privilegios inconfesables  no son acordes con la actual situación socio-económica y mucho menos con una entidad social como lo debiera ser la ONCE.

El jueves 29 de marzo día de lucha también en la ONCE.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS