No a la eliminación de la materia de relaciones entre Panamá-EEUU

Presentamos algunos articulos que hemos escrito cuando el gobierno de Martinelli, encabezado con su ministra confesa «yesman» junto al equipo que venía desde el gobierno del PRD, siguiendo las políticas del Banco Mundial, intentó excluir en la llamada reforma curricular la materia de Relaciones entre Panamá y los Estados Unidos.  Ellos dicen que como los gringos los echamos del canal y sus bases en 1999, ya no se justifica la enseñanza.  En priner lugar se olvidan que existe un tratado de neutralidad, en donde los Estados Unidos plasmaron sus intereses estratégicos sobre el canal actual, el ampliado o cualquier otro que se construya, incluyendo la intervención militar en el país so pretexto de la amenaza a la seguridad del canal (y ellos definen que es amenaza). Los invito a ver en la página web de la Autoridad del Canal de Panamá, para que vean que en la cabeza de la legislación vigente para la administración del canal -por quienes solo tienen cédula de Panamá- está este antinacional tratado.

Por ello, decimos a quienes se han entusiasmado por denunciar la imposición de la ley hoy, que no todo está perdido y podemos hacer una campaña por su derogación antes de que inicie su aplicación.  Empecemos porque en la Universdidad de Panamá y las otras estatales no aceptemos su derogación y mantengamos la obligatoriedad de su enseñanza en todos los campus universitarios estatales.   EL IMPERIALISMO YANQUI Y SUS SECUACES EN ELPATIO PRETENDEN QUE NO SE CONOZCA LA VERDAD SOBRE LAS HUMILLACIONES Y ATROPELLOS, INCLUYENDO ASESINATOS, VIOLACIONES A NUESTRAS MUJERES, MALTRATO A NIÑOS, PROVOCACIONES PERMANENTES QUE DESDE 1850 CUANDO PUSIERON SU PIÉ EN EL ISTMO, CUANDO SE INICIÓ LA CONSTRUCCIÓN DEL FERROCARRIL HEMOS SIDO VÍCTIMAS. Y TAMPOCO QUIEREN QUE SE SEPA EL SAQUEO ECONÓMICO PERMANENTE DE QUE SOMOS VÍCTIMAS, PESE A LA ENTREGA DE LOS MAL LLAMADOS PRÓCERES EN 1903 PENSANDO EN QUE SE IBAN A CONVERTIR EN GRANDES MILLONARIOS CON «LA BONANZA DEL CANAL». Y TAMPOCO QUIERE QUE SE CONOZCA LA HISTORIA DE LA PRESENCIA MILITAR YANQUI QUE HOY CON EL SENAFRONT SE RECONSTRUYE CON EL FINANCIAMIENTO -ASESORAMIENTO- DE LA SOLDADEZCA YANQUI, CON MANIOBRAS MILITARES LLAMADAS EUFEMÍSTICAMENTE «PANAMAX».  NO.  Estamos a tiempo para no dejar caer la conciencia antimperialista del panameño, que ha elevado nuestra autoestima y dignidad como panameños dentro del continente latinoamericano, «A PESAR -Y SIEMPRE EN CONTRA- DE LOS YESMAN»

 

OPORTUNO CONGRESO DE HISTORIA

VIRGILIO ARAÚZ

Con el título “Primera reflexión sobre la producción Historiográfica panameña en el siglo XX.  Un debate necesario” en el CRU de Penonomé se celebró este Congreso.   Hubo presencia de historiadores de España y Costa Rica, no así del MEDUCA con su propuesta curricular contra la historia, filosofía y lógica, pese a ser invitados.

En el “ Primer seminario sobre la enseñanza de la Historia Patria ”, 1966, impulsado por el maestro Gasteazoro el historiador Rodrigo Miró expresó: “ En cierto modo, como ocupación de nosotros mismos, la Historia de Panamá apenas se ha iniciado ”.   Igual parecer tenía el Dr. Gasteazoro, quien termina su disertación en ese Seminario: “ Una serie de síntomas indica precisamente ahora que Panamá está maduro para una concepción orgánica de su vida colectiva y que, por lo tanto, es posible adentrarnos en el problema de nuestra tradición y destino ”. La evaluación del desarrollo de la propuesta de cambios de 1966, fue el eje de la discusión en el Congreso de Penonomé, pues allí se da un giro en los estudios históricos.

Resolver el “ problema de nuestra tradición y destino ”, nos convierte en un ente particular en el mundo y que, a su vez, nos permite entrar con nuestra personalidad en él, es lo que se quiere castrar en la propuesta curricular de los gobiernos de Torrijos-Martinelli.   Y se preguntarán ¿por qué de dos gobiernos? Pues, bien, esa propuesta, con vagos “ cambios ”, es de 2007, impulsada por el mismo equipo de currículo que mantiene Lucinda Molinar.  El Congreso fue oportuno, porque se enfrenta a la propuesta del Banco Mundial, impulsada a través del PREAL-COSPAE, de facilitar todo a la educación privada.

Los interlocutores nacionales pretenden reducir la enseñanza de la historia en el bachillerato, incluida la universal, y poner a opción del dueño de la escuela o “ administradores ” (“ comunidad educativa ”) de las públicas, si se enseña filosofía y lógica. Esa es la propuesta que agita con un lenguaje aterrador el PREAL.

Termino esta reflexión despertada por el Congreso de Historia, con una frase de Teoría de la Patria (1947) de Rodrigo Miró: “ Hemos vivido de la politiquería y el comercio, constreñidos por un destino premioso.   Sin pensar en el ayer, sin desvelarnos en el mañana sin oportunidad ni inclinaciones para el reposo y la meditación.   Tan onerosa realidad nos ha legado, a “ese hombre típico de nuestra democracia, mezcla de ingenuidad y de cinismo, que rehuye y desdeña toda elaboración doctrinaria ”.

Y, con Carlos I. Zúñiga, quien en discurso (asamblea 1965),  sobre las intervenciones norteamericanas en el siglo XIX y XX, decía: “ estas palabras de un gran contenido magisterial no se dicen en las escuelas porque eso lastima las cordiales relaciones de Panamá con (EUA)! Nos han enseñado una historia mentirosa, formalista, de amor a la libertad y a la propiedad que no tiene el pueblo, de devoción a los principios democráticos sajones, democracia formalista y falsa.   Nos deben enseñar la historia que se nutre de la verdad, episodios trascendentes en la vida nacional que marcaron, consolidaron y desarrollaron la mejor conciencia del pueblo panameño”. Por ello quieren reducir la historia, eliminan relaciones de Panamá con EUA, pasando por encima de la Constitución y leyes que la hacen obligatoria desde los 60’s y qué decir de la filosofía y la lógica.

<> 

Publicado el 19 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

No a la eliminación de la materia Relaciones entre Panamá y EEUU

VIRGILIO ARAÚZ

En un monólogo de la TV, la directora de Currículum del Ministerio de Educación (MEDUCA) señaló que una de las materias a eliminar de los IPT”s es la de Relaciones entre Panamá y los Estados Unidos.

Hemos insistido, citando a otros autores, sobre la importancia de esta materia. Hay quienes dicen: “ los gringos ya se fueron ” o “ no comemos soberanía ”. Ambas “ tesis ” son incorrectas.

Los gringos siguen en Panamá. Interviniendo en todas partes, las maniobras militares, la administración del Canal,.. hasta en las elecciones, como a principios del siglo XX.

También hemos escrito sobre los beneficios económicos que genera la soberanía (mediatizada aún por convenios y mentes colonizadas en la dirección del Estado) después de la recuperación del Canal y el territorio de las bases militares, que aún pretenden revivir en nuestro territorio. La tesis de quienes defendían la presencia militar de los yanquis ha sido derrotada por la realidad.

Pero lo que está en juego aquí es algo más profundo que queremos analizar en este artículo.

La tesis del “ yesman ”, del “ Panamá cede ”, de la indignidad nacional, fue derrotada en 1964, cuando con el acumulado de la lucha antiimperialista, el pueblo panameño dijo: ¡Basta de tanta ignominia, explotación y opresión del imperialismo yanqui!

A partir de allí se revierte la historia. Y panameños y panameñas nos desvinculamos a la tesis que nos vendían de que “ por los yanquis estamos bien ”. Desde entonces, este capítulo de la historia nacional, forma parte de la conciencia nacional, de la nacionalidad panameña.

Hoy, los “ yesman ” intentan renacer, igual que lo hacen los “ neonazis ” en Italia o Alemania.

Esa tesis fue combatida por quienes nunca nos doblegamos a la soberbia imperial y es reflejada en el arte y la literatura, en novelas o en poemas como Al Cerro Ancón (1907) o cuando Demetrio Herrera Sevillano (1939) nos decía contra esos “ yesman ”: “ ¡Por favor!, que no se diga que tú no tienes conciencia. ¡No, no, no! Ni que sólo dices sí, aunque necesites no. Ni que te guste el ultraje. ¡No, no, no! ”.

En 1964, en la lucha de nuestros Mártires, estuvieron presentes centenas de autores nacionales que defendieron el interés nacional ante el extranjero que pisoteaba nuestra soberanía. Eso es lo que pretenden los “ neoyesman ” liquidar.

La materia de Relaciones entre Panamá y los Estados Unidos nace después de los acontecimientos de 1964, como materia obligatoria para todos los bachilleratos y carreras universitarias, legislación violada por el MEDUCA y por las universidades estatales y privadas. Y no se trata de convertirla en un bimestre de la materia de Historia de Panamá, como se propone.

Tenemos el derecho a conocer este capítulo de la historia en toda su complejidad, porque, sin desconocer el resto, con la lucha por la soberanía se consolida el ser nacional.

Y como decía la poetisa Diana Morán: “ No es la moda de llamarnos tercos; sino el instinto de conservar el nosotros de la sangre y de la esperma ”.

<> 

Publicado el 6 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

Ante las bases, siempre dijimos ¡no!

VIRGILIO ARAÚZ

Cuando vinieron de Washington anunciaron un acuerdo. Ante la crítica pública señalaron “solo panameños estarán en las bases”. La Estrella informa “Tres organismos de seguridad norteamericanos entrenarán a los miembros de los grupos de seguridad de Panamá, que formen parte del contingente a establecer en las bases navales que se comenzarán a instalar en las costas del país, aseguró ayer en Colón la embajadora de los Estados Unidos en Panamá, Bárbara Stephenson…”. La coordinadora de ministros de turno agregó, “además se dará combustible para operaciones”. No hay duda de que mienten.

En la historia no es nuevo. Los “ yesman ” defendieron este criterio de la llamada “ soberanía titular ” (“ solo panameños estarán en las bases ”), pero los yanquis ejercen la soberanía. Está en el tratado Hay-Bunau Varilla. Se aplica en las bases de Colombia, a donde el ministro viajó apenas asumió el cargo. El problema, no es la tropa, sino quién la dirige y hacia qué intereses se dirige, señores Varela, Mulino, Martinelli, etc. En las últimas invasiones norteamericanas, incluyendo a Panamá, mueren latinos y de otros países, pregúntenle a los europeos, que por sus gobiernos se involucraron en las invasiones de Irak y Afganistán.

El movimiento estudiantil y popular estuvo contra esos “ yesman ” y no puede ser diferente ahora, por más “ pactos ” como dice el rector que existen de los dirigentes de los grupos con él. Un rector que sale a criticar la acción de grupos estudiantiles que pactaron con él, no como en el Pacto de la Colina después de una lucha y que tuvo sus frutos nacionales, sino —y hay que decirlo— hasta por espacios, propiciados por el propio rector que es o era del PRD e impulsa los planes neoliberales contra la propia Universidad de Panamá.

Pero en ningún momento hablan de la excesiva fuerza demostrada por los “ yesman ”, que simultáneamente despliegan a lo largo de la ciudad tropas militares, propias de cualquier dictadura. Podemos criticar los métodos, pero es cierto que pretenden bases militares comandadas por los yanquis. Igual que las maniobras mal llamadas PANAMAX.

Esa represión a los estudiantes, el cierre indefinido de la Universidad y ese despliegue militar en la ciudad, so pretexto de la delincuencia, se hace cuando se anuncian sesiones extraordinarias para imponer reformas tributarias, a la Ley Orgánica de la CSS y otras con un claro fin de favorecer a los empresarios o mejor, a ellos mismos, pues este gobierno se declara de tales. Y no se puede favorecer a los empresarios sin afectarnos al resto. Este gobierno de fundamentalistas neoliberales creen en que no deben pagar impuestos ni que debe existir salario mínimo, ni que tenemos derechos. El movimiento obrero y popular debe tomar las medidas a tiempo, después será tarde.

.

<> 

Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá,

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS