Nicaragua. Las caras de la oposición

Dos poderosos empresarios, el sobrino de Violeta Chamorro, estudiantes, campesinos, mujeres presionan para que Daniel Ortega se haga a un lado y permita unas elecciones libres

La oposición en Nicaragua es más cívica que política y son varios los empresarios, antes aliados de Daniel Ortega, que se la han jugado en el intento por lograr que el presidente reelecto y su esposa Rosario Murillo se hagan a un lado y permitan un proceso democrático pronto. Con ellos hay estudiantes poniendo el pecho, la sociedad civil, intelectuales, campesinos y academia. Estas son las caras que la integran.

José Adán Aguerri preside la principal cámara empresarial de Nicaragua, el poderoso Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que hasta el 18 de abril, día en que se distanció de Ortega por las protestas, mantenía con el gobierno una relación “de consenso” en la toma de decisiones importantes, aun dejando por fuera a otros sectores de la sociedad.

Michael Healy, es presidente de Upanic, la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) que representa a 100 000 agricultores, ganaderos y productores de alimentos. Ellos son la fuerza de este líder gremial de la provincia de Riva, cultivador de caña de azúcar en su hacienda Chatía, que ha ido varias veces a Colombia para reunirse con los empresarios privados que promueven el agroturismo y los parques temáticos. “La idea es que no hay vuelta atrás, una forma es que Ortega renuncie y la otra forma es adelantar las elecciones”, le dijo a Univisión a principios de este mes.

Juan Sebastián Chamorro, el vocero de la oposición. Es el presidente ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente especializado en la investigación y análisis de políticas de desarrollo. Su familia desciende del patriarca conservador Fruto Chamorro, tiene una larga tradición periodística y es dueña del diario más importante del país: La Prensa. Sus abuelos sufrieron el destierro de Somoza, su padre Xavier estuvo al frente del diario tras el asesinato del director, su hermano Pedro Joaquín en 1998 a manos de los somocistas; pero se retiró para fundar El Nuevo Diario con una línea editorial cercana al FSLN mientras que La Prensa se mantenía en la oposición sandinista.

A través de Funides Chamorro ha mostrado el impacto económico de los diversos escenarios en la crisis actual.

Ernesto Medina es el rector de la institución privada Universidad Americana de Managua, su ilusión siempre fue la de ser un científico investigador y cree que solo en una pesadilla podría ser presidente. Antes del primer diálogo el gobierno lo excluyó luego que le enviara una carta pública a Ortega, donde señaló que él es quien tiene la llave para la salida de la crisis.

Medardo Mairena lidera los campesinos, es coordinador del Movimiento Campesino Anticanal, participó en la mesa del diálogo nacional, y ha estado al frente de las barricadas.  Cree firmemente que la salida a la crisis es la renuncia de Ortega. “Confiamos en el pueblo que a nivel nacional ha salido a las calles a exigirle a Ortega su renuncia y lo reafirmamos nuevamente”, le dijo a La Prensa.

Los estudiantes han salido a las calles, han sufrido los rigores de la represión, y han sido, mayoritariamente, las víctimas mortales. El Movimiento 19 de abril tiene entre sus líderes la cabeza visible de Víctor Cuadra, 25 años, estudiante de Ingeniería Química en la Universidad Nacional de Ingeniería y hasta que empezaron las protestas se encargaba de supervisar una línea de producción en una empresa colombiana. Entre los estudiantes uno se convirtió en ídolo nacional: Lesther Alemán, 20 años, Comunicación Social de la Universidad Centroamericana. Se atrevió a increpar directamente a Ortega: “Esta no es una mesa de diálogo. Es una mesa para negociar su salida y lo sabe muy bien porque el pueblo es lo que ha solicitado”, le dijo a Ortega con voz firme, durante la sesión de instalación del primer diálogo. Desde entonces, vive protegiéndose en las sombras.

La sociedad civil está representada en Azalea Solís del Movimiento Autonómo de Mujeres, y Carlos Tünnermann Bernheim, académico, excombatiente del FSLN. Los intelectuales por uno de mucho peso, Sergio Ramírez, reconocido como tal internacionalmente. Escritor, periodista, político vicepresidente (1985-1990) perteneció al FSLN, acaba de recibir el Premio Cervantes, y Gioconda Belli, poeta y novelista muy cercana a Rosario Murillo durante la revolución sandinista.

El papel de la oposición en los diálogos ha sido desgastante. Varias veces ha acudido a la mesa la Asociación Cívica por la Justicia y la Democracia con la mediación de la Iglesia católica. Otras tantas se han tenido que levantar sin acuerdo alguno.

El lunes se inició el último intento a la espera de que Daniel Ortega atienda las demandas de una salida democrática con el adelanto de las elecciones del 2021 al 2019 y finalice la represión contra manifestantes, que suma más de 200 muertos.

El pueblo nicaragüense sigue en pie, como dice en una de sus pancartas de arrugado papel cartón : ‘Disculpe las molestias, estamos cambiando el país para usted’.

www.las2orillas.co/las-caras-de-la-oposicion-en-nicaragua/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS