Niño Becerra pronostica que la crisis se profundizará en 2010 y se prolongará hasta 2020

Voy a relatarles un proceso: el proceso de generación de una entrevista. Hace unos días contactó conmigo un realizador de un canal internacional de noticias a fin de concertar una entrevista. Acepté. Lo que les voy a contar es el proceso que condujo a la entrevista en cuestión.&nbsp

Una vez respondí, vía mail, a su solicitud me remitió otro en el que me indicaba los aspectos que eran especialmente de su interés. Me decía que en la entrevista ‘interesaría conversar sobre su visión de las perspectivas económicas tanto de España, como del resto de Europa, para 2010. Igualmente desearíamos conocer sus opiniones de la presidencia española de la UE, siempre en la esfera económica’. Claro y conciso. A partir de aquí yo elaboré un esquema en el que abordase ambos planteamientos; este:

Con respecto a mi visión de las perspectivas económicas tanto de España, como del resto de Europa, apunté:

– El momento actual se está pintando como de salida de la situación recesiva vivida en el último año y medio, pienso que no es así.

– El momento actual es parte de la precrisis en que el sistema entró a partir de Septiembre del 2007 con la manifestación del problema de las subprime, es decir, manifestación del agotamiento de una forma de hacer basada en el dinero barato, en el crédito fácil, en el consumo de todo -también de bienes de inversión-, en el endeudamiento desorbitado, y en el desperdicio de los recursos que hiciesen falta; una precrisis en la que las ayudas estatales han actuado de anfetaminas a fin de proporcionar una existencia asistida a un modo de hacer agotado.

– La verdadera crisis, entiendo, se manifestará a mediados del 2010, momento en el que comenzará la auténtica caída de la economía mundial (el 2011 será estructuralmente semejante a 1930), esta caída puede durar hasta el 2012, momento en que comenzará un estancamiento que puede durar tres años y en el que nuevas estrategias van a tener que ser definidas. Desde el 2015 una lenta recuperación que no finalizará hasta el 2020. Diez años en total a partir de hoy, como la Gran Depresión.

– Esa recuperación, no obstante, no significará volver a un momento anterior al año 2007, sino el comienzo del funcionamiento de un modelo basado en la eficiencia, en la productividad y en la producción y en el consumo de lo necesario.

– Es una crisis postglobal, planetaria, luego todas las economías se verán afectadas, unas más que otras, claro. España, por la estructura de su PIB, mucho; países que ya son muy productivos, con reducida población y con un PIB basado en el alto valor, como Países Bajos y los Escandinavos, mucho menos; al Reino Unido le beneficiará no pertenecer a ningún área monetaria, a Japón su enorme flexibilidad y la gran diversificación de sus inversiones; las demás economías, mal o muy mal.

Y en relación a mis opiniones sobre la presidencia española de la UE, escribí:

– Cuatro presidentes -el del Consejo, el de la Comisión, el del Europgrupo, el de Exteriores (la de Exteriores en este caso aunque no sea presidenta) y el de turno: España en este caso-, son, entiendo una exageración, recuerda a aquello de ‘demasiados jefes para mandar’.

– Un nuevo marco: la Agenda de Lisboa, un fracaso, ha fallado: porque no se podía cumplir, por ejemplo, no se puede llegar a una tasa de I+D sobre PIB del 3%, ni a una tasa de actividad del 70%, era un ejercicio de posibilismo de gabinete, totalmente despegado de la realidad: la tasa de pobreza de la UE: el 16%, el desempleo previsto: 10,7% en el 2010, 11% en el 2011. Puede que exista una Europa, pero existen varias realidades europeas.&nbsp

– En los 2000 años pasados ha habido cinco tentativas de unificar Europa, cuatro basadas en la guerra y en la invasión y las cuatro fracasaron, la quinta, la actual lleva ya medio siglo de vida y los resultados son más bien pobres. Cuando las cosas ‘han ido bien’ y el crecimiento económico ha sido palpable no ha sido posible (el fracaso de la Agenda de Lisboa es un ejemplo), ahora que van mal, y peor, entiendo, van a ir, en pura lógica más difícil va a ser avanzar hacia la verdadera unión europea, sin embargo los próximos diez años, pienso, van a ser la última oportunidad.

– Pero ya no podrá hacerse como antes: todos juntos a la vez y a una (si no se pudo cuando todo iba bien, menos cuando va mal), ahora las cosas ya tienen que hacerse de otra manera: a través de la eficiencia y la coordinación; pienso que los conceptos de ‘Geometría Variable’ y de ‘Cooperación Reforzada’ volverán, y no tanto a nivel de países como de clusters regionales o transregionales.

– También pienso que ya debería estarse trabajando en esa dirección, y también que Europa no se encuentra aún en esa o­nda, y que ese proceso de coordinación no puede dirigirlo un país: debe ser liderado por un grupo de expertos con independencia, con auténtico espíritu cooperativo y con genuino poder decisorio, una evolución del actual Ecofin podría ser una aproximación a lo que me estoy refiriendo.

– La confirmación de que Europa no se halla en esa o­nda podemos verla en los objetivos económicos que se ha fijado España en su presidencia: retirada de las ayudas públicas, regulación las remuneraciones de los altos ejecutivos financieros, evasión fiscal, …: temas con una música, con un enfoque mucho más nacional que europeo, y desde luego no va, entiendo, en la línea de eficiencia apuntada; por ello, la solicitud de sanciones para quienes no cumplan con los objetivos fijados la considero más un globo sonda que otra cosa: sanciones a países cuando los objetivos van a tener que ser cumplidos por regiones y por agrupaciones de empresas: no tiene sentido.

– La presidencia de España pasará, y cuando finalice la verdadera crisis ya habrá llegado. Posiblemente la Historia será muy crítica con la presidencia española, pero lo cierto es que España muy poco habrá podido hacer. Todos los miembros de la UE dicen que quieren trabajar por Europa, pero en realidad lo que busca hoy cada miembro es su propia supervivencia, algo por otra parte lógico.

– Insisto: la última oportunidad.

Mañana acabo de narrarles el proceso.

(El índice de confianza de los consumidores ha mejorado cuatro puntos en Enero. Con todo el respeto del que puedo disponer le sugiero al ICO que repase los cálculos: la calle, pienso, no dice eso, pero van a dar football cada día por la tele).

Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS