Ni los políticos de izquierdas ni los sindicatos están por los deberes, ellos no representan al pueblo español.

“No paréis. Gracias por mantener viva una esperanza que llevamos cultivando desde hace mucho tiempo”.

Esas son palabras de Eduard Punset a los acampados del 15M en la plaza de la escandalera en Oviedo. 

 Coincido abiertamente con Punset, como estoy seguro también, que la gran mayoría de los ciudadanos españoles. Pero la formula del éxito, no está en mantenerse en la calle, sin unidad de criterios y organización. Para tumbar este obsceno Gobierno, se necesitan más que acampadas, se necesitan altas dosis de huevos. Ya que se esta al frente, de un organizado e inescrupuloso aparato represor y asesino. De hecho, ha quedado evidenciado en huelgas anteriores, y en todo tipo de manifestaciones pacificas de los ciudadanos. Cada vez que veo estas huelgas, quedo más convencido, de la actitud endeble de los ciudadanos  y su alto grado de indefensión. Antes las canallescas acciones de la guardia pretoriana del Gobierno.

Obviamente hay que revisar la estrategia, los indefensos ciudadanos, no pueden seguir siendo carne de cañón. De los barbaros métodos del enceguecido estado y sus ejecutores, guardias pretorianos al servicio del Cesar de la Moncloa. Es que da pena, pero cada vez más la España de Rajoy y el PPSOE, se me parece a la Roma de Tiberio, Calígula o Nerón. Hoy por hoy, los anti disturbios o mamporreros, son el brazo ejecutor de los cesares en el poder. Hay que aclarar, que para nada el mostrenco Rajoy,  posee escudos ni blasones. Ni mucho menos el grado del Cesar, los cesares están en la sombra y muy bien apoltronados. De hecho esas autoridades, ordenaron al generalísimo, dejar atados todos los secretos, en cuanto a cabezas visibles, más no sus métodos y directrices. Que hoy más que nunca esgrimen con tanta fuerza.

Queda evidenciado, que el papel de los partidos políticos en España es vergonzante. Los partidos políticos españoles cuidan intereses creados, más no los intereses de los ciudadanos. Ellos cuidan sus parcelas y prebendas, salvo el caso de Sánchez Gordillo y el logroñés Garzón, no hay razones de sobra para fiarse de ellos. Es insulsa la postura de estos señores, quienes al igual que los sindicatos, no se mojan y mucho menos están por los deberes. Mientras en España sigan habiendo temas vedados, prohibidos, tabúes tipo Franco y su genocidio. Es harto complicado desmontar el oscurantismo que se cierne sobre la Península. Hay  miedos reinante dentro de la población, mientras la memoria y el fantasma de Franco. Siga siendo equiparado, con la de Teresa de Calcuta u la de Ghandi, veo un panorama algo turbio. Si el pueblo español, tuvieras voceros políticos u sindicales, que arengaran a sus congéneres como rezan los cánones.  Otra realidad se respirara dentro de la población, pero la impotencia de luchar contra un estado en armas. Y con un altísimo grado de locura y exacerbado fascismo, diera la sensación que el pueblo choca contra una muralla, como de hecho viene sucediendo.

Es la hora de exigirles a estos señoritos representantes del pueblo, que se decidan de que lado quieren luchar. Si del lado del pueblo, o si quieren seguir manteniendo ambiguas posiciones y discursos anodinos y sin contenido social. Que dan la sensación que defendieran los intereses de los empresarios y amos en el poder. El pueblo y la juventud tienen huevos, pero carecen de los lideres que los haga sentir representados. Y así, poder sacar adelante esta urgente empresa, la de desbancar un estado retrogrado; ciego y sordo, que esta llevando a España al limite de un estallido social.    

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS