Nazis destrozan mural en homenaje a la dirigente estudiantil Yolanda González

256

Después del asesinato de Jimi, aficionado del Coruña, por los nazis del Frente Atleti, han aparecido pintadas de los nazis en el barrio madrileño de Aluche, en el distrito de Latina, solidarizándose con el Frente Atleti y destrozando el mural de Yolanda González con la inscripción “ROJOS NO”. 

Diversas organizaciones sociales, vecinales, memorialistas y políticas han manifestado su disposición a organizar una movilización de repudio en el barrio.

En febrero de 1980, el Batallón Vasco Español secuestró, torturó y asesinó a Yolanda González. Yolanda era vasca y de izquierdas, pero no militaba en ETA, sino en el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), una organización trotskista que se alejaba de los postulados nacionalistas de la izquierda abertzale. Nacida en la zona obrera de Deusto, era hija de trabajadores inmigrantes. Desde pequeña destacó como una gran estudiante, obteniendo abundantes sobresalientes y matrículas de honor. Además, siempre mostró una gran preocupación por las cuestiones sociales, especialmente al ver las desigualdades económicas y la falta de derechos que había en la España del momento.

Interrogada, torturada y ejecutada

Pronto empezó en política y pasó por distintas organizaciones de izquierda. Ya instalada en Madrid -vivió en la calle Tembleque en el barrio de Aluche- con su novio, Yolanda comenzó a estudiar en el Centro de Formación Profesional de Vallecas y participó en todas las movilizaciones estudiantiles, de forma que llegó a ser la representante de su centro en la Coordinadora de Estudiantes de Enseñanza Media.

El 28 de enero de 1980 se produce una gran huelga de Enseñanza Media y sólo cuatro días más tarde, el 1 de febrero, fue secuestrada en la puerta de su casa a punta de pistola. Fue interrogada y torturada en el coche de los escuadristas. Ante su resistencia, pararon el coche, Emilio Hellín Moro sacó su Walter P-38 de 9 milímetros y le disparó dos veces en la cabeza. Ignacio Abad le dio el tiro de gracia y la dejaron en la cunetade la carretera donde fue encontrada.

La Audiencia Nacional procesó y juzgó como banda armada a Emilio Hellín Moro, Ignacio Abad Velázquez, José Ricardo Prieto y Félix Pérez Ajero, que fueron condenados a diversas penas según su implicación criminal en el asesinato, como autores materiales o colaboradores de los hechos.