Nación Mapuche. Comando Jungla asesina a balazos a comunero en Temukuikui

Por Andrés Figueroa Cornejo

La comunidad de la víctima está sitiada por agentes militarizados del Estado chileno. Las niñas y niños huyen a los cerros, mientras persiste la violencia represiva. Un segundo menor malherido podría estar en riesgo de muerte. Camilo Catrillanca, de 24 años, murió luego de ser baleado por un  carabinero miembro del Comando Jungla, la fuerza […]

La comunidad de la víctima está sitiada por agentes militarizados del Estado chileno. Las niñas y niños huyen a los cerros, mientras persiste la violencia represiva. Un segundo menor malherido podría estar en riesgo de muerte.

Camilo Catrillanca, de 24 años, murió luego de ser baleado por un  carabinero miembro del Comando Jungla, la fuerza policial chilena que recibió una instrucción especial en Colombia, Estado históricamente famoso por asesinar líderes sociales. De hecho, ambos Estados capitalistas en la actualidad están liderados por gobiernos tutelados directamente por el Departamento de Estado de EEUU (Piñera y Duque).

Camilo, nieto del Lonko Juan Catrillanca, fue asesinado en medio de un operativo policial y militar que la institución uniformada realizó en la comunidad de Temukuikui, Ercilla, en La Araucanía.

El Comando Jungla ingresó a la zona disparando a quienes se encontraban en el lugar alrededor de las 16.00 horas de este 14 de noviembre.

Así lo señaló el werken Jorge Huenchullan a Radio Cooperativa: “nos han dicho que un comunero está herido de bala. Está en la posta de Ercilla. Carabineros le disparó a mansalva a varias personas, uno de ellos está herido”, indicó el comunero.

Huenchullan comunicó que al menos unos 400 uniformados permanecen al interior de la comunidad: policías a pie, en tanques blindados y sobrevolando el territorio.

“El Comando Jungla, ellos son los que han ingresado a la comunidad”, aseguró Huenchullán.

A casi un año del asesinato de Rafael Nawel en la comunidad Lafken Winkul Mapu en Bariloche, la represión de carácter fascistoide de los Estados chileno y argentino asesta una nueva dentellada criminal en contra de uno de los principales pueblos indígenas preexistentes del Abda Yala.

De la misma forma, Huenchullán comunicó sobre otro comunero menor de edad de iniciales  MPC, que fue herido de gravedad y se encuentra en un centro asistencial sanitario de Ercilla.

Camilo, ya malherido por las ráfagas de los agentes, fue conducido al pobremente habilitado consultorio de salud de Ercilla, el que fue rodeado por fuerzas policiales, al igual que las comunidades del sector.

“Lo dejaron morir en Ercilla, no fue trasladado a ningún hospital” dijo la lamgen Vania Keipul. “Temukuiui está de luto, nuestra nación, una vez más nos arrebataron a un lamgen weichafe. Basta ya, hasta cuando tendremos que aguantar tanto, pacos amparados por un gobierno de mierda (…) Temukuikui resiste antes, ahora y siempre”.

Los objetivos de la militarización de La Araucanía y el Wallmapu por mandato del grupo de poder hegemónico del Estado corporativo de EEUU, y realizados materialmente por los gobiernos títere de Argentina y Chile con la colaboración de Colombia, es acabar con cualquier tipo de resistencia social que obstaculice la generación de ganancias y la acumulación capitalista de las industrias extractivas instaladas en los territorios del Pueblo Nación Mapuche.

Ni humanidad ni naturaleza es de alguna importancia para las industrias del régimen capitalista en general, y menos aún cuando de trata de comunidades indígenas, en particular. El genocidio es simplemente un medio del gran capital para reproducirse y ampliarse, para obtener utilidades y, en este caso, abastecerse de materias primas para exportar a las metrópolis de la opresión donde se ocupan de terminar con tecnología sofisticada y (cada vez menos) trabajadores, muchas de las mercancías que luego retornan vía importaciones para el consumo de los grupos sociales que pueden comprarlas.

La conducta racista de las oligarquías argentina, chilena, colombiana, estadounidense, etc., es sólo la ideología y falsa consciencia necesaria para esclavizar personas y destruir el ecosistema “con fundamentos” jamás probados por las ciencias, sobre la existencia de “razas” superiores e inferiores, y “pueblos elegidos” que pueden someter a otros. La realidad es que únicamente existe el género humano, y un planeta y sociedades divididas entre oprimidos/as y opresores/as.

Con el reciente asesinato de Camilo Catrillanca, joven comunero mapuche, se alimenta la causa justiciera de un pueblo entero. Hoy Camilo “es la gota donde nace la piedra”. La pupila angular que atañe a los motivos mapuche, pieza brillante de la arquitectura de los pueblos que mañana sabrán conquistar su libertad, repartir el pan, volver ley la hermandad humana.

PD: El jueves 15 de noviembre, a las 19.30 horas, se realizarán movilizaciones de protesta en todo Chile. En Santiago, la concentración se efectuará en la Plaza Italia, volviéndose una sola con la Marcha Nacional por la Zona de Sacrificio de Quintero-Puchuncaví.

Familia de Camilo junto a su cuerpo inerte.

COLABORA CON KAOS