Publicado en: 28 febrero, 2018

Nación Andaluza ante el 28F: El Día Nacional de Andalucía es el 4 de Diciembre. El 28F no tenemos nada que celebrar

Por Boro LH

Consideramos el 28 de febrero como la celebración de una derrota del pueblo andaluz a manos de la clase política que ha usurpado su representación.

Tras los 40 años de dictadura franquista y después de la muerte del dictador, el Pueblo Trabajador Andaluz creyó que había llegado el momento de poder ser protagonista de su historia, de conseguir la soberanía que le posibilitara construir las herramientas que le sacaran del paro, la pobreza y la inmigración endémica a la que había sido condenado por el capitalismo español. Una vez más los deseos de libertad de Andalucía iban a ser traicionados.

Por ello, millones de andaluzas salieron a las calles un 4 de diciembre de 1977, para exigir un autogobierno que asegurara el desarrollo de la economía andaluza, la vuelta de las emigrantes, la Reforma Agraria, legislación y planes de desarrollo económico, un sistema educativo propio… Es decir, soberanía. Esta manifestación de fuerza popular, que contó con la adhesión de sectores de la mediana burguesía, hizo temblar los cimientos del incipiente Estado neofranquista que estaban preparando la derecha franquista y la socialdemocracia de González y Carrillo, y que tomaría forma en la Constitución del 78. Las manifestaciones convocadas en todas las capitales andaluzas obligaron a los “Padres de la Patria española” a cambiar la idea territorial original donde sólo las nacionalidades reconocidas como históricas iban a tener derecho a una presunta “autonomía de primer orden”.

El “problema andaluz” tenía que solucionarse para que no se pusiera en peligro la cohesión territorial del Estado. La maquinaria de los nuevos partidos que iban a constituir el orden neofranquista se puso en funcionamiento. Era necesario desactivar las movilizaciones populares y conseguir que las decisiones fueran tomadas por la clase política emergente para que estas ansias de libertad fueran redirigidas hacia las instituciones y no sobrepasaran el marco legal que en esos momentos se estaba negociando.

El 4 de diciembre de 1978 ya no hubo movilizaciones. Fueron sustituidas por los Pactos de Antequera -que garantizaban que el proceso andaluz se mantendría dentro de los cauces autonomistas y por tanto españolistas- con la colaboración y complicidad partícipe de la mayor parte de fuerzas de la izquierda española. El 28 de febrero de 1980 es una victoria del Pueblo Trabajador Andaluz que se torna en derrota. La clase política redacta a posteriori un “Estatuto de Autonomía”, dejando de lado el proceso constituyente andaluz que desde algunas organizaciones políticas y sociales era reclamado para construir el marco legal de la futura Andalucía. La clase política, dirigida desde Madrid, usurpa un proceso que debería ser construido desde las bases de la sociedad andaluza y lo presenta al pueblo andaluz como única salida al centralismo español: o este “estatuto” o el “centralismo” es lo que se ofreció al pueblo andaluz tras el referéndum de aquel 28 de febrero, que se plasmó en la votación posterior del texto estatutario, el 20 de octubre de 1981. La decepción se plasmó en una participación en este referéndum que descendió 10 puntos con respecto al 28F. La traición a los intereses del Pueblo Trabajador Andaluz se había consumado.

Se ponía en funcionamiento un estatuto otorgado a las andaluzas por los partidos españoles y por sus lacayos en Andalucía, ansiosos por ocupar los nuevos sillones que la autonomía ponía en el tablero político. Un estatuto que suponía una mera descentralización administrativa, sin poder legislativo, sin las herramientas que posibilitaran una autonomía real.

37 años después podemos comprobar como la institución creada al efecto, la Junta de Andalucía, no es más que una extensión del poder centralizador y colonizador del Estado español, un instrumento de sometimiento y adormecimiento del Pueblo Trabajador Andaluz; la herramienta para crear una red clientelar que a través de dádivas y privilegios para la clase burguesa y el reparto de subvenciones para los adeptos consiguiera un ejército de lacayos que impida un cambio real del estatus político de Andalucía y de la clase trabajadora andaluza con los “dueños” del Capital.

Por todo lo anterior, consideramos el 28 de febrero como la celebración de una derrota del pueblo andaluz a manos de la clase política que ha usurpado su representación.

Aprender de los errores es una de las obligaciones que tiene toda revolucionaria. Lo ocurrido en el proceso autonómico andaluz supone una enseñanza que debemos tener presente para futuras luchas por nuestros derechos nacionales y sociales: el Pueblo Trabajador Andaluz debe autoorganizarse y no dejar sus intereses en manos de una clase política aupada a las instituciones para defender los intereses de la oligarquía económica española. Las promesas de una España benigna para Andalucía son siempre falsas porque en los genes del Estado español está la opresión nacional, patriarcal y social de las clases populares andaluzas. Este 28F sigue pendiente la recuperación de la soberanía nacional de Andalucía que no es otra cosa que su constitución en República Andaluza de Trabajadoras.

¡Nuestro Día Nacional es el 4 de Diciembre!

¡Por una Andalucía independiente, socialista y feminista!

 

Permanente de la CN de Nación Andaluza

En Andalucía, a 22 de febrero de 2018.

-->
COLABORA CON KAOS