Nace Partido Igualdad en Chile «para que el Pueblo Mande»

¿Que los lleva a construir el Partido Igualdad?

Hace un par de años, varias organizaciones sociales y militantes revolucionarios insertos en diversas organizaciones populares, además de algunos colectivos políticos, nos dimos a la tarea de formar el partido Igualdad. Sabíamos que desde hacía muchos años no existía en Chile un expresión política de los trabajadores y explotados de Chile. Los partidos llamados de “izquierda extra concertación” estaban todos, cual mas cual menos, en una incapacidad total de hacer política revolucionaria, sin vocación de mayorías nacionales, sin vocación unitaria ni de poder. Luego, el viraje del PC hacia la alianza conla Concertaciónse hizo explícito y su traición se consumó.

Lo que quedó entonces en la izquierda es un archipiélago de cientos de colectivos, militantes sociales sueltos, micro partidos, sectas, grupos pequeños, medianos, etc. Algunos vinculados, de uno u otro modo, conla Concertación. Otros, aislados en pequeñas sectas sin vocación unitaria. Los más, dispersos por todo Chile, articulados en pequeños colectivos locales, haciendo esfuerzos parciales muy localistas, o dando luchas aisladas. Era claro que de esa realidad no podría emerger una alternativa de transformación social para nuestro pueblo ni para los trabajadores. Había, pues, que romper con esa situación y decidimos hacerlo.

Entonces, un grupo de organizaciones sociales decidimos dar el salto: formar este instrumento político unitario, cuya base son los movimientos.

¿Cuál es la relación del Partido Igualdad y el movimiento social?

Los movimientos sociales son la base del partido, y nos esforzamos cotidianamente para que sea así. Dijimos: si los partidos políticos existentes (o más bien inexistentes) no son alternativa política, entonces los movimientos sociales mismos, que son los que objetivamente encabezaban las luchas, deben tomar la política en sus manos y construir una alternativa política desde y para los pueblos de Chile. Así nació la idea de formar lo que hemos denominado una Herramienta Política de los Pueblos. Partimos siendo 12 los movimientos sociales y grupos que nos unimos para emprender este desafío. Hoy ya somos alrededor de 40 organizaciones con presencia en 10 regiones del país. Todas organizaciones sociales y/o políticas de lucha, con vocación de poder, que tenemos el objetivo de conquistar un gobierno de la clase trabajadora y los pueblos de Chile. Todas con carácter anticapitalista, que no transamos ni pactamos con la derecha ni la concertación, que tenemos como eje la construcción del poder popular. Que nos unimos y convergemos sin perder nuestras identidades y que creemos central legalizarnos como partido para participar en las coyunturas electorales. Los movimientos sociales, grupos y colectivos que estén de acuerdo con estas sencillas ideas, tienen un lugar en este partido.

Cuando ustedes dicen que son un instrumento, pareciera que no tienen política y que solo tuviera sentido para las elecciones ¿Cuál es su política que los diferencia de otros partidos?

Usamos el término instrumento para referirnos a que el partido no es un fin en sí mismo. Que tiene sentido solo si sirve para conseguir un fin, un objetivo, no impuesto por un partido, ni una cúpula encerrada entre cuatro paredes. Sino emanado de las necesidades, conciencia, luchas, sueños y anhelos de nuestros pueblos.

Entendemos que no basta con ser una herramienta legal. No somos electoralistas ni legalistas. La razón fundamental de nuestra existencia es que para conquistar la felicidad, la justicia y la dignidad como pueblo, requerimos de la unidad política, del desarrollo y ampliación de las luchas sociales y tener una clara vocación de construcción de poder desde abajo, de protagonismo y poder popular. Y eso lo estamos impulsando en todos los frentes y lugares donde tenemos existencia. Es tarea de todas las organizaciones que componen Igualdad impulsar las luchas y la construcción de poder popular. Sabemos que la burguesía en Chile no se va a suicidar por perder una elección. Ella va a luchar por todos los medios para defender sus privilegios, riquezas y poder. Por eso vemos las elecciones como un medio de construir fuerza. Más allá de ganar tal o cual elección, lo realmente importante es construir la fuerza propia del pueblo. O sea, como dice nuestro lema, construir la fuerza para “Que el Pueblo Mande”.

Entonces ¿Cuál es la postura del Partido Igualdad frente a las elecciones?

Nos dimos la enorme y feliz tarea de legalizar este Instrumento Político con el objetivo de participar en las elecciones y no dejarles ese flanco abierto a los partidos burgueses de Chile. Lo hicimos porque nos dimos cuenta que es fundamental que los dirigentes sociales y los movimientos populares tengamos una expresión en las coyunturas electorales, es una necesidad a gritos que en cada coyuntura electoral aparece. La tradicional política del voto nulo o la abstención (de la cual mucho fuimos parte) se había demostrado como un error: no sirve ni servía para acumular fuerzas, simplemente porque detrás de ella no se expresaba ninguna alternativa clara para la gente. Por otra parte, ocurría que muchos honestos dirigentes sociales, con poca formación y sin experiencia política, terminaban en las redes de la derecha o la concertación que los engatusaban en las campañas electorales para acarrearle votos a sus listas. Por eso, después de un tiempo de vacilaciones, nos enrumbamos decididamente a legalizar esta herramienta política. Hoy estamos legalizados como partido en las 3 regiones del norte del país, y a fines de mayo del 2012 presentamos las firmas de 3 regiones más y a mediados de junio presentaremos otra. Y ya estamos en proceso de recolección de firmas en otras 2 regiones. El objetivo es que hacia mediados del año 2013 estemos legalizados en todo Chile y podamos participar en todos los procesos electorales.

¿Cuál es la definición programática del partido?

La verdad es que no tenemos definición programática. Igualdad no se define como un partido programático ni doctrinal. No nos articulamos en torno a un programa ni a una doctrina. Creemos que eso no es lo relevante. Nos articulamos entorno a un objetivo político que, como decían antes, es muy claro: terminar con los gobiernos burgueses y empresariales que nos mal gobiernan y conquistar un gobierno de los trabajadores, los pueblos y los movimientos sociales que luchan en Chile por sus derechos. Creemos que a partir de un gobierno del pueblo y de la construcción del poder popular, podremos construir la sociedad que los trabajadores y los pueblos de Chile diseñemos cotidiana y libremente, de forma democrática y participativa.

Lo anterior no significa que no nos preocupe la elaboración programática. Creemos que es importante, pero no la que se hace entre cuatro paredes o entre algunos iluminados. No somos un partido que anda “ofreciendo” un programa a los ciudadanos. Somos un partido que dice “construyamos el programa entre todos”. Diseñemos el Nuevo Chile del futuro desde abajo, entre todos y todas, con nuestra deliberación, desde nuestras realidades como clase trabajadora. O sea, la elaboración del programa de lucha deben hacerla los movimientos mismos. Entonces, más que el programa en sí mismo, nos interesa el proceso. Porque el programa cambia y debe cambiar de acuerdo a las realidades y los tiempos, pero lo que no debe cambiar es el hecho de que sea siempre expresión de la deliberación y protagonismo del pueblo y los trabajadores y trabajadoras de Chile.

Pero ese proceso no se debe quedar solo en un programa. Debe además ser de tipo constituyente. O sea, un camino de refundación de la sociedad, el país y el Estado. Debe ser, por tanto, la base de una nueva constitución,la Constitucióndela Igualdad. Aese procedimiento de elaboración del programa, como base de una nueva constitución, construido y dibujado desde el pueblo, sus organizaciones y sus luchas, lo hemos denominado “Vía Popular y de los Pueblos ala Constituyente Social”.

Este camino, también denominado por algunos compañeros como “Vía Popular Constituyente”, junto al impulso de la construcción del poder popular y de la legalización del instrumento político, son los pilares centrales de nuestro accionar político. Ya han habido varios encuentros dela Vía, y son abiertos a todos. El objetivo es que en cada región y comuna de Chile, todo el pueblo organizado se convoque a conversar que futuro queremos. Y a este proceso están todas y todos invitadas.

¿Cuál es la delimitación respecto a los partidos del régimen: Alianza, Concertación, Pacto PC – Concertación, MEO- MAS y otros?

Los partidos dela Alianzayla Concertaciónson claramente partidos de los ricos y de la burguesía chilena. De eso no hay duda y no hay mucho más que decir.

Es más complejo caracterizar a los partidos que están a la “izquierda” de la concertación. En este sentido, lo primero que hay que decir es que ninguno de ellos tiene una vocación revolucionaria ni de construcción del protagonismo del pueblo. No tienen en sus proyectos la construcción de poder popular ni están impulsando las luchas sociales ni la rebeldía popular. Por eso los vemos con desconfianza.

Por ejemplo, en el Partido Progresista (PRO de MEO), la mayoría de los sectores que allí confluyen vienen de la concertación, y se salieron de ella cuando vieron que ese conglomerado se derrumbaba. Los personajes que están en la conducción política de ese partido son todos profesionales sin vinculación al pueblo en lucha y sus propuestas programáticas no apuntan a una trasformación anticapitalista de la sociedad, sino a hacerle pequeñas enmiendas. Por tanto, desde mi visión, son una expresión de la pequeña burguesía radicalizada. Esto no quiere decir que no haya gente valiosa en dicho partido. Creo que la hay, pero lamentablemente son y serán vagón de cola de una dirección política que no es popular, ni revolucionaria, ni transformadora. Creo que este partido va en dirección de confluir con el “nuevo progresismo” que amenaza con superarla Concertación(es decir con el girardismo que hoy encabeza el PPD y la postura del senador Gómez (del PR), y construir una especie de frente amplio, que vaya desde el PS hasta el PC. Si ese proceso se concreta, al PRO no le quedará otra que sumarse a él.

El MAS de Navarro también surgió de una ruptura dela Concertaciónpero, una vez afuera del PS, tuvo la afluencia de muchos compañeros que se habían mantenido al margen de la concertación. Se sumaron muchos ex – PC, ex – surda, varios dirigentes sociales de base y decenas de militantes y activistas políticos y sociales honestos. Tenía la posibilidad de haber sido un punto de reagrupamiento político del campo popular disperso. Sin embargo, no se pudo desligar de un problema de origen: era el partido de Navarro y para Navarro. El interés de este senador de usarlo como su propiedad y como su feudo, le quitó cualquier potencial que pudo haber tenido. Estoy seguro que seguirá con sus crisis internas hasta desaparecer, a menos que lo salve un nuevo pacto con la concertación y el PC.

Lo realmente importante en este momento, es el proceso que aparentemente está decidido a llevar a cabo un sector dela Concertación, en particular el PPD y el PR, que en alianza con el PC, están intentando imponer una especie de frente amplio. Lo paradojal de esto, es que no es el PC el que lleva la iniciativa en este proceso, sino el girardismo. Todos asumen que tiene que apoyar a Bachelet, pero parecen estar dispuestos a que la campaña de la ex presidenta se haga sobre la base de 2 conglomerados:la DCcon el PS por un lado, y por el otro el PPD, el PR, el PC y sumar a este frente a los otros partidos y grupos de izquierda como el PRO, MAS, MAIZ, IC, PE, PH, Autonomistas, etc., etc.

No podemos saber cómo les irá en esta maniobra ni si se sumarán o no dichos grupos de izquierda. Lo que sí está claro es que esta maniobra tiene el objetivo de ampliar la base social de dichos partidos hacia la izquierda, detener la fuga de militantes y de base social que los afecta, e instalar en el nuevo gobierno de Bachelet un programa progresista no amarrado al conservadurismo democratacristiano. Sin embargo, el carácter pequeñoburgués de este posible nuevo conglomerado, el hecho que (a excepción del PC) todos provengan de un pasado concertacionista, sus innumerables relaciones con el viejo poder y su falta de vocación revolucionaria y popular, harán que este proyecto progresista no sea más que un remozado ajuste del capitalismo neoliberal, sin ser una superación real de este. Ejemplos de esto abundan en América Latina, como es el caso del PT de Brasil, el Frente Amplio de Uruguay, el Kishnerismo argentino, el PRD mexicano, etc., etc. Por tanto, independientemente de una supuesta buena voluntad de sus gestores, no será más que otro engaño al pueblo, con cantos de sirena que ya no los puede emitir la vieja concertación a quien ya nadie le cree, pero que ahora pueden sonar convincentes salidos de la garganta de “nuevos” referentes. Todo esto no será más que la vieja práctica de que algo cambie para que nada de lo importante cambie. Pretenden de esta manera garantizar un nuevo ciclo de gobernabilidad que, si tiene buenos resultados, taponeará por varios años más la emergencia de un genuino proyecto popular.

Justamente por esto es tan urgente la emergencia de un nuevo proyecto popular, con vocación de mayorías, ligado a las luchas sociales actuales, hablado con el lenguaje sencillo de nuestra gente, no sobre – ideologizado, abierto a nuestros pueblos, construido desde los movimientos sociales, que sea pensado junto y con los millones de chilenos que no tenemos ningún futuro digno en esta sociedad de mierda que nos han impuesto la dictadura, la concertación y la derecha. Y que somos la inmensa mayoría de Chile.

¿Qué propuesta tienen frente a las elecciones municipales de octubre?

En las próximas elecciones municipales de octubre, estamos impulsando la política  de llevar, en la mayor cantidad de comunas posible, a candidatos surgidos desde la base para tener listas de concejales y alcaldes. Creemos que lo correcto es impulsar la deliberación de las organizaciones sociales y populares en cada comuna, convocando a asambleas ciudadanas que elaboren los programas comunales, las estrategias de lucha en cada comuna para conquistar nuestros derechos, y que elijan a los candidatos a ser levantados por el partido Igualdad. En este camino nos hemos encontrado con muchos aliados, como por ejemplo los compañeros del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), con quienes estamos trabajando en esta línea y que usarán este instrumento legal para llevar a sus candidatos en diversas comunas.

Esperamos que las alianzas construidas en estas elecciones sean solo el primer paso. Para nosotros sería ideal que todos los movimientos sociales y grupos políticos que hasta ahora son aliados en el uso de esta herramienta electoral, en un futuro cercano puedan ser más que aliados, y pasen a ser parte de este instrumento político llamado Igualdad. Y de esta forma, sin perder la identidad de cada uno de los grupos, podremos hacer de este el gran partido del pueblo trabajador chileno, de los movimientos sociales y de los pueblos de Chile. Sabemos que no es fácil, porque lamentablemente estamos todos más acostumbrados al sectarismo que a la unidad. Nos cuesta mucho construir la unidad en lo importante, al mismo tiempo que respetar y no tropezar con nuestras diferencias. Es más fácil separarnos que unirnos. Si no rompemos ese círculo vicioso de la eterna fragmentación, nunca podremos derrotar a los que nos dominan y explotan. Solo la unidad alrededor de una política correcta, permitirá formar un partido que represente a los millones de chilenas y chilenos, de trabajadores y trabajadoras, humildes y pobres, que somos la inmensa mayoría del país, que soñamos con un futuro de dignidad, igualdad y justicia para nuestros hijos e hijas, nuestras familias, el país y el futuro. Esos anhelos solo serán realidad si logramos conquistar un gobierno de las trabajadoras y los trabajadores en nuestro país y construir un Nuevo Chile donde el Pueblo Mande. Ese desafío solo será posible con el concurso y la unidad de todos y todas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS