Música popular Sí, desfile militar aéreo No.

Ventolera Republikana.

Colaboró el cantante Nacho Vega y el coro Al Alto la Lleva, y el espacio fue propicio también para la solidaridad con el pueblo palestino, con las Marchas del Paz, Paz, Techo, Trabajo y Dignidad, con Ecologistas en Acción y la Mani contra las nucleares del 10 de junio, con los artistas que convocan el jueves 8 en la plaza mayor porque consideran abusivo el “silencio” que quiere imponerles el ayuntamiento (el mismo que llena la ciudad de ruidos mortíferos, como los aviones militares por tres días de julio, propaganda para la guerra), y para un discurso festivalero a modo de pregón que resumía buena parte de la historia, dificultades, creatividades y fortalezas de la charanga popular solidaria e internacionalista.

Una historia que no puede desentenderse de la alegría ni entenderse sin ella, especialmente en la lucha. La ilusión, el deseo de construir algo mejor y el trabajo en común tendrán más manos y por más tiempo siempre que vayan acompañados de una buena banda sonora que nos recuerde que merece la pena y que nos dé la fuerza de las sonrisas, esas sonrisas que desarman. A veces es cansado, sí, pero ¿quién se resiste a otro baile?

Desde esa militancia republicana de izquierdas, la Charanga Ventolín ha estado allí donde hiciera falta: en luchas obreras, con las marchas de hierro de la siderurgia, la marcha negra de la minería, por la escuela pública, en obras de teatro, en el acompañamiento al pueblo palestino o saharaui, contra el cierre de las minas, en pro de la población refugiada, en las luchas del naval, en el 15 M, en las marchas del 22M, por la Paz en Colombia, o en actos de homenaje al poeta Antonio Machado en Francia, o participando en la película Carne de Gallina..

Su trayectoria y su compromiso merecieron en 2014 el premio Juan Manuel Rubio Ballesteros de la Sociedad Cultural Gijonesa.

Recordaron a los ausentes, buena gente, que pusieron su talento y alegría en la causa ventolinera, como Marité, Cienfuegos o Carlos, de quienes queda su memoria, su trabajo y su entusiasmo para que no se nos olvide que sin alegría, la soledad y la impotencia serán las dueñas de la calle. Y para que no se le olvide a quien recorta derechos y libertades que no tenemos miedo y que, por mucho que aprieten las tuercas, habrá una banda sonora, una charanga acompañada de cientos y miles de personas, cantándoles las cuarenta.

Este año se recordó y se repartieron chapas con la imagen de Roberto González Zapico, Esteva, que había estado presente en la ventolera del año anterior, activista de las Marchas, que siempre estuvo vinculado a la Charanga.. “En el irremplazable y enorme hueco que dejó su partida queda al menos una sonrisa, la suya, sabedora de que, por encima de las discrepancias, está siempre el objetivo común: luchar por un mundo mejor. Una lucha en la que queremos que nos siga acompañando durante muchos, muchos años, la Charanga Ventolín”.

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS