Múltiples contradicciones en las declaraciones de los guardias civiles y sus parejas en el juicio contra los jóvenes de Altsasu

Publicidad

Mientras a las preguntas de la Fiscalía ofrecieron numerosos detalles sobre lo ocurrido en la noche del 15 de octubre, repondieron de forma vaga a las preguntas de las defensas. «No recuerdo» o «si está en el auto así será» fueron las respuestas más utilizadas para evitar entrar en contradicciones. Covite apenas reunió a 2.000 personas en Iruñea en apoyo a la Guardia Civil.

 En la segunda jornada del juicio que se está desarrollando en la Audiencia Nacional, era el turno de la declaración de los guardias civiles y sus parejas, que estuvieron acompañados, entre otras personas, por la presidenta de COVITE Consuelo Ordoñez, que llegó a afirmar que «hoy se va a oír por primera vez la verdad de lo sucedido», olvidando que desde que ocurrieron los hechos ha sido precisamente la versión oficial la que se ha repetido machaconamente en los grandes medios de comunicación.

Y a pesar de que a respuestas de sus abogados los guardias civiles y sus parejas realizaron unas declaraciones muy detalladas, a preguntas de las defensas de los jóvenes de Altsasu fueron continuas las contradicciones y desmemorias. «Si está en el auto así será» y «lo recuerdo» fueron las respuestas más escuchadas.

Tampoco se pusieron de acuerdo en el número de agresores, si fueron 6 o 8, o entre 20 y 25, o si se consumió alcohol durante la cena y la noche.

Uno de los guardias civiles no pudo recordar, por ejemplo, por qué no declaró ante la Policía Foral a pesar de que se le requirió a hacerlo. La razón con la que trató de justificar que solo declaró ante sus compañeros del instituto armado fue que «estaba aturdido». Tampoco recordó por qué cuatro días después realizó una declaración complementaria ante la Guardia Civil. Señaló que no tuvo nada que ver con la visita del entonces director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, que recibió en el hospital en Iruñea. La visita la recordaba perfectamente, así como la que le hicieron la lehendakari Uxue Barkos y el consejero navarro de Sanidad.

Tampoco pudo precisar cuándo hizo los reconocimientos de los acusados, cómo pudo llamar a Emergencias con su teléfono si estaba siendo agredido por decenas de personas o dónde se encontraban sus acompañantes o los agresores en el momento de la trifulca.

La pareja del teniente también apareció ayer contundente mientras respondía a las preguntas de la Fiscalía y las acusaciones. Llegó a señalar que estaba segura de la participación de todos los que se sentaban en el banquillo de los acusados e, incluso, que estaba convencida «al 90%» de la participación de otros vecinos de Altsasu, entre los que señaló a varios testigos de la defensa que comparecerán en los próximos días. «Si hubiera estado segura al 100%, habría más gente hoy aquí sentada. Pero solo lo estaba al 90%», dijo.

Sin embargo, esta rotundidad se esfumó cuando, a preguntas de la defensa tuvo que explicar por qué no señaló a Oihan Arnanz, a pesar de ser su vecino, como uno de los autores de la agresión ni en la declaración que realizó ante la Policía Foral ni en la primera que hizo ante la Guardia Civil. No fue hasta la ampliación de la declaración (la tercera) ante el instituto armado que la descripción del joven rubio se convirtió en su vecino, con nombres y apellidos El argumento para esta contradicción fue que también estaba «aturdida». Tampoco pudo explicar por qué en su primera declaración señaló que Adur Ramírez de Alda solo le empujó.

También reconoció que envió a la Policía Foral por WhatsApp una fotografía sacada de Twitter en la que aparecía un grupo de personas y que ella mismo las recortó para señalar a quienes acusaba de la agresión.

Sin embargo, familiares de los jóvenes de Altsasu lamentan que «la justificación de las contradicciones y de la falta de memoria» por parte del tribunal de la Audiencia Nacional «no parece propio de una supuesta imparcialidad, que como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, es otra de las grandes irregularidades que encontramos en este proceso».

Ya durante las declaraciones iniciales en los días siguientes a los hechos, el baile de versiones, la negativa de declarar ante la policía foral, las declaraciones «anexas» realizadas tras visitas de altos cargos de la Guardia Civil, etc. daban la sensación de que se estaba construyendo una historia que pudiera alimentar intereses distintos a los propios hechos. Lo vivido hoy aquí en la Audiencia Nacional apunta, más si cabe, en esa dirección.

COVITE reunió a 2.000 personas en Iruñea

Alrededor de 2.000 personas se reunieron en una concentración de apoyo a la Guardia Civil entre vivas a España y con rezo del padre nuestro incluido. La concentración, que en comparación con la gran manifestación del pasado sábado dejaba patente el fracaso de la versión oficial en la sociedad navarra, había sido convocada por Covite y otras asociaciones ligadas a la derecha navarra y española. Pidieron que los jóvenes fueran condenados por terrorismo.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More