Mujeres kurdas en lucha por la libertad

Publicidad

La guerra civil en Siria enfrenta desde 2011 al ejército sirio contra los rebeldes sirios que intentan derrocar el régimen del presidente Bashar el Asad. Hace ya más de ocho años que el conflicto afecta a la población, y ha provocado más de 500.000 muertos.

Sin embargo, en este conflicto no solo participan combatientes sirios. Ejércitos de diferentes países han intervenido en la guerra siria para frenar otra amenaza en la zona: el Estado Islámico (EI), un grupo terrorista que ha llevado a cabo atentados en los cinco continentes.

En este contexto destacan las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), milicias formadas por combatientes kurdos que han jugado un papel muy importante en la lucha contra el EI en el norte de Siria.

Y junto a las YPG están las Unidades Femeninas de Protección (YPJ): grupos de mujeres, en su mayoría kurdas, que luchan en la guerra contra este grupo terrorista.

 

El nacimiento de las milicias kurdas

Las Unidades Femeninas de Protección se constituyeron como milicia armada en 2013 en Rojava, una región en el norte de Siria controlada por los kurdos. De momento, el régimen de Bashar el Asad no se opone a que ocupen este territorio, ya que los kurdos han ayudado al ejército sirio en la guerra contra los rebeldes.

Según datos del autogobierno kurdo, en 2013 tanto las milicias como la policía kurda ya contaban con secciones formadas sólo por mujeres. Su objetivo era alcanzar el 50% de mujeres alistadas en las tropas de combate.

Este grupo de mujeres captaron la atención de la prensa internacional por su papel en la batalla de Kobane (2014-2015), una ciudad situada al norte de Siria que había sido ocupada por el Estado Islámico y los combatientes kurdos consiguieron recuperar.

La lucha de estas brigadas femeninas también fue decisiva en el rescate de una parte de la comunidad yazidí, una minoría religiosa que quedó atrapada por el conflicto en el Monte Sinjar, en Irak.

 

 

Mujeres protagonistas de la lucha

La mujeres de las YPJ siguen los principios formulados por Abdullah Öcalan, uno de los líderes kurdos que fundó el partido PKK en Turquía. El movimiento kurdo defiende el liderazgo compartido entre hombres y mujeres en todas las esferas de la sociedad, incluido el ámbito político-militar.

“Las mujeres de Rojava estamos llevando a cabo una doble lucha. Queremos el reconocimiento de los derechos del pueblo kurdo y conseguir la emancipación de la mujer en un Oriente Medio marcadamente patriarcal”.

Son las palabras de Yanda Welat, una joven soldado miembro de las YPJ, en el libro Respirando fuego (Península, 2019), de los periodistas David Meseguer y Karlos Zurutuza.

Y es que las mujeres que forman parte de las YPJ no sólo luchan por la liberación del pueblo kurdo sino también por defender los derechos y libertades de las mujeres frente al dominio islamista. Esta lucha feminista queda reflejada en el documental Comandante Arian (2018), de la directora y productora Alba Sotorra.

 

Mujeres protagonistas de la lucha

La mujeres de las YPJ siguen los principios formulados por Abdullah Öcalan, uno de los líderes kurdos que fundó el partido PKK en Turquía. El movimiento kurdo defiende el liderazgo compartido entre hombres y mujeres en todas las esferas de la sociedad, incluido el ámbito político-militar.

“Las mujeres de Rojava estamos llevando a cabo una doble lucha. Queremos el reconocimiento de los derechos del pueblo kurdo y conseguir la emancipación de la mujer en un Oriente Medio marcadamente patriarcal”.

Son las palabras de Yanda Welat, una joven soldado miembro de las YPJ, en el libro Respirando fuego (Península, 2019), de los periodistas David Meseguer y Karlos Zurutuza.

Y es que las mujeres que forman parte de las YPJ no sólo luchan por la liberación del pueblo kurdo sino también por defender los derechos y libertades de las mujeres frente al dominio islamista. Esta lucha feminista queda reflejada en el documental Comandante Arian (2018), de la directora y productora Alba Sotorra.

La película está rodada de manera intermitente durante tres años y narra la lucha de la comandante Arian, que guió al batallón femenino de las YPJ hacia Kobane para liberar a la ciudad del Estado Islámico.

 

Fuente de la noticia

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More