Muere una mujer palestina en Cisjordania al inhalar gases lacrimógenos de uso bélico disparados por ejército israelí

Una palestina murió hoy por la inhalación de gases lacrimógenos disparados a discreción por tropas israelíes durante choques en un campamento de refugiados en la Cisjordania, informaron fuentes hospitalarias.

La mujer, de unos 40 años, residía cerca del campamento de refugiados de Aida, en la ciudad de Belén, escenario de frecuentes choques con las tropas de ocupación y con pobladores de los asentamientos sionistas creado por Israel en la ribera occidental del Jordán.

Una portavoz oficial israelí aseguró que el fallecimiento de la mujer «no está relacionado con el uso de medios de dispersión por el Ejército, incluidos los gases lacrimógenos», aunque admitió que los choques ocurrieron.

En enero pasado un anciano de 85 años falleció en el interior de su casa por razones similares, se recordó.

Al contrario de lo aducido por la portavoz, medios especializados aseguran que los gases lacrimógenos empleados por las tropas israelíes en la Cisjordania no son del tipo utilizado contra protestas civiles, sino parte del arsenal para uso bélico.

Acorde con los expertos, las tropas israelíes emplean en Gaza y la Cisjordania gases asfixiantes probados en ratas de laboratorio, el denominado líquido zorrillo o mofeta, y fósforo blanco, fabricados todos en el país y vendidos a otros estados para reprimir manifestaciones.

Durante la operación Plomo Fundido a fines de 2008 la aviación y la artillería de Tel Aviv dispararon contra Gaza proyectiles cargados con uranio empobrecido obtenido en sus instalaciones atómicas como desecho de su arsenal nuclear secreto, estimado entre 200 y 400 bombas.

Ese tipo de proyectiles, que acusan cáncer y defectos congénitos, también han sido utilizado por el Ejército israelí contra el sur libanés, comprobó tres años atrás una misión de legisladores españoles que visitó la zona.

Fuente: Prensa Latina

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS