¡Muera la democracia! ¡No…al Estado fuerte!! ¡Abajo Chávez! ¡Viva el capitalismo salvaje!

Publicidad

&nbsp EL TÍTULO DE este artículo no me pertenece; ni siquiera lo comparto. Al contrario, es lo más opuesto a mis pensamientos e ideología, sin embargo lo muestro en primeras aguas porque tuve la (mala) suerte de escuchar tales palabras en una reunión de “conspicuos” derechistas que en una localidad rural cercana a Quillota se reunieron para celebrar el cumpleaños de uno de los suyos, un latifundista con olor a queso rancio que al moverse y caminar provocaba el ruido típico de los billetes nuevos.&nbsp

“Ese hijueputa del Chávez es el peor ejemplo para la ‘rotá’ de nuestro querido Chile”, dijo el boquiflojo hermano de un latifundista exportador de frutas de la zona, tipejo el primero de los nombrados que, para ser sincero, es tan ignorante que fácilmente pisó el palito tendido por la viejuja francesa llamada madame Gil y los ‘quesitos mágicos’, negocio en el cual perdió una millonada a causa de su propia estulticia y ambición. Ahora, en su propia familia lo conocen como “panchulo cabez’e culo”, porque viajó expresamente desde su localidad hacia la Región del Libertador para presentarse como “ganso voluntario” para la estafa. &nbsp &nbsp

Las escasas neuronas que circulan por su testa de inculto patrón apurado le hacen odiar a Hugo Chávez tanto como seguramente odió a Salvador Allende, al Cardenal Silva Henríquez y al general Carlos Prats. Pero, si lo menciono aquí es sólo para afirmar que Panchulito puede ser considerado como el mejor ejemplo del pensamiento derechista que aboga por llevar a un empresario de dudoso curriculum a La Moneda; amén, claro, de ser un significativo representante de la incultura y brutalidad de los latifundistas criollos. Panchulito nunca ha estado en Venezuela, no conoce ni una línea del programa de gobierno de Hugo Chávez, tampoco posee algún negocio o empresa en la tierra de Bolívar, se informa ‘al peo’ sobre Venezuela una vez al mes a través de las sandeces que ve y escucha en&nbsp medios como MEGA, Chilevisión y similares…sin embargo, se permite lanzar diatribas a diestra y siniestra contra el mandatario caraqueño.

“Es que ese&nbsp venezolano de mierda llamado Chávez es un ‘picante izquierdoso’ que también es milico, y con ello se aseguró el apoyo de las fuerzas armadas de su país”, sentencia el pedazo de bosta ya mencionado. Su hermano mayor –que es en verdad el ‘cerebro’ comercial de la familia- lo mira con cierto aire de conmiseración, como pensando en su fuero interno: “qué diablos…es mi hermano…ignorante y pajarón, inútil y simplote…pero es mi hermano y tendré que seguir alimentándolo hasta el fin de sus miserables días”.&nbsp

Y con ello el latifundista recuerda el drama que sobrelleva el mismísimo Sebastián Piñera con su hermano Miguel, ‘el negro’, a quien el empresario-candidato debe financiarle no solamente pensión y casa, sino también trago, ‘mina’ y jarana para que el “eterno” proyecto a artista pueda al menos contar con un plato de comida al día y una buena cama donde dejar caer sus alcoholizados huesos. No obstante, el latifundista comparte con su hermano Panchulo el odio a todo gobierno que huela a progresismo, incluyendo por cierto a diputados, senadores, alcaldes y concejales.

De hecho –y se recordó ello en medio de la fiesta de cumpleaños del dueño del predio- una vez más salieron a relucir epítetos de grueso calibre contra parlamentarios cuyos apellidos eran Enríquez-Ominami, Ávila y Letelier, mientras se alababa y elogiaba el apellido de un tal Bauer, a quien nadie ha visto jamás por esos rumbos en los últimos cuatro años.

Después logré enterarme que ese tal Bauer –diputado UDI- asistía al Congreso Nacional principalmente para participar en la Comisión de Medio Ambiente y evitar allí que se legislase contra la criminal contaminación&nbsp provocada –entre otras- por la empresa AGROSUPER, en la que Bauer actuó como Gerente de No Sé Qué Huevada durante 15 o más años.

Los exportadores de frutas están orgullosos y agradecidos del ultramontano diputado Bauer, ya que este también evitó que se produjera una legislación contra el uso asesino de ciertos pesticidas que están prohibidos en Europa, Asia y América del Norte…sin dejar de mencionar que el tal Bauer también&nbsp &nbsp ha votado en contra de los aumentos salariales para los funcionarios fiscales, en contra del aumento del salario mínimo y el término del sistema binominal. Pero en cambio sí ha dado su voto a favor de la Ley General de Educación que privilegia directa e indesmentiblemente a los capitales privados invertidos en esa área.

Y dice estar dispuesto a legislar en&nbsp favor de la privatización del 30% de las empresas estatales, incluyendo CODELCO y todas las Escuelas Básicas Municipalizadas (como primer paso, pues ha dicho también que es partidario de “privatizar” –léase “comercializar”- los Consultorios Municipales de Salud).

“Eso es indicio de un buen gobierno, de un gobierno en beneficio de nosotros, los dueños del capital y del país, y no en beneficio de la ‘gallá’ que sólo sirve como material laboral reemplazable y de desecho”, gimotearon al unísono el Panchulo y su hermanito frutícola. Otro de los mercaderes asistentes al cumpleaños agregó: “la democracia es el mejor de los gobiernos, después de todos los demás”, entrecerrando los ojos y añorando tal vez la ‘suave’ voz del tirano Pinochet que durante 17 años tuvo el mismo pensamiento, copiado por supuesto a Winston Churchill.

Esa es nuestra derecha política: un grupo de enriquecidos estafadores, amigos de cualquier negocio turbio que les reporte dinero fácil (como el de ‘los quesitos’, donde tuvieron que esconder&nbsp la cola entre sus piernas), enemigos de un Estado fuerte, adversarios de organizaciones como sindicatos o confederaciones laborales, &nbsp y compadres de cualquier mafia que les signifique ganancias económicas y cero impuestos.&nbsp La democracia gusta a los derechistas sólo cuando ella les es útil para sus negociados y robos legales. Esta actual democracia tibia y flacuchenta ha sido miel sobre hojuelas para los gángsters que manejan mega empresas y transnacionales.

Pero hoy, a medida que se aproximan las elecciones parlamentarias y presidencial de diciembre de 2009, y en la misma consideración de tiempo disponible para ejecutar llamados al rebaño de votantes, la Derecha comienza a sentir una sudorosa desesperación ya que al sacar cuentas en serio y a solas se percata que su abanderado –el financista, empresario y demagogo Sebastián Piñera- se ha quedado sin combustible en esta carrera en la que aún falta por recorrer un voluminoso número de millas. Las encuestas, pese a ser manejadas por el establishment con intenciones visibles, dan señales de cómo y cuánto Sebastián Piñera pierde terreno semana tras semana.&nbsp

Pero, no se crea que el oficialismo siente tranquilidad con lo anterior, pues ve con honda preocupación el surgimiento de alternativas nuevas (insospechadas hasta hace un par de meses), que ponen en riesgo cierto y evidente la continuidad del pacto familisterial entre ‘amos y mayordomos’ para seguir usufructuando del palacio. Eduardo Artés, Pamela Jiles, y en especial Marco Enríquez-Ominami, son&nbsp más que un montoncito de piedras dentro de la bota. Son, en una u otra medida, el espectro de los antiguos revolucionarios que han regresado para desfacer entuertos defendiendo a los más débiles y, además, autodeclarándose seguidores de la política popular y unificadora que en América Latina encabeza hoy Hugo Chávez.&nbsp

Entonces, Derecha y Concertación unen sus desgastadas fuerzas para combatir el surgimiento de esos tibios y tímidos soles nacientes que aparecen en lontananza decididos a poner en práctica sus habilidades en beneficio de una política mayor, una política que socave las bases mismas del sistema capitalista salvaje sobre el que se han alzado los poderes económicos de la sociedad de intereses que conocemos como “Alianza-Concertación”. Y aún con rechinar de dientes, el establishment se ve obligado a reconocer en su fuero íntimo que el líder de este nuevo movimiento popular latinoamericano es el actual Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.&nbsp &nbsp

Definitivamente, Chávez ha sido un pésimo ejemplo para los pueblos ‘sudacas’ según los politicastros asentados en&nbsp este, nuestro largo y angosto paño de tierra, ya que los chilenos podrían exigir a los demagogos que hoy se han apoderado del oficialismo y de la oposición que realizasen lo mismo que el comandante Chávez efectúa en la hermosa tierra de Andrés Bello. ¡Que el pueblo tomara nota de aquello y actuara en consecuencia, sería el peor de los escenarios para nuestra corrupta, cooptada y traidora clase política!

Visto desde el ángulo ya delineado, para los gobernantes, senadores y diputados de Pelotillehue, Hugo Chávez es el peor de los parámetros políticos, y la democracia que el&nbsp caraqueño defiende y aplica se convierte, a no dudar, en enemiga declarada del familisterio neoliberal duopólico binominal que llaga a nuestro país desde hace dos décadas, ya que este se ha disfrazado de demócrata, pero bajo su ropaje aparece el cuerpo de una ‘dictadura perfecta’ que&nbsp &nbsp mantiene al&nbsp 22% de la ciudadanía sin derecho a representación en ninguno de los tres Poderes del Estado.&nbsp

Para nuestra decimonónica derecha criolla y para sus aguachentos acólitos concertados, la verdadera Democracia y el Presidente Chávez son los epítomes de la barbarie revolucionaria, atentatoria contra el consumismo que se desglosa de la explotación y el clasismo. ¡¡Es que, cómo mierda se le pudo haber ocurrido a ese ‘loco’ del Chávez realizar ocho elecciones en los últimos cinco años, y GANARLAS todas!! ¡¡Cómo diablos se le metió entre ceja y ceja a ese gobernante&nbsp venezolano que era la Democracia quien le impetraba poner su cargo a disposición del pueblo en un plebiscito…y GANARLO con el 60% de aprobación!!

¡¡No vaya a ser cosa que a los chilenos les&nbsp guste ese tipo de sistema y exijan lo mismo acá en Pelotillehue, pues hasta ahí no más&nbsp llegaría el cabronerío Alianza-Concertación!! Por eso el establishment ruge: ¡¡Hay que denostar, ensuciar, insultar e injuriar a Chávez a través de la prensa ‘seria’ y de la televisión acabronada!!

Mientras esto ocurre en las filas del oficialismo duopólico, en las veredas de la izquierda reinan la confusión, el personalismo y la desidia que se explica por la carencia de unidad y liderazgo positivo.

Qué compleja y difícil es la vida y la actual realidad de la gran mayoría del pueblo chileno. Más aún cuando el sistema y el desempleo lo aíslan y desatan&nbsp problemas de supervivencia, &nbsp además&nbsp de provocar una severa crisis ideológico-psicológica que se ha agudizado con las incertidumbres.&nbsp Abruma, calculando realistamente, el esfuerzo, sangre&nbsp y tiempo&nbsp que requeriría cambiar algo de fondo en&nbsp un Chile como el actual, &nbsp en el que los factores armados de protección del sistema están tan a la vista y alineados como desde hace ya 35 años y medio.

Entonces, pareciera que tanto para la Derecha y la Concertación, así como también para algunos identificables sectores de la Izquierda, la presencia de Hugo Chávez propugnando un sistema verdaderamente democrático y popular es un asunto que “debe ser ocultado, tapado, tergiversado y atacado”, pues ello resulta opuesto a los intereses de muchos actuales dirigentes políticos chilenos.

Afortunadamente, Internet nos proporciona la posibilidad de acceder a informaciones sin censuras para aprender lo necesario y aprehender lo suficiente. El insigne escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor –entre otras obras- de “Las venas abiertas de América Latina”,&nbsp en una sucinta charla, en una breve alocución entregada en algún lugar de Italia, nos pone al corriente respecto de las líneas principales del tema que he intentado malamente esbozar en este artículo.

Pinche usted el link a pie de página y disfrute la honesta sinceridad que atañe y pertenece solamente a quienes cuentan con la razón y la verdad. Galeano es uno de ellos.

http://www.youtube.com/watch?v=XN_Hcirqrmo

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More