Panamá. Movimiento popular: se recompone, se reorganiza y dará la pelea

Por frenadeso

No importó que la tarde fuese lluviosa y que los dueños de los grandes medios de comunicación no hicieran mención alguna

Genaro López
opinion@laestrella.com.pa


No importó que la tarde fuese lluviosa y que los dueños de los grandes medios de comunicación no hicieran mención alguna, el jueves 24 desde tempranas horas de la tarde cientos de panameños llegaban al Parque Porras, a las 4 de la tarde miles de panameños se manifestaron exigiendo que se atiendan las demandas sociales insatisfechas, contra la corrupción y la impunidad que carcome la esfera pública, por justicia para los jóvenes institutores encarcelados injusta e ilegalmente, así como la exigencia de castigo para los asesinos de los obreros asesinados, especialmente los casos de Al Iromi Smith y Osvaldo Lorenzo. Se trató de una auténtica manifestación del pueblo en las calles, de la mayor movilización en el periodo del Gobierno de Juan Carlos Varela. Hubo también movilización en Chiriquí y Bocas del Toro.

La marcha convocada por Frenadeso y el Suntracs, fue una expresión de diversos sectores de la población: trabajadores, pobladores de barrios, campesinos, indígenas, estudiantes, educadores y profesionales, así como de la representación del Frente Amplio por la Democracia (FAD). Fue una clara advertencia al Gobierno de Varela para que se detengan las políticas antipopulares y se atiendan las demandas sociales del pueblo.

Se puso de manifiesto el claro rechazo al proceso de privatización del agua. Claras consignas contra la fusión del MINSA y la CSS que está dirigida a que sean los asegurados los que asuman la responsabilidad de financiar la salud del pueblo panameño; contra la imposición de medidas paramétricas al programa de IVM; contra el desmantelamiento del Hospital de Especialidades Pediátricas; contra los desalojos forzosos y por el respeto al derecho a la vivienda digna; contra la venta del 49 % de las acciones del Estado en Cable and Wireless; rechazo a los proyectos mineros e hidroeléctricos depredadores del ambiente; en rechazo al negociado en el servicio del transporte público a favor de la ineficiente empresa Mi Bus. Con fuerza se exigió la reparación de los planteles educativos, el suministro y equipamiento a los centros hospitalarios. Igualmente, para exigir el cese a la persecución contra los trabajadores y la dirigencia sindical y gremial. Justicia para los envenenados con dietilenglicol y para los asesinados y desaparecidos durante la dictadura militar.

Se demandó respeto a los derechos laborales de los trabajadores portuarios y canaleros. Que se hable con la verdad acerca de la realidad del proyecto de Ampliación del Canal.

Sin duda, una de las mayores expresiones de los manifestantes fue la exigencia para que se disminuya el costo de la canasta básica familiar, en especial los precios de los alimentos. La necesidad de control de precios, la seguridad y soberanía alimentaria; ello se hizo acompañar por la demanda de aumento de salario general y salario mínimo.

En la carta abierta al presidente de la República, se denunciaba la justicia selectiva que impera: ‘La justicia que anhela la población se desdibuja frente al proceso que se lleva adelante en los casos de corrupción. Hemos sido claros en la necesidad de que se investiguen los casos de corrupción, no solo de la administración pasada, sino también los de anteriores administraciones, al igual que las denuncias que existen sobre autoridades de la actual administración. La situación demanda investigaciones objetivas, donde corruptos y corruptores sean investigados, juzgados y los que resulten culpables, encarcelados. El estado de podredumbre que impera, exige que se ponga un freno real a la corrupción, al nepotismo y la impunidad’.

Como era de esperar, los dueños de los medios de comunicación social, sobre todo los televisivo, los que se autoproclaman defensores de la libertad de expresión, no hicieron mención de la mayor movilización durante esta administración. Pero el pueblo está consciente de que el cerco informativo se combate con organización y movilización.

No cabe duda, el pueblo salió a las calles demostrando su dignidad. El pueblo está en las calles, porque la esperanza está en las calles.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.

-->
COLABORA CON KAOS