Movilización solidaria con los presos políticos catalanes y contra la represión en Granada

Publicidad

Un grupo de 150 personas comienza a agruparse frente a la Subdelegación del Gobierno en Granada el miércoles al atardecer. Pancartas, señeras, banderas nacionalistas y de la república, inundaron la Gran Vía bajo al grito de «derecho a decidir». Varias patrullas de la Policía Local se desplazaron hasta el Palacio de los Müller –sede de la Subdelegación– para controlar una concentración que acabó convirtiéndose en una marcha por la ciudad que dejó varios momentos de tensión. Cruce de insultos, enfrentamientos entre manifestantes y ciudadanos españolistas y alguna carga policial para evitar que la confrontación pase a mayores. Las reacciones tras conocerse la sentencia del procés también han dejado su rastro en Granada.

La concentración se convirtió en manifestación que recorrió las principales arterias del centro: Gran Vía, Reyes Católicos, Puerta Real, Recogidas, Camino de Ronda y Severo Ochoa hasta la entrada de la Avenida de Madrid.

Durante la protesta se escucharon cánticos y gritos contra la sentencia, la Policía y la justicia española, y también a favor de las posiciones mantenidas por el soberanismo desde el 1-O. La manifestación estuvo vigilada en todo momento por efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, pese a su carácter pacífico, contó con episodios de tensión cuando sus integrantes fueron increpados por algunos defensores de la unidad de España.

La sentada en Puerta Real no fue la única que se sucedió durante el recorrido. Al llegar al cruce de Méndez Núñez con Camino de Ronda, los miembros de la marcha volvieron a ocupar el asfalto para exigir un trato más justo con los presos del procés.

«No nos parece correcto que hoy en día, en el siglo XXI, haya gente como Billy ‘El Niño’ sin ningún tipo de pena de cárcel y por poner urnas, que sí que puede ser ilegal, aunque en un país democrático me parece de chiste, haya otros condenados a 12 años de cárcel. Hay violadores que tienen sentencias menores que lo están por poner urnas», explicaba a este periódico Marta, valenciana pero «catalana de corazón».

Junto a ella se mantuvo en todo momento al frente de la marcha, y en permanente diálogo con la Policía, Sara, mallorquina: «Están dejando claro que afecta mucho más el poner unas urnas que una violación a una mujer. Eso nos está dejando muy abajo a nivel de derechos». Testimonios directos en una tarde-noche en la que la sombra de la sentencia del procés se dejó ver por Granada.

 

fuente

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More