¡Movilización para que el gobierne no limite el diálogo!

Publicidad

J. Estrada Cruz

¡”MOVILIZACIÓN PARA QUE EL GOBIERNO NO LIMITE EL DIÁLOGO”!

De nuevo nos encontramos ante un nuevo montaje propagandístico de CC OO y UGT, a los que como siempre, les dan credibilidad el coro de medios: unos le lavan la cara desde posiciones mediáticas pro socialistas, y otros, desde los medios de la derecha reaccionaria tratando de hacerles aparecer como sindicatos radicales. ¿Radicales? ¡Válgame dios! El caso es, que si bien hoy ya no lo consiguen, lo que si hacen es seguir confundiendo y desmovilizando.

Para que estos dos estorbos en la lucha de clases, iniciaran un proceso de aspiración a recuperar credibilidad moral en defensa de los intereses de los trabajadores, tendrían que comenzar por hacer una convocatoria a todas las demás organizaciones sindicales alternativas más grandes y pequeñas y proponerles un debate sobre la recuperación de la unidad en la lucha por el desmantelamiento de la reforma laboral y sobre todo para comenzar a luchar por la mejora de las condiciones de vida y trabajo, que es en definitiva lo que jamás se debería de haber dejado de hacer.

Sin embargo a estas alturas y con todos los chuzos que hemos visto llover de punta (pongamos solo desde principio de los 80 a hoy) es poco creíble que CC OO y UGT rectifiquen y se pongan las pilas para  defender consecuentemente a quienes dicen representar.

Desde la huelga 1985, (esta sí que fue la primera) contra la Reforma de las pensiones, hasta la última que se llevó a cabo el 14 de noviembre del 2012, siempre fueron paros de un día y en algún caso de medio día y no para conseguir mejoras sino, en todas las convocatorias que se hicieron fue porque nos habían quitado o porque nos anunciaban que nos iban a quitar. Ni por la forma de convocatoria ni por sus contenidos, para nada, se parecían a huelgas generales convocadas para enfrentarse a gravísimas medidas e imposiciones de retrocesos y robo de derechos conquistados por los trabajadores. Siempre fueron huelgas para justificarse ambos sindicatos delante de los trabajadores y así frenar las críticas de los alternativos, y también para justificarse con la patronal, pues como les explicaba Antonio Gutiérrez, a estos últimos en una ocasión en el diario El País, para defenderse de las acusaciones de radicalidad: “un día de huelga, al fin y al cabo, no les acarreará a las empresas apenas pérdidas”.

Sin embargo, así como la huelga de 1985 contra la Reforma de las Pensiones, aún tuvo un rescoldo en contenidos y maneras de lo que había sido, en otros momentos, CC OO, habiéndose contabilizado una participación en este día de cuatro millones y medio de huelguistas, (a pesar de la campaña que la UGT  desplegó en contra de la huelga), la de 1988, convocada contra el Plan de Empleo Juvenil , los dos aparatos sindicales capitaneados por Nicolás redondo y Antonio Gutiérrez, más que por él PEJ, se vieron obligados a convocarla para bajarles los humos a Felipe González, el que des de hacía mucho tiempo les venía ninguneando y marginando.

Fue un paro casi total, en el que se sumó el Sindicato Unificado de Policía, multitud de asociaciones de todo tipo y hasta la Liga de Futbol Profesional se pronunció a favor de la huelga. El Partido Popular y la derecha en general, por su interés político, jalearon este paro ya que les servía para desprestigiar al Gobierno. Así mismo, a los dos sindicatos les fue de perlas para que el “one” presidente, se desabrochara el cinto y enseñara una mica la hucha.

Este plan de empleo juvenil que pretendía la explotación y la precarización de los jóvenes de diversas maneras, fue pospuesto temporalmente. El parlamento lo colaría más tarde. Y los sindicatos CC OO y UGT  fueron persuadidos en reconocimientos y reforzados con monis, monis, que manaba de húmedas montañas de “formación”, de nuevos liberados en las empresas públicas y en los consejos de administración  de todo tipo. CC OO y UGT  comenzaron a ser un cachito de poder factico.

Podíamos alargarnos, una vez más, con un sinfín de ejemplos históricos que nos mostrarían lo imposible para la rectificación sindical y volver hacer las cosas des de la conciencia de clase obrera y popular. El otro día me explicaba un exdirigente de CC OO: “el problema ya no es si se critica al sindicato porque practica sindicalismo reformista o incluso posibilista en negativo (o sea en procurar que te quiten menos de lo que pretenden), el problema es mucho más gordo, pues actualmente, los dirigentes en su mayoría (sobre todo los que no conocieron la lucha en otros momentos más difíciles) son unxs traidorxs; son individu@s que solo están ahí por sus intereses personales.

Ahora después del 14 de noviembre del 2012, tras cuatro años de deterioro y recortes de las condiciones laborales y sociales, aparecen estos dos crack de CC OO y UGT para decirnos que hemos de movilizarnos porque el Gobierno pone líneas rojas, porque limita el diálogo. Sí, hemos oído y leído bien: ¡movilización para que el Gobierno quite las líneas rojas y no limite el DIÁLOGO!

De todos modos habrá que aprovechar y sumarse al guarreo movilizador, de esta gente, introduciéndole contenido y tratando de que, masivamente, lxs trabajadorxs comprendan y se implique en la realidad de sus problemas.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More