¡Moriré ayer hoy no tengo tiempo!

Publicidad

Aquí está Tomás, es decir, Nicaragua: empuñar los poemas como si fueran fusiles, y los fusiles como si fueran poemas. ¿Mi vida?. Llevé la muerte, en el bolsillo, y nunca tengo miedo de fallar, en lo negro del blanco. Detesto los cócteles, las condecoraciones, los museos de cera, y las novelas de final atroz. Odio a los traidores como se odia, el infierno, las cadenas, las banderas arrodilladas. Soy terco, sentimental, ingenuo, desconfiado, prefiero las metáforas, imperfectas y locas, las ecuaciones eróticas, las pinturas intensas, aunque al pie de los colores, la firma sea desconocida. El peligro –no se tiene idea de cuánto me gusta el peligro- Amo la exactitud, de la imperfección, si mis amigos me quieren, pido, me cautericen lunares, y me estrechen la mano.

Galopa, galopa -le dice la luna a Murieta- que ahí va la venganza, en esa montura!

Ladraron los perros, se escucha un disparo, cayó un chileno, murió en su sueño… Los tiempos cambian y como cambian. Las dictaduras reprimen y las “democracias” disocian. Cambia, todo cambia, es innegable. Los estamentos de Estado viven en total impunidad; lo que sí es notable, viene del viejo siglo atrás con la llegada de la ¿democracia?, es la invasión de espectáculos del exterior y la carencia absoluta de cultura propia en los grandes teatros y cines, ¿habría que aceptar por ello que la dictadura fue atroz y la democracia muy buena?. Cambian las ideas, y las definiciones matan la palabra hambre y miseria, en decremento aluden a la caridad a forma de “solidaridad”, por lo que al pan pan y al vino vino, se les acaban los días. Como todo cambia apenitas campos de trigo ni viñedos quedan, de dónde sacarán tanto jamón Jabugo que exportan por el mundo?. Al capitalismo lo llaman liberalismo, al burgués emprendedor, al proletario operario, al obrero trabajador de una institución oficial se le llama funcionario, al traidor arrepentido, a los imperialistas defensores de la paz, a una modelo con pieles de borrego y otras en extinción, la llaman artista, y al pastor borrego. Bautizan nobel a muchos que ni siquiera crean las obras de las que alardean; galardón a los peores directores de cine, peor trabajador de empresa pero más chaquetero, ascenso por matar dos pájaros de un tiro en una una manifa, disparando puntería a bocajarro, como sus ancestros a matar nubes de algodón.

La gran banca es casta democrático-burguesa, desafía la política bendiciendo guerras para su economía en dominio del evangelio, su contubernio es permeable a las posiciones anarquistas, comunistas y socialistas cuando éstas han dejado de serlo. El investido presidente de gobierno no es socialista sino pantomima, lo dijo Marx, astuta advertencia: no es la conciencia -de Pedrito Sánchez, sirva el ejemplo a toda política o político democrático sobre el planeta- la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. De casta zapatera el insulso desaborido, desgaste acreditado en brazos del monarca, propaga víctimas del franquismo por democracia. Fomentar negados por el mundo está al orden del día porque los tiempos cambian ¿cambian?, por ultimátum. Aunque no cambie la explotación ni el desempleo ni la exclusión social con la alienación que esto supone cambian; es su misterio democrático-burgués parlamentario, lo que sirvió ayer no sirve para mañana, aunque sea pan duro porque la sopa de ajo no encaja.

A los violadores les denominan presuntos agresores, una, y otra vez más, aunque hayan reincidido sobre decenas de víctimas, no solo por jueces y leyes también en la escritura y voz del periodista que sí encaja en pantalla. Cambia el arcoíris como visión científica planetaria aunque parezca increíble; dilema, no asoma el militante y cuesta en grupo, definir el color exacto de su aleteo: que si el rojo es colorado dicen y el pimentón rojigualda, o que el feminismo nada tiene que ver con lucha de clases ni es el rojo su bandera ni siquiera el mástil en lila histórico de sus flores dinamiteras. Se oye de que niños y niñas apenas crean sus propios juegos, y todo gracias al bolígrafo mágico que engorda empresarios y franquicias (salvo excepciones claro pues, haber los hay, que avivan sueños y fantasía). Dicen que ni siquiera sus propios juguetes crean reciclando por aquí y allá, con todo lo que se tira al tacho de la basura agüita! Les hemos arrinconado, cierto, y acomodando espacio a los dibujitos en pantalla; acostumbrando presencia en galerías comerciales por donde asoma en igualdad transitoria caganer, olentzero, y reyes magos; sobre agujas invertidas de reloj en misma esfera que ni el carbón asoma porque hasta el rey es bueno, será por eso que se muere de frío.

Lo dicho todo cambia, pocos niños y niñas según el número de nacimientos se ven jugando en los parques, será por el abandono en servicios en que tienen sumidos la mayoría de barrios obreros que ni son parques ni jardines, ni planchas patinadoras ni ruedas sobre nieve ni cuevas de Alí Babá? Ala, a jugar a los centros “creativos” que son como aulas gigantes sin contenido social. Gimnasios hay muuuchos ni se imaginan, jaulas cerradas donde matar el tiempo no al aire libre sino al libre albedrío padres e hijos sin corro a la patata, ni parchís ni gallinita ciega ni rayuela, ni subir a la loma ni na de na; imaginativos tiempos los que se jugaba a las escondidas a carrera limpia pa` arriba y abajo!. Como todo cambia hasta el rey es un “obrero”, dicen que raso, soldado de guerra como dios manda antes muerto que sencillo; toma más vacaciones que el funcionariado que ha dejado de ser obrero, las horas extras se las paga a millón la institución -de la banca mundial- con posada en europedia entre spaña y finisterre; por eso los francófonos no fascistas no capitalistas, sino liberales, piensan extraditar a Josu Ternera, por no ajustar su imagen corpórea al peso de su medida en costo transitorio democrático. Mientras abeja reina y “obrero” cavilan extasiados con su rebaño de aquí pa` ya dando vueltas alrededor del mundo, contemplando el plato de la perdiz prometida entre manteles regados por el fiel Dioniso, hijo de Zeus y Semele. Por eso que les quieren tanto y abrazan comunistas y socialistas en transición no capitalismo no fascismo; y, la selva obrera la llenan de proscritos a la más tenue señal, por inscritos, pero yo como dijo el poeta nica Borge… en la que, en sápida amalgama, supo trabajar el tema del amor, de la sencillez y el culto a la naturaleza, con la irrefragable militancia.

Que los tiempos cambian es una evidencia pues los caminos han sido devorados por el alquitrán. Ahora los sindicatos y partidos políticos, o lo que sean, no tienen militantes sino inscritos, y liberados, esos sí, que no falten. Los inscritos puede ser cualquier persona que se inscriba en su página web, como los que se inscriben para correr una maratón, o para participar en un concurso de alubias o partir nueces con el culo, concurso de jotas o formar parte de la iglesia evangelista. Los liberados son otra cosa, nada que ver, son algo así como la “chicha” visionaria en busca de inscritos, de empresa, que acredite sentido a la ganancia cuanto más mejor. Luego están los que regalan su voto para que los inscritos, sigan siendo inscritos, y los liberados además de liberados` del trauma INEN: sean concejales, alcaldes, diputados, ministros y hasta presidentes; reyes no, porque los reyes son de otra clase y todavía no se ha inventado la pócima que transforme la sangre en agua azul, solo la monarquía lo tiene claro que luego están los allegados, que se les pudre la sangre, y se les queda azul entre sábanas de holanda en noche infiel de lunas llenas; hasta en la cárcel les llueve el maná monetario como a los narcos de Colombia, también la bendición apostólica, y es que el dios del dinero es más generosooo.

Pareciera que los inscritos están de moda si? Creo que es una moda que viene de yanquilandia como casi todo, la adoptó Podemos, que al parecer es una unión de inscritos que nació en noches de mañana; algo así parecido, a la lámpara maravillosa. Los de Ciudadanos son, ‘ciudadanos’, no un partido político, todavía no tiene la autorización de PP (papá), también la adoptaron, son inscritos, en transvase a otras empresas con mejor futuro; división de subdivisión en busca del acorde mayor entre los jardines de palacio. Los herederos de la Izquierda Abertzale, o sea, Bildu, tampoco tienen militantes, total pa`que, habiendo liberados asunto concluido todo es camino; tiene inscritos, y tiene votantes, al igual que Podemos y Ciudadanos; que más se puede pedir a los reyes magos para aliviar su futuro parlamentario como funcionarios del acorde mayor?. ¿Han hecho acaso entre todos un conjuro para desacreditar, arrinconar o hacer desaparecer al militante, o sea la militancia, el partido político de clase, digo yo, porque si no hay militancia no hay organización, y sin motor, cómo se nutre la lucha, la llama, la resistencia, el combate?.

(II) Confieso que he vivido y soñado tiempos mejores

(Carabanchel 5-3-1975 en el umbral de los fusilamientos: Antes, obrero metalúrgico. Hoy, preso político. ¿Habrá mañana?)… <<Es hermoso tomar la palabra en la lucha de clases. Llamar a las masas bien alto a la lucha para que aplasten a los opresores y liberen a los oprimidos. Y es difícil y útil el trabajo diario, imperceptible, el tenaz y secreto tejer la red del Partido ante el cañón de los patrones: hablar, pero esconder al orador. Vencer, pero esconder al vencedor. Morir, pero esconder la muerte. ¿Quién no haría mucho por la fama, pero quién lo hará por el silencio? Pues la fama pregunta en vano por los que realizaron la hazaña. ¡Aparezcan por un momento, desconocidos de rostros cubiertos, y reciban nuestra gratitud! (Bertolt Brecht)>>

Fue a través de mis padres que vibro en actos de conciencia llegando a una explosión familiar con la entrega del hijo mayor, “Edu”, por el gobierno francés a la dictadura.

Asumiendo responsabilidades crecí entre cantos y poesía antifascista, expresión mímica, voz y mucha comunicación, dentro de un arrabal alejado de toda infraestructura y desarrollo sociocultural, que hizo de mi lo que soy. Mantengo viva su imagen. Eran mi pantalla a la vida en derroche de imaginación y alegría, aventura, desafío, que no dudé abrazar impulsada desde su optimismo. Hacia él sola volé millas traspasando fronteras y conviví involucrándome de lleno, luchando entre muy diferentes culturas, sigo luchando. Mi primer abordaje fue el Partido. Puedo asegurar sin lugar a dudas que representó una característica distintiva y propia en bandera de lucha, principios y literatura revolucionaria, proyecto de utopía capaz de involucrar a todo un pueblo contra la dictadura sin concesiones, desde la resistencia, como legado de los que habían caído por la República contra el fascismo internacional involucrado. Legado que nos unía férreamente, marco en el que participamos, durante y después del golpe militar diferentes generaciones.

El crimen y represión sistemática de acoso continuaba y por ende la lucha no cesó… Fue para mi algo mágico, esperado, la culminación de mis deseos, lección aprendida desde la casa de mis padres. El mensaje misterioso de mis hermanos a los que no conocía pero que sabía que existían y luchaban. Fases representativas, parte de vida vivida colmada en resistencia compartida entorno al fogón de leña y puchero. Y la entrega absoluta férrea hacia la clandestinidad no se hizo esperar. Sentí el abrazo hacia la sociedad más estimulante, su organización, la disciplina encuadrada dentro de un partido de vanguardia independientemente del intrínseco valor dramático que implica toda lucha armada revolucionaria. Así lo entendí. Así lo entendió el militante activamente comprometido en salto cualitativo con lógica de dinamitero: VER, JUZGAR, ACTUAR (sugería, proponía, hacía militantes, participaba en encuentros de formación, dirigía y agitaba luchas…). Método militante, método crítico, método activo. Que parte de una realidad, desde un descubrimiento en profundidad y en cada situación concreta, como cadena prolongada ininterrumpible contra una ideología -hoy llamada cultura- anquilosada, ramplona y liquidacionista.

En una palabra había que acabar con el yanquifranquismo -su monarquía- a la caza en redadas de exterminio del militante contra el rayo certero y seguro vengando a los suyos sobre estela en luz de futuro, y eso exigía una entrega. Dedicación en esos momentos absoluta en mirada fija de abajo hacia arriba engarzando el esfuerzo, disposición y arrojo contra el arte de morir por encargo a manos de esbirros de la dictadura. Cambio de imagen, de abecedario posible en claves y signos propios, se trataba, así lo entendimos, de proclamar la República abolida y estábamos dispuestos a ello. Una república de izquierdas partiendo de la experiencia vivida, involucrando, estimulando la participación de lo que quedaba de gobierno en el exilio a diferentes niveles de responsabilidad como primer paso hacia el socialismo. Desafío, estímulo, recuperar junto a ellos la lucha directa que habían dejado atrás. Pero eso no pudo ser pese a estar convencidos del justo camino elegido y una militancia encuadrada en lo que significó una lección de dignidad, donde la magia del militante, adquiere una dimensión epidérmica sin parangón doblemente sensorial.

Se denominó PCE(ml) Partido Comunista de España (marxista-leninista). Recogía las enseñanzas y orientaciones de Marx, Engels, posteriormente de Lenin, Stalin, y de la revolución maoista. Se configuró como tal a finales de 1964 en París. Como consecuencia de la unión, en un principio por identificación ideológica, de tres grupos, que surgen de escisiones dentro del histórico PCE, ellos fueron… Proletario: su base era fundamentalmente estudiantil asentada en el interior, venían de Madrid, uno de sus referentes destacados es el filósofo Lorenzo Peña (que ha prologado la 3ª edición del libro ‘Incomunicado’ de Ángel Campillo “Edu”). MOR: Mundo Obrero Revolucionario, era el grupo con una base más proletaria tanto en el interior como en la emigración, el más destacado de este grupo (sin erigirse en líder) fue Ángel Campillo. La Chispa: venían de Ginebra, su dirigente era Suré, un combatiente de la resistencia antifranquista (por entonces compañero de Elena Odena). Al poco de su constitución se incorpora a la dirección el camarada Paulino García Moya “Valera” desde Colombia; era un militante comunista que combatió en la II República, en el 5º Regimiento.

El PCE(ml) lo constituía fundamentalmente una base joven, obrera y estudiantil. A nivel amplio respondía a una tipología humana distinta a la de otros grupos de la oposición, en el plano de la más directa realidad, tomar la calle, desafío a las fuerzas represivas, grupos de choque y autodefensa, saltos acorralando desde diferentes puntos, estrategia, táctica, acción -en muchos casos sus acciones organizadas adquirían más precisión, claridad y acierto. Destaco la participación de la mujer palpablemente considerable en todos los frentes. Una apuesta por la diferencia, por la comunicación directa, recuerdo grato que sigue estimulando su carga emotiva, intelectualidad y entrega. Creo importante señalar que nunca fue ni se consideró partido de masas, se caracterizó como vanguardia dentro del movimiento obrero. Consecuentes los militantes de base con sus ideales supieron en momentos críticos aglutinar amplias masas en lucha contra el fascismo, grupos de entre ellas destacados, combativos y numerosos, tanto de la propia clase obrera como del campo, estudiantes, del mundo de la cultura en general e intelectuales en particular con cierta resonancia.

Promulgó la lucha combativa permanente contra el fascismo y sus consecuencias. Se combatía el franquismo, monarquía e imperialismo fundamentalmente allá donde más le dolía, eso creíamos, lo intentamos con arrojo y precisión hasta donde nuestra formación nos permitió. Hubo aciertos indiscutibles que nos destacó de entre las demás fuerzas. La estela que íbamos dejando atrás nos proyectaba hacia un futuro eminente, la gran mayoría pienso que así lo creímos. La convicción era absoluta conscientes de nuestro papel en la historia como, Partido, su aceptación iba ya encaminada a la necesidad de un frente amplio antifascista. Los primeros comités pro-FRAP se crean a finales de 1970. Pero no fue hasta enero de 1971, cuando tuvo lugar un encuentro en París entre dirigentes del propio Partido, donde asiste una figura referente antifascista, Álvarez del Vayo, el que fuera periodista, nombrado ministro de Estado de la República y Comisario general de guerra, entre muchas otras de sus facetas como la de escritor (ya tiempo que se tenían encuentros con miembros del frente que Vayo dirigía).

Surgen acuerdos vías directas básicas y se plantea abiertamente una gran campaña pro-FRAP. Me integro de lleno. Para cualquier adolescente combativ@ con la madurez que nos caracterizaba en la lucha, sus 6 puntos, eran base motriz motivadora. El Frente pasa a convertirse un potencial humano junto al Partido. Los movimientos de base que se van incorporando a él, en las diferentes organizaciones y facetas de lucha, van esculpiendo una gran obra que debería haber sido transcendental en la historia. La campaña abarcó tanto el interior como el exterior y no solo como eco internacional, que también, sino por la propia consideración en número de emigrantes y exiliados repartidos por el mundo. Bases que por supuesto, se venía discutiendo dentro del PCE(ml), en cuanto a la necesidad favorable, certera del Frente. Paso a paso el militante impulsó su agitación y propaganda de forma entusiasta e intensa hacia la proclamación. Aunque parezca mentira visto en el tiempo, desde esta retrospectiva en decadencia, se corría el riesgo de que se “masificara” bajando vigilancia y principios, engrosando células que para nada favorecía ni siquiera en número dada la férrea clandestinidad en la que nos movíamos, por otro lado, los niveles de contactos estaban a muy diferentes niveles de compromiso.

El PCE(ml), gota a gota, pulso a pulso, sudado por la militancia activa de base iba creciendo en todas direcciones, junto a ello, nuestro optimismo levantando la bandera, su Frente de masas. Así lo entendí (entendimos creo) nuestra misión sobre el futuro. Nuestro carácter vanguardista lo asumíamos férreamente. Su papel dirigente a la cabeza de las luchas nos curtía y convertía en protagonistas revolucionarios orgullosos unos de otros, su base era maravillosa, auténtica en unos momentos duros y críticos de lucha. La complicidad interna estrechaba lazos de abajo hacia arriba y viceversa dentro del escalón de responsabilidades asumidas. El orgullo de la militancia como el de los camaradas lo llevabas ya inserto en la sangre. Así lo entendía yo a esa edad mi pasión quería creerlo. Apostábamos nuestro futuro en ello y aunque no se daba el compadreo, ni los chismes, ni se entendían las corrientes internas indiscutiblemente, bien por el propio carácter, el entusiasmo subía hasta idealizar de alguna manera amar dejándote caer con todo cuando llegaba un enlace con el que discutir como camaradas sin condicionamientos o temor de malas interpretaciones, militantes de la talla de “Edu”, Juana Doña… aunque podría numerar muchos otros del gran abanico en grado intermedio extraordinarios y también de base. Eran maestros que lógicamente sabían más que sus discípulos pero para los que enseñar era aprender, agarrar a pulso la vida, para poder interpretarla .

Los ensalzabas, hombres y mujeres, camaradas, devenido símbolo de fuerza en el duro entrechoque de estrépito y de furia, con entusiasmo, en cuanto te llegaban noticias vitoreabas sus acciones, te sentías parte de cada uno de ellos algo así como, la lucha continúa contra el fascismo -su guerra- el camarada existe, la militancia no cesa. Era tu verdadera familia, la parte del todo, su futuro, y el mío unido. Los lazos eran cada vez más férreos. Vanguardia histórica que entregó sus días y sus noches contra la dictadura, y hasta sus vidas, como torrente de agua y sol fabuloso hacia la formación de un nuevo mundo. Su antifascismo cuajaba como la espuma abarcando diferentes capas de la sociedad más avanzada del pueblo, a la propia emigración, sin el mazo encima constante al acecho del aparato represivo aunque siempre hubo seguimientos del propio país de emigración y de la BPS. Las ratas estaban en cualquier callejón, esquina, escalera esperándote, mitín o manifestación tanto en el interior como en el exterior.

Nos favoreció el férreo optimismo y nuestra dura exigencia como proposición representó un avance definitivo en la militancia. La emigración dio sentido a la obligada estancia de decenas de camaradas “quemados” en el interior dispuestos a seguir la lucha en cualquier punto del planeta. Existía un ambiente inviolablemente favorable, motivador, más allá del propio franquismo la amistad internacional que se venía trabajando consolidó el movimiento marxista-leninista de proletarios del mundo unidos. La JCE(ML) Juventud Comunista de España marxista leninista, se crea con las ideas muy claras, con una base importante de militantes del partido, enlaces y reuniones con ella. Se desarrolla a la cabeza de las luchas destacándose dentro y fuera del Estado. La gran piñata que desgarra entre luchas es su propia tabla de valores, el sentimiento pasa a ocupar el lugar del sentimentalismo. Cada vez más se acercan a ella jóvenes valiosos con empatía y arrojo. La campaña hacia la proclamación del Frente Revolucionario Antifascista (y Patriota) se ensancha. Los comités pro-FRAP se desarrollan.

Cada vez más sectores de base dispuestos a apoyar en luz antifascista reafirman su apoyo, los que “simplemente” ayudan económicamente, los que compran material cuando les surge la oportunidad -nada fácil en la férrea clandestinidad- en el fondo buscan el Partido, encuadrarse en células, leer y discutir sus materiales, apoyando las luchas planteadas. Se reafirman destacándose en sus propios puestos de trabajo, o estudio, entre saltos convocados y otras acciones. Es verdad que muchos manifiestan preocupación dada la represión, la entrega era total, separación de la familia, cambios constantes de casa y un largo etc. Es evidente, la represión es salvaje, tu vida no vale nada para los cuerpos represivos. Sabíamos encuadrarlos dentro y fuera del Partido en los comités pro-Frente, según el nivel de compromiso y conciencia de clase adquirida. Los más conscientes intuían de alguna manera que eramos militantes del PCE(ml) por la forma de actuar y dirigir luchas, les caíamos bien, se entregaban no había que pedírselo, estaban dispuestos a luchar con nosotros codo a codo, nos correspondía saber encuadrarles.

Paso a definir lo que este fenómeno para el militante representó dentro del Partido; la creación favorable del FRAP, la emoción, resultó patente como un imán entre nosotros capaz de distinguir un verdadero camarada ya fuera en el metro, tren de cercanías, bus o caminando entre aceras, deseábamos olerlos, sentirlos, y hasta idealizábamos en silencio hartos de dictadura, de su guerra interminable, prestos a mostrar que las revoluciones de los pueblos no se manejan ni se compran ni se venden. Se proclama el FRAP ante la opinión pública a principios de 1974. El Frente se configuraba pues como tal capaz de aglutinar personalidades y movimientos sociales en contraposición a la política carrillista (PCE) que propugnaba la reconciliación nacional. El objetivo de su creación se expuso a otros partidos, grupos y corrientes de carácter nacional e independentista dentro del Estado, que por aquel entonces funcionaban en clandestinidad como nosotros.

Pero el sectarismo quizá, en algunos casos, y diferencias de peso entre otros en cuanto a ejercer o no la lucha armada directa, organizada encuadrada dentro en él, hizo que pocos aceptaran aglutinarse, y, haber había muchos grupos que se autodefinían izquierda pero viendo las revoluciones frente al espejo como a la nicaragüense (es un ejemplo). Claro que otra cosa era demostrar ser en verdad izquierda, consecuente, dentro de un momento histórico crítico favorable más allá de reuniones interminables y encuentros cerrados en torno al eje central común, el ombligo propio de uno, por lo que dentro del Frente de esas características tan firmemente definidas agüita! Aunque cierto es que a nivel personal fueron numerosas las personas y corrientes que provenientes del mundo asociativo sindical y cultural se unieron o formaron parte de las distintas estructuras. Entre ellas hubo corrientes aunque simbólicas en militancia moralmente muy positiva, organismos, personalidades, organizaciones de republicanos en el exilio algunas de ellas históricas.

He de señalar que el FRAP como tal no nació como grupo armado en el sentido estricto de la palabra si no como Frente Revolucionario Antifascista aglutinador de corrientes de izquierda -sobre el que se iría formando el frente armado- no para contemplar y discutir sino para luchar unidos por una misma causa entre diferentes organizaciones, con un mismo objetivo, pongamos el ejemplo de las JJUU tras el golpe de estado, es un ejemplo. Agrupaciones en lucha según el desarrollo en cada punto y lugar, no solo del Estado, también fuera de él entre la emigración, entre otras cosas porque se creó para ser frente de masas. El PCE(ml), como vanguardia comunista dentro de él, vanguardia de ideas y arrojo, entre sus militantes incorporados -como lo fue el Frente Popular con respecto del PCE- para enfrentar de forma coordinada las fuerzas en las refriegas que se venían dando, hostigamientos y sabotajes a los aparatos de la dictadura e intereses de los EEUU en suelo propio. Nuestro objetivo siempre fue hacer la revolución y ejercer el poder de la clase obrera. La lucha armada se va desencadenando. Los comités de defensa como base potencial, van surgiendo al calor de las refriegas que ya se están dirigiendo, por lo que la lucha armada brota de esa evidencia en sentido vanguardista, de la necesidad de dar un salto cualitativo hacia una nueva fase más profunda, definida a nivel interno y externo, las condiciones se daban cada vez más favorables.

Los comandos armados empezaban a tomar vida propia. Aún no han alcanzado una formación suficientemente madura, la situación estaba llena de dificultades por la propia clandestinidad, y más allá de ella, para quien se plantea establecer ya unos vínculos de lucha directa en condiciones de “igualdad” alterando el viejo hábito -de recibir y no dar- como un código escrito en gran medida inalterable. Se trata del irrumpir de un movimiento que surgía con verdadera fuerza, ímpetu que se verá impulsado a sistematizar sus experiencias, a encontrar formas de organización y a elaborar una nueva pedagogía de vida. Habría que haber aplicado lógicamente todas las enseñanzas posibles e imposibles además de apoyo. El entusiasmo y disposición voluntaria se daban. En mi opinión -como en la de otros camaradas- no había, inexplicablemente un plan estratégico de envergadura, suficientemente sólido, a pesar de que el Partido, se planteaba la revolución y tenía contactos en todo el mundo, a parte de China y Albania en toda América Latina, Canadá, Sahara… Pese a todo, se van destacando y reforzando comandos entre refriegas, acciones de interés encomendadas, intervenciones armadas de carácter político, sindical, antiimperialista, ocupaciones, charlas hacia la concienciación de soldados época en que el servicio militar era obligatorio, contra las fuerzas armadas e intereses de los EEUU en el Estado.

Como todo lo que empieza hubo aciertos, fallos y consecuencias represivas más allá de sus posibilidades reales. Ya no se trataba de que un grupo de choque diera una paliza a un esbirro de la represión. La nueva fase había que marcarla. Y marcarla como vanguardia en lucha capaz de incitar a ella el aplauso aunque mas no sea, como Partido de la revolución, Frente antifascista, y años de experiencia. La furia fascista mantuvo una represión férrea enfermiza. Una policía sádica junto a los servicios secretos conscientes de lo que tal fenómeno a escala estatal podría representar. Bien coordinados entre ellos con una experiencia que data desde el golpe del 36, yo diría bastantes años antes, cuyo objetivo era el hostigamiento. La policía trabajaba incondicional a los Servicios Secretos, CESIT, militares, paramilitares, asesores de la CIA… Que consideraban el FRAP objetivo número uno. Le declararon la guerra dentro y fuera del Estado como consta en una de las portadas de Cambio 16. Lo que si es cierto y, pese a que nunca llegó a convertirse en una formación armada de envergadura, el FRAP, por sí mismo e incluso al margen del PCE(ml) su espíritu joven y combativo, tuvo no solo una gran aceptación entre las amplias masas, eso es indudable tanto como innegable: mantuvo en vilo a todas las fuerzas de seguridad del aparato represivo franquista.

Las cárceles estaban a rebosar de presos políticos en condiciones infrahumanas y, las huelgas, que las hubo, y muchas en todo el Estado, eran reprimidas en la mayoría de casos a tiro limpio. El fascismo asesinaba a obreros y estudiantes sin discriminación. Había una fuerte represión en Euskadi, que yo he vivido, un tipo de sociedad en estado de sitio o de guerra permanente. Policías armados con rifles apostados en las esquinas de las calles de pueblos y ciudades, salidas de medios de transporte, entre los montes y carreteras de Euskadi, no había día que no mataran o detuvieran, y no solo a militantes de ETA, también a obreros, estudiantes y personas de toda condición. ETA tenía claro que había que responder con las armas ante tanta represión. Una gran parte de su pueblo también. La falta de libertad y de justicia rallaba en lo más mísero generando una convivencia social de supervivencia. En el resto del Estado la represión no fue menor en algunas zonas como Valencia, Madrid, Huesca… la construcción y cuencas mineras de León y Asturias sufrieron una represión sangrienta, muy dura, al igual que las grandes fábricas de Bizkaia, de Galiza y Catalunya.

Habría que destacar que durante los primeros años de la década de los 70, en la mayoría de huelgas que se dieron en el Estado español, estaban organizadas y dirigidas por el Partido y por el Frente a través de la OSO: Oposición Sindical Obrera, y posterior AOA. El PCE y CCOO, ya estaban negociando con el aparato fascista, no les interesaba fomentar los conflictos laborales ni estudiantiles. El 1º de mayo de 1973 el FRAP convocó una manifestación clandestina en Madrid, que fue un rotundo éxito en cuanto a participación y enfrentamientos con la policía que hizo incluso retroceder a estos en varias ocasiones. Antes se había llenado la ciudad de carteles y octavillas llamando a la convocatoria. Hubo huelgas importantes en el sector de la construcción inducidas por el FRAP, al igual que otras de universitarios, incluso de artistas, muchos de ellos afiliados al Frente. A finales del 72 se trabajó muy duro en desarrollar una enorme red de propaganda, en inundar Madrid de carteles, octavillas, documentos y publicaciones del Frente y del Partido, organización de asambleas en los centros de trabajo, institutos y universidades, reuniones informativas…. Incluso los propios militantes del FRAP que trabajaban en la sanidad organizaron unos servicios médicos de emergencia para atender al momento a los posibles heridos por la represión policial. En 1974, el FRAP, convoca una huelga general que no se esperaban: movilización entorno a un millón de trabajadores; unos 200.000 participantes en combativas manifestaciones;

más de 50 policías heridos en los enfrentamientos; movilización de sectores por primera vez desde 1939 (de actores, pequeños comerciantes, trabajadores de las administraciones…).

Sin decidirse a abandonar aún la comedia de la apertura, el régimen, no ve otro medio de dominar la situación que el utilizar a fondo sus armas represivas. De octubre de 1974 a febrero de 1975, Arias Navarro, presenta el siguiente balance represivo (aún oficialmente sin “estado de excepción”):

  • 6 antifascistas asesinados
  • 100 heridos, al menos 17 por bala.
  • 3500 detenidos, gran parte salvajemente torturados.
  • 300 condenados por los tribunales.

Varias decenas de miles de trabajadores despedidos y sancionados.

  • Cierre de todas las universidades.
  • Multitud de actos culturales prohibidos (detención de 25 artistas).

Amenaza por televisión de implantar el estado de excepción y un largo etc.

Para nacer he nacido, para encerrar el paso de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un nuevo corazón tembloroso (PABLO NERUDA).

Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More