Mineros protestan por el cierre de la mina de Vilafruns y el despido de unos 300 trabajadores de empresas subcontratadas

Más de 100 mineros se manifiestan ante la celebración del Foro de la Minería y dicen descreer de los motivos económicos que alega la empresa. Consideran que la reapertura de Sallent es posible.

Consignas, gritos, petardos y protestas de los mineros se han registrado este martes en Sallent, durante la celebración del Foro de la Minería que ha reunido justamente a agentes sociales, económicos y privados implicados.

Los mineros se encuentran desesperados y agotados luego del anuncio de cierre de la mina de Vilafruns y el despido de unos 300 trabajadores de empresas subcontratadas.

Aseguran que la mina es viable, puede funcionar  y no descreen los motivos económicos que alega la empresa para su cierre. «Lo encontramos inaceptable y estamos molestos. Que después de dos accidentes mortales, la consecuencia sea cerrar la mina es inaceptable», aseguran desde los sindicatos. Los trabajadores también temen que el cierre de Sallent suponga más despidos en Súria.

El cierre de la mina de Vilafruns no se esperaba hasta el año 2022, pero ha sido repentino.  La consecuencia más directa ha sido el despido de 248 trabajadores de Montajes Rus, la principal empresa subcontratada de ICL y donde trabajaban los dos últimos mineros muertos en Vilafruns.

Lógicamente,  los trabajadores suponen y temen que el cierre de la mina también implique despidos en Súria porque, sin Sallent, no se podrá seguir el ritmo de extracción de potasa que quiere la empresa, que es de un millón de toneladas anuales.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS