Cómo un militante fascista se convirtió en un mártir por la unidad de España

Por Margaryta Yakovenko

La imagen que te viene de Laínez cuando lo describe El Confidencial es el de un cincuentón que se bajaba al bar a menudo para charlar y mojar los labios en un gin tonic que se pedía como excusa de trato humano y al final se dejaba en la barra medio lleno, aguado y caliente. Casi da pena.

Rodrigo Lanza irá a prisión sin fianza. Así lo ha decidido Natividad Raspún, la juez de Guardia de Zaragoza ante la que Lanza ha dado hoy declaración sobre el homicidio de Víctor Laínez.

Después de estar desde el lunes detenido, e incomunicado según denuncia su familia, Lanza aún no había pasado a disposición judicial, ni se había sometido a juicio, pero la Policía ya había abierto un expediente para expulsarle del país.

No habían pasado ni 24 horas desde que se hiciera público el fallecimiento de Laínez, al que Lanza presuntamente agredió con algún objeto contundente la noche del 8 de diciembre, cuando la Jefatura Superior de Policía de Aragón iniciaba el trámite. Los agentes defienden que es el procedimiento habitual, pero que la expulsión solo se haría efectiva cuando cumpliera condena por su crimenSi hay condena. Si hay crimen.

 

Para cabeceras como El País, el crimen ya existe. Y si hay delito hay culpable. En el artículo Un crimen por los colores de una bandera asistimos a la recreación del personaje de Laínez, un cliente habitual del bar donde fue agredido. Sus amigos le describen como “de los que no se callaba”. Un hombre de edad media al que “le gustaba lo militar, más por la épica” que por otra cosa. Lo que viene siendo un amigo de sus amigos.

La imagen que te viene de Laínez cuando lo describe El Confidencial es el de un cincuentón que se bajaba al bar a menudo para charlar y mojar los labios en un gin tonic que se pedía como excusa de trato humano y al final se dejaba en la barra medio lleno, aguado y caliente. Casi da pena. Laínez, nos dicen, era un hombre solo, que el 8 de diciembre no cometió más pecado que llevar unos tirantes. De vez en cuando decía que le gustaba la Legión.

La Falange, por su parte, ha lamentado su muerte pero ni siquiera se ha parado a mirar si estaba afiliado. Como si los falangistas se apenaran ante la muerte de cualquiera.

La nacionalidad de Lanza es tan importante como los tirantes de España. Ser de fuera es todo lo contrario a ser un patriota. Primero abandonas tu país. Después llegas a otro y encima optas por la vertiente de lucha que quiere dinamitar sus instituciones tradicionales. Vamos, que no eres de esos que se ponen unos tirantes con una bandera para salir a tomar una cerveza. Pero tampoco quiere decir que seas alguien que mate por unos.

 

Otra historia muy diferente es Lanza.

Okupa, ultra, antisistema y reincidente. ¿Su madre? Hija de un golpista, “a favor de una justicia que para ella no existe”. A Laínez le gustaban las motos; a Lanza las bicis. El arma que provocó la muerte de Laínez no ha sido encontrada pero muchos medios citan que posiblemente fuera a causa de un sillín de bici.Lo citan en el párrafo de antes de decir que a Lanza le gustaban las bicis.

En todos los artículos que se han escrito desde el martes sobre el caso aparecen siempre dos conceptos: Ciutat Morta y chileno. El primero es el documental en el que se relata la condena de Lanza después de los incidentes del 4 de febrero que provocaron que en mitad de un desalojo okupado, un policía urbano de Barcelona quedara tetrapléjico. El largometraje ganó el premio Ciutat de Barcelona de periodismo en 2015. Presentaba otra visión de los hechos, una en la que los okupas no era demonizados. En la época lo retransmitió TV3 y hubo consenso nacional sobre su relevancia periodística. Ayer, el PP pedía que se le retirara el premio. “Esperamos que esta vez sean capaces de rectificar y de ponerse al lado de la defensa de los agentes de la Guardia Urbana y no de los antisistema”decía Alberto Fernández Díaz, presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona.

En el documental se ve a Pablo Iglesias y Ada Colau hablando con los familiares del Lanza. La imagen solo tardó unas horas en difundirseno olvidemos que estamos en campaña por la Generalitat de Cataluña y el metraje servía bien como contragolpe electoral.

 

 

La Falange, por su parte, ha lamentado su muerte pero ni siquiera se ha parado a mirar si estaba afiliado. Como si los falangistas se apenaran ante la muerte de cualquiera.

La nacionalidad de Lanza aporta lo mismo que quitarle el premio a un documental. Pero para el relato simbólico es tan importante como los tirantes de España, como el uso injurioso de la palabra antisistema. Ser de fuera es todo lo contrario a ser un patriota. Primero abandonas tu país. Después llegas a otro y encima optas por la vertiente de lucha que quiere dinamitar sus instituciones tradicionales. Vamos, que no eres de esos que se ponen unos tirantes con una bandera para salir a tomar una cerveza. Pero tampoco quiere decir que seas alguien que se mate por unos.

Que Lanza sea chileno —además, por cierto, de europeo, ya que tiene pasaporte italiano— es una especie de recordatorio de aquellos crímenes que llevan la nacionalidad escrita. Los rumanos que roban cobreLos rusos y las redes de prostitución. Pero sobre todo es un recordatorio de que Lanza es ajeno a nosotros y a nuestros valores. A diferencia de Laínez, que es un cincuentón simpático que bebe solo en la barra del bar y falangista y motero, Lanza es de fuera y por lo tanto la policía puede abrir un expediente para echarle.

-->
COLABORA CON KAOS