Miles de personas se manifiestan en Bilbao para pedir una política de acercamiento de presos

Hasta 65.000 personas según los convocantes salieron a las calles de Bilbao para pedir la puesta en marcha de una política de acercamiento de presos. La sociedad vasca reclama la normalización tras la disolución de ETA en 2018.

Publicidad

Como cada año, miles de personas se movilizaron ayer en Bilbao para reivindicar el acercamiento de presos de ETA al País Vasco, una reivindicación que se ha mantenido desde el establecimiento de la política de «dispersión y reinserción» establecida en 1989 bajo el gobierno del PSOE. En la actualidad, de los 210 presidiarios vincualdos a ETA, 148 se encuentran bajo este régimen, en centros penitenciarios a más de 500 km del País Vasco.

La movilización, tan masiva como otros años, fue convocada por la Red Ciudadana Sare, y contó con el apoyo de numerosos partidos y organizaciones más allá del entorno independentista, como la central sindical CCOO.

La opinión pública vasca, que apoya de forma mayoritaria la normalización tras el cese de atentados de ETA en 2011 y su disolución oficial tras años de inactividad en 2018, considera que la formación de un nuevo gobierno bajo la Coalición Progresista es una oportunidad para desmantelar mecanismos penitenciarios establecidos en los años más duros del conflicto vasco. No en vano, el pasado año el titular del Ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska, manifestó públicamente que consideraba obsoleta e innecesaria la política de dispersión de presos.

A partir de la disolución de la banda y, con la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno, hubo un cambio en la política penitenciaria y  31 presos de ETA fueron acercados a cárceles próximas al País Vasco, mientras que otros 28 miembros han pasado a un segundo grado. Unos números que, para las asociaciones de presos de ETA, están lejos de las expectativas generadas tras la disolución de la banda terrorista.

Sin embargo, las duras presiones del bloque de derecha, que han resucitado el fantasma de ETA en los encendidos debates sobre la investidura presidencial, puede convertir el tema en un encendido foco de debate.

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More