Miles de manifestantes tailandeses obligan a dar por terminada la Cumbre Asiática

Los países de la ASEAN tenían previsto suscribir distintos tratados de libre comercio con China y la India, pero las protestas de miles de manifestantes y la irrupción de un grupo de 300 en el Hotel donde se desarrollaba la cumbre, obligó a dar por terminado el encuentro&nbsp que se había iniciado hacía tres días en Tailandia.
&nbsp

Suspendida Cumbre de países asiáticos por fuertes protestas

Telesur.&nbsp

La Cumbre de países de Asia fue suspendida oficialmen este sábado en Tailandia luego de manifestantes tomara la sede de la cita y exigieran la renuncia de los titulares del Gobierno.

Algunos dirigentes que asistieron a la reunión fueron sacados del lugar en helicóptero tras las amenazas de cientos de personas que asaltaron el edificio y los enfrentamientos que se desarrollaron en las calles entre bandos seguidores y opositores de la administración tailandesa.

Ante este escenario, el primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, anunció el estado de emergencia en la provincia de Chon Buri, donde radica la localidad balneario de Pattaya y ordenó a su Gobierno asumir líneas de acción para garantizar la integridad de las autoridades presentes.

Tras seis horas de la declaración, Vejjajiva lo revocó luego de conocer que los dirigentes asiáticos se encontraban fuera de peligro y retornaban a sus respectivos países.

El cónclave político de tres días iniciado este viernes en Pattaya, a unos 160 kilómetros de Bangkok, reunía a las 10 naciones de la Asociación del Sureste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), con China, Japón y Surcorea, y seguidamente a ese grupo con la India, Australia y Nueva Zelanda.

La primera autoridad en ser evacuada por helicópteros con destino a la base militar de U-Tapao, a las afueras del lujoso hotel que sirvió de sede, fue el primer ministro, quien después se encargó de recibir al resto de los dignatarios que llegaban por partes.

Entre ellos, a los primeros ministros de Birmania, el general Thein Sein, y de Vietnam, Nguyen Tan Dung, así como a la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, quien hacía sólo unas horas que había llegado a Tailandia.&nbsp

El caos reinó en la Cumbre cuando unos 300 manifestantes que adversan al Gobierno tailandés violaron en cordón policial, rompieron los cristales de la primera planta del hotel e invadieron la sede de la cita donde se encontraban reunidos los líderes de la ASEAN.

Ambos conjuntos, conocidos como ASEAN +3 y ASEAN +6, tenían un temario centrado en la crisis global y las políticas de integración a seguir para enfrentarla, con participación además de instituciones financieras del orbe y de la Organización Mundial del Comercio.

«Abhisit tiene que dimitir, no representa al pueblo tailandés porque no ha sido elegido democráticamente. Exigimos elecciones anticipadas», dijo a los periodistas Pichet Suksindatch, uno de los manifestantes partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en el golpe de Estado perpetrado en 2006 por los militares.

El grupo de protestantes del Frente Unido por la Democracia contra la Dictadura (FUDD), conocidos como los «camisetas rojas», se fueron del lugar con gritos en contra de Vejjajiva y del Gobierno.

Previamente, el grupo de opositores habían provocado la cancelación del encuentro de cancilleres de China, Corea del Sur y Japón que tenía por objeto analizar la situación crítica ocasionada por Corea del Norte luego del lanzamiento de un cohete al espacio.

La cancelación de la Cumbre, aparte de una humillación para el Gobierno de Vejjajiva, fue otra demostración de la profunda división que existe en Tailandia desde la asonada que apartó del poder a Shinawatra, en el exilio y condenado en rebeldía a dos años de prisión por un delito de corrupción.

En agosto próximo, se intentará retomar la reunión con China, Corea del Sur, Japón, Australia, Nueva Zelanda y la India, según el Gobierno tailandés que ocupa la presidencia de turno de la ASEAN.

Durante la reunión de Pattaya, la ASEAN tenía previsto firmar tratados de libre comercio con China y la India, los dos mayores mercados del mundo.

Los «camisetas rojas», que el pasado miércoles reunieron a 100 mil personas en Bangkok, mantienen bloqueadas desde hace tres semanas todos los accesos a la sede del Gobierno en la capital tailandesa.

La última ola de protestas de los camisas rojas llegó este sábado a su 18 jornada desde que el 27 de marzo último bloquearon la Casa de Gobierno en Bangkok para demandar la renuncia de Abhisit y su equipo, entre otros reclamos.&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS