El otro ‘milagro’ turístico español: las taquillas de la Iglesia duplican ingresos

Un tercio de los monumentos españoles pertenecen a instituciones católicas. Es habitual escuchar a sus portavoces sacar pecho por la contribución que la Iglesia tiene en la atracción de visitantes y turistas de todo el mundo. Pero no lo hace gratis: sus grandes joyas monumentales recaudan al año millones de euros. Aunque la Iglesia no publica sus cuentas, la lógica matemática constata que, a mayor número de turistas, mayor caja para la banca. En este caso la Iglesia, que también saca tajada del ‘milagro’ turístico español.

Barcelona es la sexta capital europea por número de turistas: 18 millones de visitantes en 2016, un 4% más que el año anterior, a falta de conocer el probable incremento de 2017. Su aeropuerto recibió un 11% más de pasajeros que en 2015, según el Ayuntamiento de Barcelona. Pero la ciudad condal atesora el templo más visitado de España, la Sagrada Familia.

En 2014, el monumento recibió un 4% más de visitantes que el año inmediatamente anterior: casi 3,2 millones de turistas atravesaron sus puertas. En 2015 fueron 3,7 millones y a inicios de 2017 se batían todos los récords con 4,7 millones de personas que visitaron Barcelona y pagaron su entrada para visitar la joya arquitectónica de Gaudí. Casi el doble que en 2011, con 2,7 millones de turistas.

Aquel año, la Iglesia reconoció que desconocía lo que ingresaban al año todos sus templos, pero cuantificaba en 30 millones lo ingresado por venta de entradas en el templo catalán en 2011. Por regla de tres, en 2016 la Sagrada Familia reportó al Arquebisbat de Barcelona unos 52 millones de euros sólo en venta de entradas, sin contar las donaciones, el cepillo y la venta de souvenirs.

Si todos esos visitantes acceden con una entrada normal, a 15 euros, la cantidad anual ascendería a 70 millones de euros al año en la taquilla. Aunque hay descuentos en las entradas de jóvenes y pensionistas, y los menores de 11 entran gratis, se ofertan multitud de tickets de mayor precio por incluir guías o accesos a otras zonas. En cualquier caso, la cifra exacta se desconoce porque la Iglesia no está obligada a publicarla.

Lo que los turistas pagan en concepto de entrada queda exento de tributación: tampoco paga IVA porque el acuerdo entre Estado e Iglesia fija que las diócesis reviertan ese dinero en “proyectos de rehabilitación y construcción de templos” en inmuebles que son patrimonio histórico. En el caso de la Sagrada Familia es literal, puesto que el templo permanece inacabado.

A un ritmo de 25 millones de euros de ingresos anuales, los responsables prevén concluir la iglesia en 2026. Pero puede que el turismo masivo acelere las previsiones, si el arzobispado decide reinvertir todo lo facturado por visitas.

Antes Mezquita, ahora Catedral

Por recaudación, el siguiente tesoro católico es la Mezquita de Córdoba. La diócesis responsable no publica los ingresos que obtiene por entradas, también exentas de tributar. Pero el aumento progresivo del número de visitantes debe, por fuerza, mejorar las cuentas del Cabildo Catedralicio de Córdoba.

Sí se publica el número de turistas, el tipo de entrada que pagan y los servicios adicionales que contratan. En 2011 el número de turistas de la mezquita en la capital cordobesa fue de unos 780.000 personas. Cinco años después, batió su récord histórico con 1.818.633 visitantes, duplicando con creces la cifra de 2011.

El año pasado, un 15% entró gratis (menores y nacidos en Córdoba) y otro 8% con entrada reducida. Pero 70.345 personas pagaron dos euros adicionales (la entrada general cuesta ocho) por visitar la Torre –Campanario. Otras 29.951 personas accedieron al conjunto monumental en la oferta nocturna, con un precio de 18 euros por persona. En total, podemos calcular que la taquilla de la Mezquita recibió cerca de 12,5 millones de euros en 2016. Por número de turistas en Córdoba, el doble que en mitad de la crisis.

Un 20% más de visitantes

Muy cerca, otra mina de oro para la Iglesia recibió casi 1,6 millones de visitantes en 2016, lo que generó unos ingresos en taquilla de 10,7 millones de euros. Hablamos de la Catedral de Sevilla, que en 2013 sufrió una ralentización de sus visitas y facturó en taquilla 8,7 millones, casi un 20% menos que hoy.

No obstante, la mayor iglesia de Sevilla ha batido récord en lo que va de año, rozando el millón de turistas solo en seis meses, un 20% más que en el mismo periodo de 2016. Su facturación, por tanto, crecerá proporcionalmente.

En cuanto a la Catedral de Santiago, otra de las más visitadas por ser el colofón del Camino, se sale del ránking porque no cobra entrada por acceder a su interior, aunque los donativos que reciben se desmarcan de cualquier otro templo, por su especial simbolismo para los peregrinos.

Puesto que la Iglesia mantiene total opacidad sobre todos sus ingresos, salvo del procedente de la asignación tributaria en la campaña de la renta, es obvio que no se conocen los números del cepillo de la catedral compostelana.

Según una información de 20Minutos en 2012, fuentes de la catedral admitieron ingresar unos 12.000 euros diarios por las limosnas de los visitantes; casi 4,8 millones de euros al año hace cinco años.

Además, el Museo de la Catedral de Santiago, al que se accede con entradas de entre 6 y 15 euros, recibió casi 190.000 visitantes en 2016, un 25% más que dos años antes.

http://www.elboletin.com/noticia/152253/nacional/el-otro-milagro-turistico-espanol:-las-taquillas-de-la-iglesia-duplican-ingresos.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS