Michel Onfray: autobiografía política y otros charcos ( y II)

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

Si en la anterior entrega se veía que Michel Onfray se había echado al monte, es una manera de hablar, en esta veremos cómo el normando no se achanta ante nada, y muestra un indudable arrojo a la ahora de abordar los candentes problemas de hoy, y de ayer. El sigue impertérrito su marcha, guiada por la búsqueda de la genealogía- herencia nietzscheana- con el fin de aclarar las causas de los problemas que enfoca y que presentan problema en nuestro hoy , y más allá de la moralina ambiente, reforzada por los dislates del petit Manuel Valls con su comprender es justificar, se agarra-según afirma, una y otra vez- a la prescripción spinozista: ni reír, ni llorar, sólo comprender.

1) Creo recordar que en alguna ocasión refiriéndome a Onfray he recurrido al dicho de Fernando Pessoa: por la boca muere el pez y Oscar Wilde, cambiando el nombre propio por el suyo, quizá resulte injusto; pero prodigarse tanto, de todos modos, por platós, estudios radiofónicos, revistas, aulas, congresos, etc., no parece que sea el modo de escapar a convertirse en una figura ciclotímica, que en su continuo movimiento y apresuramiento no mide con tino y se expone a desbarrar o crear múltiples malentendidos no sólo entre tirios sino también entre troyanos, y 2) en las páginas finales de Cosmos se recalca que lo importante es lo que se calla, en una enciclopedia, lo que no se dice…da la impresión que en su caso personal no hay huecos para lo no dicho, no hay lugar para el silencio, ya que de todo habla y de todo, todo, no se puede hablar y además por decirlo en dos palabras como el diestro de Ubrique es im posible.

Una vida

Su « Le miroir aux alouettes. Principes d´athéisme social » ( Plon, 2016) pretende ser, como él mismo señala, una autobiografía política, y cierto es que si en todas sus obras aparecen aspectos de su existencia, en las primeras páginas de esta nos traslada a sus pueblo natal, Chambois, y allá nos son presentados algunos personajes que jugaron un importante papel en su formación y en su posterior concepción de la política, guiada por la importancia de llevar una vida de izquierdas, no en el terreno de las palabras sino en la vida toda. Pierre Billaux, el peluquero, antiguo resistente en cuya casa tenía siempre un amplio surtido de revistas de actualidad, un profesor. Candidato socialista, Émile Legris que siempre se mantuvo en posiciones de izquierda, no como su partido, y lo mostró con una vida de autenticidad y compromiso. Por último, Marcelle Henri, militante comunista que fue su profesora en los tiempos de mayo del 68. Algunas lecturas le van reafirmando en su libertarismo ( Pascal, Bruckner y su libro sobre Fourier, Daniel Guérin, Proudhon, y algunas antologías de autores anarquistas).

El tiempo pasa y el derecho a voto es ejercido por nuestro hombre: Mitterand, Jospin, Besancenot, Bové, Melenchon ( de todos ellos solo parece salvar a Jospin y a su adorado Chévénement)…El desencanto con respecto al peso de las urnas y a los representantes políticos, le llevarán más si cabe a reforzar la importancia concedida a llevar un vida de izquierda. Podría decirse que a partir de ahí, el libro sigue hablando de él, pero en el escenario de la vida política francesa, de la que da un repaso que llega hasta la actualidad, y en la que no picas páginas son dedicadas a responder a las numerosas críticas que sobre él han vertido algunos gobernantes y sus domesticados medios de (in)comunicación.

Resumiendo resumidamente lo expuesto, pueden extraerse algunas ideas clave: la degeneración en caída libre de la izquierda, representada por Mitterand, maniobrero de derechas erigido en representante de la izquierda, que ansía el poder y para ello es capaz de recurrir a todo tipo de argucias, cambios sucesivos de camisa, etc. Del socialismo, del programa común, al tratado de Maastricht, en el descenso hacia las posturas liberales de supuesta izquierda, absolutamente coincidentes con la derecha liberal, todo juntos en unión defendiendo con uñas y dientes el sistema establecido. En la numantina defensa de lo existente se nos presenta la construcción de un cabeza de turco, en el que depositar todos los males y amenazas habidos y por haber, sobre el que verter todos los insultos y descalificaciones de modo y manera que ellos salen fortalecidos frente al enemigo común: su nombre el FN. De caerse de culo, con perdón, es el retrato que se hace de la genealogía de la operación para sacar a ese grupúsculo desde una situación de minoría minoritaria- urdida por Mitterand, en colaboración con los principales de comunicación, con el fin de dividir a la derecha – hasta convertirla en la fuerza que hoy es. Puntualiza la exactitud, o no, de las acusaciones que se vierten contra Le Pen hija y su partido ( extrema derecha, antisemita, antirepublicano …) y se hace una apuesta por usar las palabras con cierto rigor para no caer en las simplificaciones y las amalgamas ; en definitiva si el FN es todo lo que de él se dice habría que ponerlo fuera de la ley, si no es el caso, se ha de utilizar los términos con tino y no, cegados por la defensa del bipartidismo liberal, emplearlo de cualquier manera.

En unas interesantes páginas, se explica su concepción de la filosofía , como deporte de combate, subrayando la distinción inicial que ya surge entre el quehacer popular entre la gente del pueblo, en las mismas calles, de Sócrates, frente a un Platón que la convierte en una actividad elitista reducida a un coto cerrado, la Academia. No hace falta ni decirlo de qué lado se sitúa él, que muestra su postura pringándose en la creación de universidades populares, gratuitas y que desde sus orígenes trataron de plantar cara a la amenaza potencial del manoseando FN, y su intervenciones públicas( sin obviar sus libros, claro está). No puedo resistirme a señalar que la defensa que hace de sus intervenciones televisivas-si bien, también es verdad que indica que deber limitar más sus apariciones- no resulta de recibo; es decir, la táctica empleada es decir que muchos de los que le critican es por envidia, ya que a ellos no les llaman, en su lanzamiento de balones fuera ( como quien sorprendido grita al ladrón para desviar las miradas), patética resulta la mención que hace a la coherencia de Deleuze…para luego afear su conducta, como también lo ha hecho en su afán de justificarse con Jankélevitch, Beauvoir, Foucault, Serres, Boutang y Schérer, Bourdieu, Guattari, Lévinas, Ricoeur, Derrida, Rosset…En fin, como se suele decir la mejor defensa es un buen ataque, y así ma autocrítco un poquito para criticar a los demás un muchito. Añadiré que, está claro-que como también se dice- Onfray demuestra no tener abuela, ya que entrar en comparaciones o equiparaciones con los nombrados…un poco de por favor ( oigo ya su línea de defensa y la de sus hagiógrafos: la cantidad de publicaciones cantan y las ventas cantan también…); por otra parte, dice que los filósofos señalados buscaban en sus escasas apariciones presentadores de su gusto( nada de eso es criticable sino al contrario apuntarse a todos los bombardeos, programas, de libros, de variétés, de debate…con cualquiera, con tal de aparecer….¿ para salvar al mundo?) . De paso se dan algunas indicaciones sobre la importancia de Twiter -excesiva su defensa sobre todo por los argumentos un tanto pueriles utilizados- y la brevedad de sus mensajes ( en fin, oye, que Cristo, Sócrates o Nietzsche hubiesen respondido a las medidas de caracteres que han de ejemplares en tal red social); de todos modos también aclara cómo cerró su cuenta de Twiter debido al trampeo y a perversas interpretaciones, tergiversaciones, insultos anónimos, amenazas….que llovía sobre él.

Varapalo a los periodistas y las cadenas ( de radio, televisión y papel) que no hacen más que repetir la voz de los amos , gregarizar al personal haciendo oyentes / lectores y espectadores brutos a los que vender las motos que sean necesarias. Los nombres propios no faltan( el ministro Valls y sus ataques propios de un chusquero, Laurent Joffrin y su Libération, France Inter….) y los ajustes de cuentas tampoco; motivos no le faltan ya que las continuas, y contradictorias , descalificaciones vertidas sobre él se ha convertido en deporte nacional ( hacer el juego al FN, islamófobo, cómplice de los terroristas del IS…).

Pasa posteriormente a elogiar al general De Gaulle, por su talla intelectual, por su compromiso con la République, por escribir bien y por mostrar un amor a su pueblo ( tanto en lo que hace a defender la soberanía como a sentirse cerca , y apoyado por él, del mismo modo que demostró-según Michel Onfray- que le interesaba más su país que el mantenerse en el poder ( como demostró con sus propuestas de referéndum que no gustaban para nada a sus compañeros de partido) y hasta llegó a proponer el reparto de la riqueza empresarial entre los obreros) . Compara al general-del que alaba su comportamiento para tratar de poner fin a la guerra argelina- con otros gobernantes de su partido( Pompidou , Giscard d´Estaing, Chirac, Sarkozy ), y de la izquierda ( Mitterand, Hollande, Valls), saliendo ganador ante esa banda de enanos que no tuvieron, ni han tenido, ni su talla y que no han buscado otro interés más que el de mantenerse en el poder. En fin, afirma Onfray que el general fue-al contrario de Mitterand- un hombre de izquierda acogido por la derecha.

La defensa que hace de la soberanía ante la dejación de poder a la comunidad europea, vía tratado de Maastricht, que fue tragado sin respetar la voluntad contraria de los ciudadanos y que no ha supuesto más que desgracias para los ciudadanos franceses. En todo esto juegan un papel esencial, que es disecado con detalle, los medios de comunicación copados por gentes con gran poder económico, que son quienes marcan las directrices de prácticamente todos los periódicos y cadenas de radio y televisión( TF1 convertida en modelo, o solo para otras cadenas privadas sino también para las públicas que siguen sus pasos) entregados a transmitir las consignas y visiones oficiales, mientras embrutecen a la ciudadanía convirtiéndola en apta para el consumo y para la invasión publicitaria que inundan las pantallas, en especial. …logrando así convertir a los ciudadanos en siervos obedientes que se ven introducidos en un juego de espejos que les engaña, llevándoles a aceptar la servidumbre voluntaria ( como a las aves la trampa que da título a la obra).

A partir del capítulo séptimo, especialmente en él y en la Conclusion, a mi modo de ver aparecen las cuestiones más discutibles y en que deja irrumpir con descaro las exageraciones, las mentiras, las tergiversaciones con respecto a diferentes fuerzas de izquierda y a sus personalidades públicas; al coincidir que el capítulo se centra en el islam y las relaciones que con y con respecto a él se establecen desde el poder y desde algunas fuerzas de izquierda, y que el siguiente apartado lo voy a dedicar al ensayo que sobre el tema ha publicado…dejaré la manifestación de desacuerdos para el caso.

A la hora de exponer su concepción del anarquismo, no expondré su principio de Gulliver ( aquí explicado con una fábula de un colibrí que colabora con su pequeña aportación en el sofoco de un incendio…) ya expuesto por él en varias ocasiones en otras obras, que vendría a suponer que cada cual ha de aportar su granito de arena transformador en la labor que desempeñe( él señala que con sus libros y sus clases en las universidades populares); aunque a decir verdad a veces sus posturas más parecen balancearse entre el Único y su propiedad stirneriano y el individualismo solidario-, para posteriormente pasar a elogiar a Proudhon, con tal fin , y con una mala fe de no creer, le compra con Marx, al que se le echa en cara sus orígenes burgueses, su boda con una joven procedente de la aristocracia, ser un estudioso que no trabajó en su vida, que tuvo una hija con su criada, que era mantenido por su amigo Engels-con el dinero de la plusvalía que se extraía a los obreros ingleses- , no tenía contacto con la lucha, ni con el pueblo, hacía trampas en el recuento de votos en la Internacional, nada positivo carga en el haber del autor de El Capital: ni su lucha, ni las brechas abiertas con sus escritos, ni sus huidas escapando de la policía de diferentes países…nada de nada; es más, en él ya estaba encarnado el futuro en forma de Lenin, Stalin, Mao o Pol Pot…en fin, también ha habido otros continuadores, frente al monopolio de la versión única que con indudable mala baba propone Onfray, los situacionistas ( muy en concreto Raoul Vaneighem), los marxistas-libertarios ( Daniel Guérin, al que dice que le abrió las puertas con algunas de sus obras, para más tarde darse cuenta de que Guérin era más comunista que anarquista…) , no hace falta hurgar mucho para hallar ciertas vías, enfrentadas al comunismo autoritario, con claras huellas marxistas ( Karl Korsch, Rosa Luxemburgo, Gustav Landauer, Antton Pannekoek..y las prácticas de, por ejemplo, el POUM. No sigo.

Como decía sus alabanzas a Proudhon van desde sus orígenes humildes, a su trabajo manual, su autodidactismo, a su presencia en las luchas que le hizo para con sus huesos en la cárcel…Dos varas, dos medidas: algunas acusaciones sobre su antisemitismo, su homofobia, su falocratismo y misoginia, defensor de la propiedad-él que había afirmado solemne que la propiedad es el robo- su influencia en un Cercle Proudhon que apoyaba al gobierno de Vichy…En fin, todo queda perdonado, a Marx nada se le atribuye ,ni nada se le perdona: ¡ culpable!

De sus explicaciones sobre el gobierno anarquista, el Estado capitalista, el capitalismo anarquista, que Onfray pone en pluma de su maestro…pura inconsistencia: no vale con cambiar de nombre para que la cosa cambie que es lo que hace , ya en plan de trilero descarado, Michel Onfray …la tríada ( gobierno, Estado, capitalismo) están bien siempre que se pongan del lado de los pobres; el capitalismo nada de malo tiene: que unos inviertan para dar trabajo a otros y para crear riqueza nada tiene de reprensible…; así él se dice anti-liberal pero no anticapitalista(?). Nada comentaré de lo endeble de sus endebles equilibrios buenistas ya que desde las propias filas anarquistas-muy en concreto desde Le Monde libertaire– no se ha hecho esperar las airadas críticas …de Michael Paraire, Jean-Pierre Garnier, Bertrand Louart y otros muchos que le han criticado su amor a la tecnociencia, a sus falacias históricas, a sus elucubraciones pro-capitalistas…¡ De no creer, vamos!

El islam

Con el fin de no matar a nadie( me refiero a la extensión del artículo), tras el recalentón sufrido en la lectura anterior, quisiera dar cuenta de manera esquemática de su « Penser l´Islam » ( Grasset, 2016).

El libro que fue publicado previamente en Italia, para evitar su publicación con el aniversario de la masacre de Charlie Hebdo, y consiste fundamentalmente en una larga entrevista que concedió a la periodista argelina Asma Kouar. La entrevista es acompañada de una breve introducción en la que se ven algunas declaraciones suyas-en entrevistas y twiter- que hicieron que fuera vapuleado por todos los costados , y en una conclusión se incide en las broncas que suscitaron algunas declaraciones suyas tras los ataques del Bataclan, etc.

El libro sirve para una detallada puesta de los puntos sobre las íes, sobre el compasionismo promovido por los gobernantes y los medios de comunicación al unísono; el que se sale de la versión oficial son traidores, filoterroristas, …es el caso de Onfray, cuyas posturas al respecto resultan cabales donde las haya: quienes han declarado la guerra ha sido Francia que en su momento se unió a Bush padre y luego al hijo: bombardeos de Iraq, Afganistán, Libia, Siria, Mali…Onfray se pregunta cómo es posible esperar que si tú atacas ellos no van a responder. Antes se ponía el acento en que eran unos tarados aislados, con abundante currículo psiquiátrico y delictivo, que el islam no tenía nada que ver a pesar de los atacantes reivindicasen la venganza en nombre de Alá. Tras muchos vaivenes se decreta cuál es la postura adecuada: estamos en guerra, ellos nos la han declarado, ellos son terroristas, son unos bárbaros…se evita mostrar imágenes de los resultados mortíferos de las bombas francesas y las víctimas civiles, mujeres y niños, que ellas provocan en países lejanos. Ante esta primacía de las palabras huecas, que llaman a la unión patria con banderitas, velitas, y florecitas, y ante los ataques-realizados por ciudadanos franceses- enviar portaviones y toda la vaina. Onfray mantiene que la única salida es: retirarse de la acción criminal emprendida por los USA, usar la vía diplomática y tratar de hallar formas de diálogo con la otra parte. Ni llorar, ni reñir, solo comprender; este lema es el que guía a Onfray y el que le ha valido mil y una crítica por salirse de las prietas filas.

Imposible resumir la entrevista ya que abarca una enormidad de temas tanto de actualidad como de análisis de la propia doctrina musulmana, el enfrentamiento entre civilizaciones y las posibles vías de solución. Es obvio que hay diferentes rostros del islam: unos representan el ala tolerante, pacífica ( y se acogen a algunas suras de El Corán), otro mantienen la visión intolerante, guerrera, etc. Siendo esto cierto también lo es que algunas afirmaciones del libro sagrado de los musulmanes contiene algunas prescripciones machistas, misóginas, defensoras de la guerra y la tortura, decapitaciones, latigazos, palizas a las mujeres, homofobia latente, …que sería deseable acomodar a los tiempos modernos. Cuestiones como el laicismo, el relativismo, etc. son tratados en una animada, y por momentos hasta tensa, conversación.

Sin extenderme más sí que quisiera subrayar algunas posturas defendidas por Onfray que, una vez más, me parecen fruto de la mala fe, de unas innegables fobias, y de una falta de equilibrio notable: Ex abundantia cordis os loquitur…y dejándose llevar por el corazón , la boca o la pluma, se le calienta y…así. A la menor, en cuanto aparece la ocasión, aprovecha para lanzar pedradas a Sartre, a Badiou, a Roudinesco, …sin hablar de Marx o Freud, verdaderas bestias negras del caballero; en su libro en el que revisa la revolución francesa del que luego hablaré, llega a presentar a Eric Hazan como el editor de Badiou y Zizek ( ¿ es pecado editarles? ¿solamente les edita a ellos? ¿ y a Onfray quién le dita y a qué otros escritores publica el editor de Onfray?…).

Pues bien, 1) refiriéndose a la izquierda, digamos que, consecuente de su país, y las relaciones que ésta mantiene con algunas organizaciones y sectores del islam, no se corta a la hora de calificar a los líderes del PCF, del Front de Gauche, a algunos Verts, al NPA ( que además presentó en sus listas una joven con velo) de misóginos, homófobos, teócratas, y demás lindezas ya que según la singular mirada de Onfray todos ellos claudican ante las imposiciones mulsulmanas…¡Un poco de por favor! Baste leer, a modo de ejemplo, la última obra de Alain Badiou, una de las fijaciones de Onfray ( « Notre mal vient du plus loin. Penser les tueries du 13 de novembre ». Fayard, 2016), para leer que .« Daesh es una firma comercial que vende petróleo, obras de arte, algodón, armas, montones de cosas. debidos al saqueo y a la reducción y esclavitud de cautivos y cautivas . Y sus mercenarios son de hecho asalariados, con algunos privilegios suplementarios», no cortándose a la hora de afirmar que sus soldados mantienen unos postulados claramente fascistas; no dudo que habrá quienes mantengan la simpleza de quien ataca a mi enemigo es mi amigo… 2) no es lo mismo ser antisemita que ser antisionista, mezcolanza típica que se utiliza con el fin de defender el colonialismo y el apartheid del estado de Israel. En este terreno no podían faltar Badiou, ni Bensaïd a la hora de calificarles de cómplices de los negacionistas y de todos aquellos que quieren destruir el estado de Israel, la pasada es de varios pueblos, de los grandes. 3) Por algunas frases que suelta con indudable desparpajo, da la impresión de que os palestinos casi se merecían lo que les llegó debido al comportamiento infecto del Mufti de Palestina y su colaboración con su amigo Hitler ; de igual manera es una sandez malévola señalar que el abuelo de la responsable de comunicación de la Autoridad palestina era negacionista…De qui c´est la faute? Sûrmente la faute c´est à Rousseau! 4) Ante la pregunta sobre la islamofobia que planea con persistencia en el estado francés, Onfray se sale por peteneras, enredándose en cuestiones de etimología ( como en su momento lo hizo Oliver Rolin), y así escamotea la notable animadversión que existe en el Hexágono contra los musulmanes ( por su aspecto, por su modo de vestir…por su asimilación con los autores de los atentados…). No se da, desde luego, respuesta contundente alguna cuando se quema una mezquita que si arde una sinagoga…pues nada,, oye, que eso no denota islamofobia alguna ( que vendría a significar miedo al islam) sino misislam ( en paralelo a palabras que tienen el prefijo mis para indicar rabia a misoginia, misantropía…). 5) Con respecto a la reivindicación de las Luces, pues nada estupendo, que ahora en vez de proponer la radicalización de las Luces y sus representantes( Meslier, La Mettrie, Mapertuis, Hélvetius o D´Holbach) como proponía hace ya unos años en Les ultras des Lumières. Contre-histoire de la philosophie 4 . (Grasset, 2007), se haya pasado a la franja de los cristianos, más o menos, laicizados que es como los calificaba con condescendencia.

En fin, que lo de Spinoza: nec ridere, nec iugere neque detestari, sed intelligere…queda muy bonito, pero detestar, detestar, lo que se dice detestar Onfray lo hace a troche y moche, y con unas fijaciones de libro ( no psicoanalítico, por supuesto).

Revisando la revolución francesa

Para no extenderme en demasía, que creo que ya lo he hecho, simplemente señalaré el esquema con el que se mueve Onfray en su revisión, por figuras, de la revolución francesa. El rey y frente a él, con sus más y menos, los Montagnards ( jacobinos) y los Girondins. El rey, bonachón. Los líderes de los jacobinos unos verdaderos bestias: Robespierre oportunista, cambiachaquetas, arribistas, oportunista y sanguinario; Marat, un verdadero despropósito al que únicamente le faltaba , como a los vampiros, alimentarse de la de todos los enviados a la guillotina ( cantidades industriales); Saint Just…por el estilo. Ellos engañaban a las enfurecidas masas, alimentando sus pasiones tristes, el resentimiento y el odio de los pobres. El impulso de la virilidad, de la violencia y de la testosterona. Frente a ellos el triunfo de la razón, de las mujeres, de la periferia frente a París, del buenrollismo, de la filosofía frente a la brutalidad de quienes usurparon la revolución, convirtiéndola en centralista, autoritaria, dirigida y violenta. Como representación ejemplar de lo dicho, son presentadas Olympe de Gouges, Manon Roland, Charlotte Corday, Théroigne de Méricourt y Germaine de Staël. Algunas de ellas avanzadas pioneras del feminismo, todas ellas-con sus más y sus menos en la onda girondina- acabaron su vida o bien en la guillotina o bien en la locura.

La innovación esquemática de Onfray tiene ya unos años: el negacionismo revisionista ha ganado bastantes enteros en los ámbitos académicos desde el giro de François Furet.: el acento puesto en las bestialidades, la guillotina, los apaleamientos, los casos de canibalismo, los baños festivos de sangre…¿ Ante semejante panorama, no hubiese sido mejor que la revolución no hubiese tenido lugar? Ya de paso, Onfray juega a los anacronismos y señala el culto a Robespierre y a los jacobinos como trampolín para la revolución autoritaria de los bolcheviques y todas las que vinieron.

Las simplificaciones, abundan , el maniqueísmo también, la moviola angelical funciona a todo gas…No me extenderé, allá cada cual con su revolución, Onfray por su parte, arrimando una vez más el ascua a su sardina libertaria, une los retratos de los buenos que desgraciadamente no ganaron y de los malos, malísimos, que vencieron dando lugar al terror. Su combatividad por defender sus posturas, alejadas de la versión oficial-establecida por historiadores comunistas o ex – le lleva a buscar prestigio en filósofas de prestigio, con tan poca, o desenfocada, puntería que a Hannah Arendt le hace decir lo contrario de lo que dijo: la ventaja de la revolución americana es que únicamente se centró en la reivindicación política , mientras las europeas-muy en concreto, la francesa- tomó derroteros indeseados por poner el acento en las reivindicaciones sociales…¡ Justo al revés de lo que le hace decir, el precipitado, o malintencionado, Onfray!

Para concluir

  1. A) Tal vez se deba a que mis lecturas( en especial Furet y Soubol) hayan sido de autores comunistas o ex – siempre con la defensa del modelo bolchevique en la mente- pero desde luego la visión que da Onfray además de simplificada es de un maniqueísmo que atufa. Desde las propias filas anarquistas también se ha criticado con firmeza sus posturas sobre los hechos revolucionarios que ya había dejado ver , salpicada, en su contra-historia, en su La Religión du poignard. Éloge de Charlotte Corday ( Galilée, 2009) o más tarde en su libro sobre la vida filosófica de Albert Camus ( L´ordre libertaire . Flammarion, 2012)

  2. B) El escribir a la contra no es garantía de nada más que-en pura tautología- escribir contra, no supone supuesta razón suficiente que confirme la rebeldía, la insumisión, la irreverencia, etc. Del mismo modo que escribir por supuestas buenas intenciones no supone hacerlo con rigor.

  3. C) No hay por qué coger en bloque todo lo que dice un autor, más difícil resulta con éste que salta en todas direcciones, sino servirse de sus obras como de una caja de herramientas: se toman aquellas que resultan útiles, se dejan reposar las que de momento no hacen falta, y…las que están oxidadas o estropeadas à la poubelle. En la presente ocasión la verdad es que la caja va quedar inutilizada.

Y…dos nombres propios:

Deleuze: decía hablando de les nouveaux philosophes: «LA ley, EL poder, EL maestro, EL mundo, LA rebelión , LA fe, etc. Puden hacer así mezcolanzas grotescas, ualismos sumarios, la ley y el rebelde, el poder y el ángel,. Al mismo tiempo, cuanto más débil es el contenido de un pensamiento, más importancia pierde el pensador, y más el objeto de enunciación se da importancia en relación a los enunciados vacíos ( “yo, en tanto que lúcido y valiente , yo os digo…»…suena tal vez, al menos en esta ocasión, a aquello que dijese el bueno de Alfonso Sastre de anarquistas à la violeta.

Chaminade : que se me perdone que traiga a colación un recuerdo de niñez / primera juventud que me ha venido a la cabeza al leer este libro. Por si alguien no lo sabe, y si a alguien le interesa, diré que el padre Chaminade fue el fundador de la compañía de María, conocidos como marianistas. Pues bien, en el cole los alumnos tenían un librito con las vidas y milagros de tan pío personaje, que ahora no sé si será ya beato, santo o supersanto…El caso es que en una de las estampas que ilustraba el libro de marras, a parecía el pobre padre, con babero y toda la copla, corriendo, perseguido por una serie de personajes amenazantes con palos, llegado a un cul de sac ( vamos, a una habitación sin salida), el reverendo se queda en una esquina cuando por la puerta entraban los desalmados, despeinados, sin afeitar, mal vestidos, con cara de bobos perdidos…se jodió; pues no, la virgen María le tapo con su virginal manto y los gárrulos se fueron por dónde habían venido. Nosotros niños, pasmados decíamos jodé que malos, con lo bueno que era el padre; los frailes endosaban su mensajes Y así, oye.

Más

El que quiera más, aquí van algunos enlaces de algunos artículos escritos en esta red sobre Onfray :

http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/84538-michel-onfray-santo-o-villano

2014.kaosenlared.net/kaos-tv/100420-m-onfray-yo-y-nosotros-ética-y-estéticahttp://

2014.kaosenlared.net/kaos-tv/91825-michel-onfray,-contra-historia-de-la-literatura#http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/50848-%C2%BFolvidar-a-freud#

http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/2360-el-mayor-grado-del-ordenhttp://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/44228-la-historia-de-la-filosof%C3%ADa-seg%C3%BAn-onfray#

http://2014.kaosenlared.net/component/k2/44228-la-historia-de-la-filosof%C3%ADa-seg%C3%BAn-onfray.html?tmpl=component&print=1

http://2014.kaosenlared.net/secciones/94920-disputas-anarquistas#

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More