Miami: aquí, solo uno de sus contrastes

25

Recuerdo que en los primeros días de 2011 redacté Saludos fraternales para la Alianza Martina,a causa de lo que catalogué como un verdadero suceso histórico en término de la solidaridad militante entre cubanos a ambos lados de la Florida, a saber:

En la 37 avenida y la calle cuatro del North West, en el mismo corazón de la Pequeña Habana de Miami, exactamente frente a la entrada del Casino de los Perros, apareció una valla con los retratos de los Cinco cubanos antiterroristas encarcelados injustamente en prisiones de Estados Unidos: Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González.  El mensaje en inglés dice: “Free the cuban five” (liberen a los Cinco). Está firmado por la Alianza Martiana.

Ahora, se informa que la misma Alianza por aquellos predios prepara para el próximo domingo 30 de Marzo un nuevo acto a favor de la inmediata libertad de Gerardo, Ramón y Antonio, tres  de Los Cinco que aún permanecen injustamente en prisión.  Además, en la oportunidad celebrarán el regreso sano y salvo a su familia y a la patria de Fernando González después de cumplir la totalidad de su arbitraria condena en prisión.

En la ocasión también se insistirá en el persistente y grave problema que impide que el consulado cubano en Washington pueda procesar en bancos en Estados Unidos los pagos de documentos de viaje a Cuba; al tiempo que se apela al gobierno del presidente Obama para resolver pronta y definitivamente esta situación la cual también es consecuencia de las regulaciones que conforman el inhumano Bloqueo en contra del pueblo cubano y la comunidad nuestra residente allá.

Entretanto, leí ¿A qué vino realmente Berta Soler a Miami?, la líder de las ¿Damas de Blanco? No. ¡Damas de Dólares! —sentencié en Septiembre de 2011 a partir de revelaciones de Kaos en la Red y de un cable que filtró Wikileaks— firmado por Edmundo García, quien relata una conversación reciente que sostuvo con ella en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, y devela asuntos relacionados con esa señora en la república bananera del Norte del Sur del Río Bravo.

Cuenta Edmundo que Berta le dijo “Voy a cosas familiares de mis hijos y a ver a mi hermano en Jacksonville, no voy ni a hacer estancia en Miami”, pero que en realidad el propósito del traslado a su escenario natural —amén del encuentro “fortuito” mas “casualmente” muy mediático con su ¿gemela? de origen venezolano— era ventilar la situación provocada en el programa de estudiantes en el Miami Dade College acusado por uso indebido de fondos y nepotismo, ya que se están otorgando las becas por cercanía familiar, amistad e interés partidista. Allí están una hija y una sobrina de la Soler como parte del primer grupo que llegó al mencionado College, y también una sobrina de Guillermo Fariñas.

Asimismo, acredita el autor de ¿A qué vino realmente Berta Soler a Miami?:

“Este grupo ha venido generando problemas de convivencia en Miami. La persona que se señala como instigadora de las discusiones internas es Lienys Moya Soler, hija de Berta Soler y Ángel Moya. Por lo que ya podemos ir imaginando a qué vino Berta Soler a Miami. A ‘cosas familiares de mis hijos’, como dejó caer en la entrevista en La Habana”.

“Lo que se ha reiterado es que Aleidys Catá Moya responsabiliza a su prima Lienys Moya Soler de todas las dificultades presentadas; le señala problemas de conducta y que es provocativa hacia el grupo; que estimula la celebración de fiestas hasta altas horas de la noche donde ‘se desenfrenan los excesos’, abuso de alcohol y sustancias prohibidas. Pero dejémoslo hasta aquí”.

“Esta información no debería haber sido objeto de un programa alternativo y con pocos recursos como La Tarde se Mueve; pero la prensa dominante en Miami se mantiene indiferente y perezosa ante lo esencial, ocupada solo en sus cómodas campañas tendenciosas, poniendo y quitando imaginariamente gobiernos de países lejanos”.

“Creo que además de la prensa de Miami, instituciones de Estados Unidos como el Departamento de Estado y la USAID deben investigar qué es lo que está pasando con toda esta situación en el Miami Dade College. Vamos a ver qué tienen que decir Eduardo Padrón, Presidente de esa universidad, o el jefe del programa de esos estudiantes, Juan Antonio Blanco, y la propia FNCA. Porque se trata del dinero del pueblo norteamericano, que seguramente no está enterado de lo que está pasando. Aunque estoy seguro que las autoridades de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana y otros departamentos y agencias sí lo conocen”.

Así, apenas develé solo uno de los contrastes en Miami: mientras que la Alianza Martiana clama por Los 5 antiterroristas cubanos, “opositores” y amos callan de trasiegos de Berta Soler, la dama de ¿blanco? Usted tiene la palabra.