México. Sospechan de “servidores públicos” como asesinos de periodista

Por Ernesto Carmona

ONU-DH pide aclarar si periodista Leslie Montenegro fue asesinada por “servidores públicos” La Fiscalía de Guerrero informó que el ataque fue realizado por integrantes de una célula de la delincuencia organizada, con la cual tendría relación un funcionario municipal. Jan Jarab, representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para […]

ONU-DH pide aclarar si periodista Leslie Montenegro fue asesinada por “servidores públicos”

La Fiscalía de Guerrero informó que el ataque fue realizado por integrantes de una célula de la delincuencia organizada, con la cual tendría relación un funcionario municipal.

Jan Jarab, representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), pidió que en la investigación del asesinato de Leslie Ann Pamela Montenegro del Real –ocurrido el 5 de febrero en un restaurante de Acapulco, Guerrero– se incluya su labor periodística y “la posible implicación de funcionarios públicos”, como señaló antes la Fiscalía del estado Guerrero.

“Además, no podemos olvidar que esta agresión contra una periodista centrada en la crítica política se produce en medio de un proceso electoral“, señaló Jan Jarab.

La Oficina de ONU-DH condenó el viernes el homicidio de la periodista Montenegro, afiliada al Club de Periodistas de Guerrero, quien analizaba de manera satírica temas sociales y políticos a través de su canal de video digital. Información pública indica que Montenegro habría sido amenazada por medio de mensajes atribuidos a grupos delictivos en diciembre de 2016. Sin embargo, no contaba con ningún esquema de protección sea a nivel estatal o federal.

Cuatro víctimas: Tres periodistas asesinados y otro desaparecido en lo que va de 2018

En un comunicado, ONU-DH recordó que en diciembre de 2017, los Relatores Especiales sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Organización de las Naciones Unidas visitaron el estado de Guerrero donde de se encontraron con periodistas autoridades y representantes de la sociedad civil. Tras su visita, los relatores concluyeron que las autoridades de Guerrero “deberían adoptar una serie de medidas para prevenir la repetición de agresiones contra periodistas, restaurar la confianza con el gremio periodístico y los medios en dichos estados y consultar a la sociedad civil”.

Con el asesinato de Montenegro, al menos tres periodistas han sido asesinados durante 2018 en México. José Gerardo Martínez Arriaga, de 35 años, editor de la agencia de noticias del diario El Universal fue asesinado el 6 de enero,  posteriormente Carlos Domínguez Rodríguez fue muerto el 13 de enero en Nuevo Laredo, Tamaulipas, mientras Agustín Silva lleva 20 días desaparecido.

Un comunicado de la Fiscalía de Guerrero relacionó el homicidio de la periodista con la labor informativa que realizaba. La Fiscalía señaló que el ataque se llevó a cabo por integrantes de una célula de la delincuencia organizada, con la que tendría relación un funcionario público municipal que anteriormente amenazó a la periodista.

Jan Jarab señaló que “las autoridades deben esclarecer los crímenes contra periodistas, quienes por diversos medios ejercen la libertad de expresión y contribuyen a una sociedad informada y crítica, sin importar a través de qué medios ejerzan su labor periodística”.

La Oficina expresó sus condolencias y solidaridad a la familia de Montenegro y llamó a las autoridades a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la protección de la familia y de los colegas de la periodista. También reiteró su disposición para asistir técnicamente al gobierno.

Periodistas caídos en México 2018:

21 de enero: Agustín Silva Vásquez, de 22 años, reportero policial free-lance de El Sol del Istmo, desapareció en Matías Romero, Oaxaca, según denunciaron sus familiares 8 días después del secuestro, de acuerdo a un reporte de Fapermex – Felap México. Su vehículo fue abandonado en el poblado de Morrito, municipio de Asunción Ixtaltepec, en los límites con Veracruz.

Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), denunció que antes Silva rechazó presiones del representante de tres detenidos presuntamente vinculados al crimen organizado para que modificara una noticia sobre el caso. “Urge que las autoridades estatales y federales correspondientes realicen una investigación eficaz que tome en cuenta la labor periodística de Silva y que determine su paradero”, dijo. “No se puede negar la posible relación entre la desaparición de Agustín Silva y su labor periodística sin haber esclarecido plenamente el caso y, sobre todo, sin haber localizado al periodista”, añadió el representante de la ONU-DH.

Lucio Silva, padre del periodista, dijo: ““El 16 de enero, mi hijo estuvo presente trabajando durante un operativo de personal militar que aseguró armas y detuvo a tres personas en Matías Romero. Unos días después una persona que se identificó como parte de la defensa de los detenidos le pidió declarar a favor de los detenidos. Agustín se negó y dijo que sólo se atendría a lo que había escrito y que no colaboraría”.

13 de enero: Carlos Domínguez Rodríguez, de 77 años, periodista de El Diario de Nuevo Laredo, en la ciudad homónima del estado Tamaulipas, fue asesinado de 21 puñaladas a las 3 de la tarde en pleno centro urbano. El gobernador estadal Francisco Cabeza de Vaca se comprometió a “esclarecer los hechos”. La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) dijo que inició investigaciones para “determinar si hay alguna vinculación con el trabajo periodístico” del occiso en un país donde a menudo las autoridades suelen minimizar, tergiversar o desvirtuar los asesinatos de periodistas a manos de la corrupción del Estado o de poderes criminales particulares asociados al poder político y económico, principalmente en el ámbito del tráfico de drogas. Últimamente se  ha hecho habitual criminalizar a las propias víctimas. Esta vez, la policía le insinuó a la familia de Domínguez que el móvil fue robarle el celular y la billetera. En 2016, la ONG Artículo 19 documentó 426 agresiones a periodistas. De ellas, el 53 por ciento fueron perpetradas por funcionarios del Estado. De los 226 casos de agresiones perpetradas por las autoridades, el 24 por ciento trabajaba en el orden federal; el 40 por ciento en el ámbito estatal y el 36 por ciento en el municipal.

6 de enero: José Gerardo Martínez Arriaga, de 35 años, editor de la agencia de noticias del diario El Universal, fue asesinado con disparos en el abdomen mientras el periodista acudía a un tianguis (mercado ambulante) a comprar juguetes en Coyoacán, Ciudad de México, informó la versión digital del periódico, citando a la Secretaría de la Seguridad Pública del país. Las autoridades dijeron que la víctima antes de morir alcanzó a decirle a la policía que fue asaltado por dos malhechores. Lo inverosímil es que la policía dice que halló el cuerpo a las 4 de la madrugada del Día de Reyes en horas no compatibles con la compra-venta de juguetes.

De acuerdo a los registros Ciap-Felap, en 2017 fueron asesinados 25 periodistas más una desaparición forzada en México, 62 por ciento del total de 42  víctimas, entre periodistas, locutores, comunicadores o trabajadores de prensa de nueve países de América Latina. Según el informe más reciente de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), durante 2017 en todo el mundo fueron asesinados 81 periodistas, entre ellos ocho mujeres.

En México, como en toda América Latina, la impunidad es la constante en los atentados a periodistas. Según el informe “Libertades en Resistencia”, divulgado en abril de 2017 por la sección México de la ong transnacional Artículo 19, el 99.7 por ciento de las investigaciones por agresiones a periodistas permanecen archivadadas en la impunidad. De 798 averiguaciones iniciadas desde 2010, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión ha resuelto sólo tres casos.

“Esto es una tendencia. Llevamos años viendo noticias de periodistas asesinados, y el Gobierno ha callado. Es tanta la impunidad y lo que está generando es que los criminales hagan lo que quieran. La libertad y la profesión de periodista es muy noble, la gente tiene derecho a decir lo que piensa. Y no podemos hacerlo sino garantizamos su pleno derecho”, dijo Carlos Domínguez, hijo del asesinado periodista Carlos Domínguez Rodríguez.

Según los registros Ciap-Felap, 168 periodistas y trabajadores de prensa fueron asesinados en México desde 2006 al día 4 de febrero de 2018.

Fuentes:

Redacción Aristegui Noticias

https://aristeguinoticias.com/0902/mexico/pide-onu-dh-aclarar-si-en-el-asesinato-de-leslie-montenegro-tienen-injerencia-servidores-publicos/

www.Fapermex – Felap México

-->
COLABORA CON KAOS