México. Servir al pueblo no es servir a la burguesía

El pasado 1 de mayo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio a conocer el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND). Este plan, en dichos del propio mandatario, está basado en el programa del Partido Liberal Mexicano y en el plan sexenal de Lázaro Cárdenas, y plantea un “nuevo pacto social” que rompa con 36 años de neoliberalismo y recupere el “objetivo superior” del “bienestar general de la población”.

El PND aborda la economía, la seguridad, la forma de gobernar, los derechos humanos y las políticas sociales. En todo momento llama a una conciliación entre los diferentes sectores del pueblo mexicano, pues en este proyecto “hay lugar para empresarios y campesinos, para artistas y comerciantes, para trabajadores y profesionistas…”, al tiempo que busca separar lo político de lo económico, pues se considera que ambos son campos que no deben cruzarse y que el Estado debe ser el que medie entre éstos, así como entre las distintas clases sociales.

El PND busca resolver buena parte de las necesidades inmediatas que tiene nuestro pueblo, mientras deja un gran espacio para la impunidad para quienes se enriquecen a costa de la explotación, el despojo y la represión del pueblo. Además, evade el hecho de que la fuente de la riqueza de los más poderosos no es la corrupción, sino la explotación de una clase por otra.

Sin embargo, el PND tiene cierto contenido antineoliberal y no podemos dejar eso de lado, pues al menos en el papel el presente gobierno busca erradicar un mal que ha golpeado a nuestro pueblo por más de 30 años y nos ha dejado saldos bien concretos: dependencia desmedida en lo económico y alimenticio hacia los Estados Unidos, más 48 mil desaparecidos, más de 300 mil ejecutados, más de 50 mil huérfanos, 90 millones de pobres, salarios de hambre…

Lenin decía que en términos tácticos, el pueblo puede estar unido en un aspecto y distanciado en otro. Para nosotros, la táctica adecuada en este momento es construir fuerzas con más pueblo en la lucha por el socialismo, sin separarla de la lucha antineoliberal; es decir, para nosotros el enemigo inmediato y principal son los agrupamientos políticos (empresarios y políticos de oficio) que buscan continuar con las políticas neoliberales sin cambiar ni siquiera una coma, sin perder ni un sólo centavo. Esos que al día de hoy forman parte del consejo consultivo del presidente, como Ricardo Salinas Pliego, o se han encumbrado como los grandes “opositores” a la Cuarta Transformación, como Claudio X. González, demostrando que también hay dos tácticas entre la burguesía.

Las bases del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el pueblo llano que sigue creyendo en el nuevo gobierno aunque no participe activamente en alguna estructura partidaria, y en general todo aquel que busca un cambio a tantos años de miseria y ha adquirido una conciencia antineoliberal, también es pueblo al que debemos organizar y ante quienes debemos, como parte del movimiento independiente, ser una alternativa de organización ante las limitaciones y decisiones del nuevo gobierno.

Por eso, más que nunca debemos afianzarnos con las más amplias masas, y para ello no basta con seguir haciendo lo que hemos hecho en las últimas décadas neoliberales, sino que debemos aprovechar las libertades democráticas que tanto se pregonan para hacer una agitación y propaganda más amplia y eficiente. Asimismo, debemos darle importancia primordial a nuestro Programa Mínimo de Lucha (PML), explicarle al pueblo la necesidad de luchar por mejores condiciones de vida y no dejárselo todo a la buena voluntad del actual gobierno; debemos mostrar las limitaciones del PND y llevar hasta sus últimas consecuencias sus partes más antineoliberales.

Como organización hemos realizado un ejercicio con el que reformulamos nuestro PML ante las nuevas circunstancias nacionales, pues consideramos que el nuevo gobierno no es necesariamente la continuidad lineal de las políticas neoliberales, sino que tiene ciertos elementos en contradicción, en los que por momentos enarbola banderas y necesidades inmediatas del proletariado, y en otros deja todo servido en bandeja de plata a los burgueses. En este sentido, tuvimos que cambiar consignas y tareas viejas por nuevas, con el objetivo de alcanzar y organizar a más pueblo y allanar el camino de la lucha por el socialismo.

De este ejercicio resultó un nuevo PML en el que recuperamos bastantes aspectos del anterior, pero en el que también avanzamos hacia nuevos horizontes, pues si ya se dijo que éste es el sexenio del fin del neoliberalismo, nos toca a nosotros darle forma a eso y enterrarlo definitivamente, pero no como una regresión histórica al Estado del bienestar, sino como un paso rumbo al socialismo.

Así, logramos desarrollar 13 puntos en los que resumimos lo que consideramos las necesidades más sentidas y urgentes de la patria, aquellas que, sin salir del capitalismo, vayan forjando el camino para la emancipación popular rumbo al socialismo. Estos 13 puntos son: 1) El pueblo organizado, garantía de un gobierno del pueblo y para el pueblo; 2) Recuperación de la industria nacional; 3) Recuperación de la soberanía nacional y control por parte del gobierno de nuestros recursos naturales; 4) Terminar con el terrorismo de Estado y la represión política; 5) Impuesto progresivo a la ganancia de los grandes empresarios; 6) Renacionalización de la banca; 7) Garantizar el derecho a la memoria, la verdad, la justicia y la reparación integral del daño a todas las víctimas de la violencia de Estado; 8) Mejorar el nivel de vida del pueblo y garantizar sus derechos económicos, sociales, culturales y ambientales; 9) Juicio y castigo a todos los presidentes, altos funcionarios y grandes empresarios que implementaron, desarrollaron, profundizaron y se beneficiaron económica y políticamente con el neoliberalismo; 10) Garantizar y respetar los derechos laborales; 11) Abrogación de todas las reformas neoliberales realizadas desde 1982; 12) Respeto a las formas de organización anticapitalistas, antineoliberales y socialistas del pueblo; 13) Por la protección física y emocional de los niños, jóvenes y mujeres víctimas del sistema capitalista, de la violencia estatal, de la criminalización y de la impunidad.

¡Terminar con el neoliberalismo de raíz; construir el socialismo!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS