México. Romper los ciclos del capital

«Así hasta que los condenados de la tierra, los esclavos, se pongan de pie y rompan el ciclo (del capital) que mata más que un ataque a las torres gemelas…»

El capitalismo depredador

«Todos y cada uno de los capitalistas utilizan, abusan, de la ciencia y la tecnología sin fijarse en las consecuencias. Pareciera que en la intención de dominar a la naturaleza y hacer de la naturaleza en sí, una naturaleza para la humanidad, se quisiera cristalizar la visión cartesiana del «hombre como amo y señor de la naturaleza» idea implícita en el concepto de «progreso».»

«El Capital en su versión más actual de capitalismo global se ha apoderado de los últimos rincones del globo y ha penetrado profundamente en las circunvoluciones más recónditas de los cerebros (¿?) de los gobernantes encargados de ejercer el poder en su nombre.»

«La cuestión es: esclavizados al consumo capitalista y a la producción de la ganancia. ¿Los seres humanos serán incapaces de romper sus cadenas y proponer otras formas de consumo, de producción y de relaciones sociales sin explotación de unos por otro y en armonía con la naturaleza? Ante la inminencia de la catástrofe hay que ponerse las pilas.»

«Los gobernantes, al servicio del capital, saben que el ecosistema se agota, y el agotamiento se acentúa porque la ganancia, producto de la explotación de la fuerza humana de trabajo, crece por el aumento en el consumo y este crece si se fomenta el desperdicio. Y, ya se ha visto, ninguno de los dirigentes del capitalismo global está dispuesto, no digamos a suprimir la ganancia, ni siquiera a reducirla. Viven para fomentar la explotación humana.

Y este sistema de producción, basado en la explotación del hombre por el hombre, se encuentra en la raíz de la catástrofe que amenaza a la humanidad, no a la tierra.»

Los jóvenes

«Si todas las puertas se cierran, la única salida para no caer en las garras de la delincuencia es la lucha: Los jóvenes construirán con su imaginación y sus brazos la esperanza.»

«Pero la crisis no desemboca necesariamente en la revolución. Es posible que los medios, los partidos, la enajenación y la represión logren remendar lo dañado, para que nada cambie. Pero si la raza no se organiza, con el ejército en la calle, el golpe de Estado y la dictadura, son una gran tentación, sobre todo ante los brotes espontáneos, dizque «para salvar a la patria».»

La corrosión de la consciencia

«Ahora más que nunca se hace necesario reflexionar sobre el estado de cosas. La conciencia, tanto en los partidos como los sindicatos, ha sido depredada, destruida, convertida en servidumbre por el afán consumista. Los políticos se han convertido ellos mismos en mercancía que se vende para asegurar su propia capacidad de consumo. Otro tanto sucede con la «justicia» y los juzgadores, diputados, senadores, líderes sindicales, funcionarios de toda laya: todo se compra todo se vende. El mercado de fierros viejos y baratijas de Neza o el de la Milla se quedan cortos frente a la plaza en que se ofrecen, viles baratijas, la justicia, la política y muchos líderes sindicales.»

México es:

«Capitalismo maquilador, paraíso del outsorcing y de los grandes monopolios, locales y extranjeros que son los que detentan el poder real, ante los cuales el gobierno en su conjunto se inclina servilmente.»

Los Bancos

«Mientras el Banco cobra el interés, el descuento, la comisión y si se retrasa el pago, los intereses moratorios. Si en principio el Banco cobraba una parte de la plusvalía al prestar dinero para ser usado como capital, ahora, mediante el crédito al consumo, se lleva también una buena tajada del salario.»

Las mujeres trabajadoras

«La sociedad capitalista, en lugar de premiar a las mujeres por ser las encargadas de perpetuar la especie, de garantizar la existencia de los futuros trabajadores, les impone un castigo: las explota doblemente, les paga menores salarios y las posterga frente a los trabajadores masculinos, a pesar de que en múltiples ocasiones la habilidad femenina es superior a la masculina, salvo quizás en lo que a la fuerza bruta se refiere.»

«La liberación de los trabajadores como clase pasa por la emancipación total de la mujer, en una lucha que es no sólo de ella, sino de la pareja trabajadora y que comienza por la equidad doméstica.»

La lucha de clases

«Hay que estar alertas, la lucha de clase es una guerra que no acabará hasta que el enemigo desaparezca. Sin embargo, la patronal no puede desaparecer a los trabajadores, porque se morirían de hambre. En cambio, los trabajadores, los que producen todo, no necesitan, para nada, a los patrones: Son absolutamente prescindibles.»

El Estado

«El Estado ya no es más como lo señalaban los viejos maestros «el estado mayor» de la clase capitalista, encargado de velar por el interés general de la burguesía. Ahora simplemente es su sirviente: se concreta a seguir las órdenes que le dicta el verdadero estado mayor compuesto ahora por los monopolios de la televisión y las grandes empresas del capital financiero, los que detentan el poder en los hechos, los poderes de facto.»

*Citas tomadas del libro de Uriel Aréchga. Capital depredador y Rebelión, Edición de El Zenzontle, 2019.

El tiempo pasa

Alberto Guillermo López Limón

El tiempo pasa y el recuerdo se queda. Es como un sueño que se nos va rápidamente. Volteamos a ver lo que hemos forjado y nos damos cuenta de todo lo imperfecto y limitado que somos como seres vivos. Nos fijamos desde jóvenes frutos imposibles que tratamos de convertir en realidades. Nos esforzamos, dimos la vida entera para materializar nuestros afanes, nuestros sueños, nuestros ideales, de la igualdad del ser humano.

Los años que nos conocimos se fueron como si hubieran sido un simple  que  algún día tendría que terminar, no por ello se abandonaron las metas y las ilusiones de un mundo nuevo.

Uriel, recuerdo cuando nos conocimos dentro de las luchas de unidad de la izquierda, en aquella época, principios de los años ochenta del siglo pasado, cuando convivimos dentro de las jornadas que dieron origen a la nueva Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, en 1982. De las decenas de reuniones preparatorias y fundacionales de la organización de masas; de los largos debates entre las diferentes experiencias que nos habíamos juntado para marchar unitariamente a crear cosas nuevas.

No fue una tarea fácil. El terreno estaba lleno de dificultades, de interpretaciones diversas, de propuestas contrarias. Nos conocimos en la marcha y confluimos en ideas, trabajos, esfuerzos. Fuimos definiendo tareas, objetivos y tareas conjuntas. Afortunamente tu sencillez, tu carácter y la forma de exponer tus ideas nos daban confianza en tus planteamientos.

Nunca perdisteis tu sencillez, tu humildad, esos valores que te hicieron ser uno de nuestros más apreciables compañeros, tu capacidad de dirigente, hermano y compañero de lucha.

Recuerdo, entre las muchas anécdotas, como nos unificamos en el congreso fundacional de la ACNR, en la Escuela de Agricultura de la Universidad Autónoma de Guerrero. Sin conocernos anteriormente, confluimos en las propuestas y en la última de las sesiones de la mesa de discusión de los Lineamientos Programáticos, al finalizar, en la hora de la convivencia, espontáneamente muchos de los compañeros se pusieron a cantar. Éramos decenas de jóvenes alegres que definían una meta democrática, popular, nacionalista, revolucionaria y comunista recogiendo las experiencias del pasado. En el calor del momento a alguien se le ocurrió que se debía entonar «La Internacional». Nadie objetó, todos estábamos de acuerdo. Sin embargo cuando se inició el intento de canto nos dimos cuenta que nadie conocía la letra del famoso himno internacional. Nos veíamos a la cara, todos esperaban que alguien saliera al quite y se pusiera a cantar. El tiempo pasaba y no se atinaba qué hacer en el área asignada donde se reunía la asamblea. De repente, Uriel dijo que se la sabía solamente en francés, el «Viejo» todo cábula inmediatamente le hizo segunda. Y comenzamos a oír La Internacional solamente que no en español, sino en francés. Hablaba muy bien Uriel la lengua extranjera. También te reconocíamos tus profundos conocimientos, tu inagotable actividad práctica para cumplir las tareas; tu capacidad pedagógica para enseñar.

La última vez que te vimos te mostrabas físicamente mejorando de tus largas enfermedades y recién operación. Nos fuimos confiados en las siguientes tareas a realizar deseándonos suerte y vernos prontamente para trazar nuevos derroteros. Sin embargó el sueño terminó sin poder alcanzar el objetivo histórico de liberar a la humanidad de la explotación capitalista, pero dejaste tu ejemplo, tu historia indomable, tu solidaridad, tu ánimo y espíritu del hombre nuevo.

Colombia: Lucha Política y PAZ

Recuperar  el pensamiento, la  conciencia, la identidad y el proyecto histórico del pueblo y los trabajadores/as para conquistar la paz, es la ruta construida desde la clase popular colombiana que enfrenta cotidianamente al capitalismo y a las clases dominantes, que exigen borrar la historia con la violencia criminal y terrorista del Estado que busca aplastar la memoria popular, sus  luchas, y conquistas. Pero hoy los movimientos populares se afianzan para abrir más el camino de la libertad y la conquista de la paz con dignidad, justicia y equidad. Tal será el fruto de un gran movimiento social que se apropie, con la unidad y la acción, de la construcción de la paz, la permanencia y defensa de los territorios, que en pueblos y ciudades son violentados para el exterminio de la población y/o el aniquilamiento de la oposición.

Frente a esto, en palabras de Camilo Torres Restrepo:

«Es necesario que la clase obrera colombiana, en este momento crucial de nuestra historia, dedique todos sus esfuerzos a la UNIDAD Y A LA ORGANIZACIÓN DE LA CLASE POPULAR COLOMBIANA PARA LA TOMA DEL PODER.

Que cada lucha parcial por las ventajas inmediatas, no pierda de vista el hecho de que la reivindicación total y definitiva obrera no podrá venir sino como consecuencia de la toma del poder por parte de las mayorías, por parte de LA CLASE POPULAR COLOMBIANA.»

Así, y  frente a una mirada histórica, los pueblos recuperaremos progresos significativos en la búsqueda de coincidencias y de coordinación popular, social y revolucionaria.

Identificar la conjugación de factores positivos para la convergencia política y la movilización con renovadas fuerzas sociales como un acumulado democrático-popular, permitiría avanzar en la construcción de la paz con cambios, y enfrentar u obstaculizar la brutal ofensiva fascista del régimen de Uribe-Duque, que resuelve con la impunidad sus injusticias, crímenes y demás mecanismos excluyentes. Por sobre todo, tal régimen con su enfoque represivo,  con un  aparato diseñado para una guerra permanente contra un pueblo que se niega a vivir en guerra y en la indigencia e indignidad, pues tiene aspiraciones históricas de emancipación total, alcanzadas con la lucha. Ha crecido una sólida conciencia de la clase popular colombiana, que no está dispuesta a recibir a cambio más migajas burguesas. Mucho menos esa pax americana que exige la claudicación de los pueblos y sus fuerzas, para de nuevo negar las reivindicaciones  concretas, económicas, sociales y políticas.

La lucha es a favor del pueblo organizado, como protagonista central, y con un nuevo gobierno fruto de la construcción del poder político, de la unidad de la izquierda y de los sectores democráticos que luchan contra el capitalismo, ejerciendo el hermanamiento de las resistencias y  la solidaridad internacionalista.

www.elzenzontle.org

zenzontle@elzenzontle.org

zenzontle2004@gmail.com

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS