México. Raúl Beyruti: el rey de la explotación

Traición al pueblo en el Senado

Publicidad

HOY LA REALIDAD para los trabajadores cada vez se pinta más complicada, mientras los discursos iniciados durante la campaña diciendo “primero los pobres” parecen ser olvidados en el Congreso y por la bancada del Morena y su líder en el senado, Ricardo Monreal.

En otros números pasados de FRAGUA hemos señalado el carácter de las decisiones del senador Monreal y su gran afinidad a la burguesía trasnacional, pues él mismo es un representante de la misma y, por supuesto, no quiere perder; es el “fuego amigo” de la burguesía dentro de la Cámara para custodiar con los intereses de la clase trabajadora, pero, ¿todo esto a qué viene? Pues estas líneas son escritas por la discusión que se sostiene sobre la regulación del outsourcing o subcontratación, una práctica laboral que sólo significa rapiña para el empresario y miseria para el trabajador. Hoy las propuestas se colaron de parte de la clase burguesa que no quiere perder ni un centavo y que están siendo impulsadas por la empresa GIN GROUP y su dueño Raúl Beyruti, conocido coloquialmente como “el rey de outsourcing”.

¿Quién es esta persona y qué intereses tiene en la nueva reforma? Pues resulta que a esta “fichita” no se le quiere ir una y ha querido “meter su cuchara” en la nueva discusión que se tenía para la reforma hacia la subcontratación, la cual no pretende siquiera erradicar esta práctica, sino sólo regularla. ¿Qué significa esto? Que para los gobernantes hay dos formas de explotación por subcontratación: una legal y otra ilegal, entonces buscan hacer más eficiente y “humano” el legal y erradicar el ilegal, que lo único que para ellos es ilegal es que no deja buenos impuestos.

El interés principal de Beyruti radica en que GIN GROUP es la más importante empresa de outsourcing en nuestro país y cuenta con presencia en distintas partes de América Latina, con miras a la expansión en Estados Unidos, China y Alemania, por mencionar algunos países. Además de que es el referente para otras empresas que quieran contratar el servicio de subcontratación, Raúl Beyruti es el mero mero, un burgués que se ha ganado su apodo a costa de la explotación de nuestra clase. Ahora, para nuestros lectores, presentamos los datos de este ruin personaje que ahora se hace el ofendido porque lo “difaman”.

Hasta el año pasado su empresa tenía más de 180 mil “colaboradores” contratados para terceros, colocándose como el cuarto empleador más grande de México, con 10 mil trabajadores más de los que tienen contratados las 20 empresas de outsourcing afiliadas a la Asociación Mexicana de Capital Humano. En total son cuatro mil 500 compañías las que cuentan con los servicios del grupo de Beyruti, entre éstas Santander, HSBC, Walmart, Comex y Afirme. Y se estima que sus ganancias por prestar servicios de subcontratación rondan los 31 mil millones de pesos (mdp) al año.

Este asqueroso burgués está acrecentando su riqueza con la falta de derechos que como trabajadores nos quitan las empresas que nos contratan, y aunque este personaje podría afirmar que cumple con la norma y no tiene problemas de desvíos, nosotros como trabajadores de limpieza en museos, bancos o el Metro, somos los que a veces no tenemos garantizados ni la antigüedad, ni la seguridad social o una jubilación digna y tenemos que agachar la cabeza y seguir trabajando.

Pero ahí no para la cosa, la empresa encabezada por Beyruti desde el 2017 ha entrado en el ramo de las telecomunicaciones, ¿en qué? Por ejemplo, GIN GROUP es la encargada de imprimir la revista Playboy en nuestro país, con la adquisición de Grupos Medios ha logrado imprimir Fútbol Total, Dónde Ir y OPEN entre otras revistas. Ha comprado 20% del diario El Economista en España y tiene 46% de Mundo Ejecutivo, lo que le permite desarrollar contenidos para radio y televisión.

Ahora debe quedarle claro a quien lea estas líneas que la supuesta propuesta del senador Monreal era “taparle el ojo al macho”, querer maquillar lo que era obvio: la burguesía no desea perder un ramo donde genera millones de pesos a costa del trabajo asalariado de todos nosotros. Bajo la consigna de “abramos el debate y falta discusión” la burguesía quiere seguir ganando, cueste lo que cueste. Por su parte, Napoleón Gómez Urrutia perdió esta batalla: aunque al principio haya negado las propuestas monrealistas, terminó cediendo a las propuestas del senador que no son convenientes para los inversores.

Una vez más vemos el carácter verdaderamente burgués que tiene un grupo del Senado, aquél que llegó a su puesto gracias al pueblo que vio en ellos un aliciente de democracia y de fin a las conductas neoliberales como el outsourcing. La respuesta ha sido darle la espalda al pueblo trabajador y explotado, mientras que abrazan con gran gozo y felicidad a la burguesía y sus propuestas. Porque la alternativa tampoco es regularlo; ya que es un cáncer para el proletariado, debe ser arrancado desde la raíz, no basta con hacerlo menos feo, es necesario eliminarlo.

Queda claro que Beyruti, en coalición con Ricardo Monreal, sólo piensan en el saqueo y la explotación de millones de trabajadores que nos encontramos en una situación vulnerable, más en estos tiempos donde una pandemia como el Cov-19 deja en evidencia que ante la crisis somos nosotros la carne de cañón, nadie asegura nuestros salarios diarios para poder sobrevivir, no tenemos en qué caernos muertos y, según los datos del Centro de Estudios para la Promoción y Difusión de Empleo Formal A.C. (CEEF), son cerca de 32 millones de personas que laboran de manera informal, lo que representa cerca de 56% de la población nacional.

Por ello, les decimos a nuestros lectores que es hora de unirnos, de estar organizados ante los golpes que nos asesta la clase burguesa. Ellos son escuchados, son recibidos, son los que cantan abiertamente que es un golpe a la economía, pero ¿y nosotros?, ¿cuándo seremos nosotros los portadores de las decisiones que nos incumben a nosotros? Sólo caminando organizados y hacia el socialismo lograremos acabar con el outsourcing, con el saqueo y la explotación; sólo el socialismo hará que el gobierno sea de trabajadores para trabajadores. Te invitamos a colaborar con nosotros en FRAGUA, a repartirlo y a estar organizados por un trabajo justo y una vida digna.

¡Trabajo digno, salario justo y seguridad social!

 

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección de Trabajo del No. 52 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), Abril, 2020.

Contacto:

olep.contacto@gmail.com

fragua.olep@gmail.com

Facebook: olep.fragua

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More