México. Queremos justicia para los viejos soldados del Surco

Frente Binacional de ExBraceros 1942-1967 exige al Estado resolver la deuda histórica.

Al Pueblo de México

Como Frente Binacional de ExBraceros 1942-1967. Luchamos porque el Gobierno Federal devuelva un fondo de ahorro del 10 por ciento, descontado en los campos agrícolas de los Estados Unidos de Norteamérica de 1942 a 1968. Convenio bilateral firmado entre el gobierno del Norte y el gobierno mexicano, en el que este último devolvería dicho fondo de ahorro a los ex braceros al ser repatriados a su país de origen.

El movimiento por la defensa de los Ex Braceros y su fondo de ahorro nació en el año 1998. En 2003 hicimos una marcha con aproximadamente 100,000 Ex Braceros, de La Ciudadela a la residencia oficial de los Pinos, con el arribo de esta marcha se estableció la negociación y la confirmación de una Comisión Especial de exbraceros. En el 2005 se conformó la Ley que creó el Fideicomiso para extrabajadores Migratorios Mexicanos, para darle a los Exbraceros un apoyo social de 38 000 pesos.

Apelamos a las organizaciones independientes con un mínimo de solidaridad porque esto fue un robo cometido por el Estado Político Mexicano. De esta forma perdieron los braceros una buena parte de su salario devengado en los Estados Unidos de Norteamérica ya que los gobiernos mexicanos hicieron magia para desaparecerlo. En el proceso de nuestra lucha tuvimos diálogo con el gobierno de Vicente Fox donde se tomó el acuerdo de que él pagaría a cada bracero un apoyo social de $100,000.00 pesos, pero como el presidente de la república tiene fuero para desistir, vetó este acuerdo y sólo ordenó que se pagará $38,000.00 pesos como apoyo social.

Todavía el cinismo del gobierno de Felipe Calderón fue pretender pagar los $38,000.00 pesos en remesas de $4,000.00 pesos por año y de esta manera finiquitar los $38,000.00 en diez años, por eso decimos que es indignante y humillante las violaciones de los derechos humanos de los ex braceros y sus familias. Recordemos que estos viejos soldados del surco levantaron en aquella época la economía de nuestro país con las remesas de dinero que enviaban a sus familiares.

El ahora presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, prometió una campaña en varios estados de nuestro país, resolver el problema y hacernos justicia, pero la respuesta ha sido cerrarnos las puertas del diálogo para que se nos otorgue una buena solución.

Ahora se quiere desconocer  ese acuerdo y desaparecer el Fideicomiso. Es sorprendente y decepcionante que la plana mayor de legisladores, la secretaría de la Función Pública y sin duda, el mismo Presidente hayan promovido la desaparición de todo lo que lleve la palabra «fideicomiso». Saben todo lo que nos ha costado, en sacrificio y lucha, lograr el fideicomiso 10230.

Lo más deseable, es que UD. Sr, Presidente practique la coherencia y la congruencia cumpliendo las promesas hechas al pueblo y a estas personas mayores, a quienes solo les queda su esperanza de que la justicia sea cumplida.

Cómo parte del plan de acción realizamos las ruedas de prensa en todo nuestro país y en los Estados Unidos de Norteamérica. Pretendemos presionar al Gobierno de México para que nos dé una Audiencia y establecer negociaciones que le permitan al Estado mexicano resolver el problema de esta deuda histórica, que tiene ya 77 años.

Frente Binacional de ExBraceros 1942-1967.

Cianuro: «UN VENENO PARA TODOS LOS SERES VIVOS»

Frente Amplio Nacional en Defensa del Ambiente, FANDA, está integrado por el Movimiento Cívico del Norte (agrupación nacional), Movimiento Social por la Tierra (agrupación nacional), Colonia Centauro (Lerdo, Durango), Grupo Centauro Lerdo (Lerdo, Durango), Grupo 27 de Febrero (Francisco I. Madero, Coahuila), Red de Mujeres de la Laguna (agrupación regional), Colonia Lázaro Cárdenas, A.C. (Gómez Palacio, Durango), Colectivo Rosario Ibarra (agrupación nacional), Colonos Unidos de la Mayagoitia (Gómez Palacio, Durango), Normal superior cursos intensivos (Gómez Palacio, Durango), Red de Educación Centro Norte (agrupación regional), Sociedad Cooperativa Ejidal (Ciudad Juárez, Durango), Alianza Ciudadana de Lerdo (Cd. Lerdo, Durango), Asociación de ex egresados del CBTIS 4 de Lerdo, Durango, Jefatura de Cuartel Pueblo Nuevo El Siete (Gómez Palacio), UNTA Unión de Trabajadores Agrícolas  (Edo. De Zacatecas), MUEB Movimiento Unificado de Ex braceros (Zacatecas) parte del Frente Internacional Federación Sindical Mundial.

Nace a iniciativa del Movimiento Cívico del Norte, se fortalece y constituye con organizaciones regionales y nacionales a raíz del riesgo que vive toda la Región Lagunera, debido a la intención de instalar la transnacional Chemours Company, una planta que pretende producir 65 mil toneladas al año de cianuro de sodio altamente tóxico.

El 24 de Junio del 2017, ante el asombro de los pobladores, principalmente de la comunidad Pueblo Nuevo El Siete a menos de 1Km. se instala la primera piedra de la transnacional Chemours Company inaugurada por el Gobernador de Durango, la alcaldesa de Gómez Palacio, Dgo. y funcionarios de la empresa.

Está ubicada en la carretera al poblado Pueblo Nuevo (El 7) de Gómez Palacio a menos de un km. y a unos cuantos Km más de 22 comunidades. Estos ejidos no aparecen en los planos cartográficos que la compañía presenta para los trámites de los permisos que mandata la ley (MIA), donde aseguran que no hay afectación ambiental en un radio de 7km. a la redonda. El mapa muestra lo contrario.

La lucha no ha estado exenta de dificultades. El 9 de marzo de 2017, son brutalmente agredidos los habitantes por fuerzas municipales y estatales por manifestarse en contra de la empresa, siendo privadas de su libertad ilegalmente y remitidas al CERESO cuarenta personas, entre mujeres y hombres, quedando procesadas y consignadas diez, que no han sido liberadas de los procesos. A nivel jurídico: Por todas las arbitrariedades se interpone un Juicio de Amparo que fue desechado y fallado a favor de Chemours Company. Se realiza un segundo Juicio de Amparo, aún vigente. También está en proceso en tribunales federales una Demanda de Nulidad interpuesta por la organización REMA. El 6 de mayo de 2020, la suprema Corte de Justicia de la Nación falla a  favor de Chemours Company en el primer  Juicio de Amparo, y quedan resueltos los dos amparos a favor de esta transnacional.

«En toda esta región -nos explican sus organizadores- tenemos una problemática muy grave por la contaminación de los mantos acuíferos con arsénico. Por esta y otras razones no se puede instalar este tipo de empresas y moralmente estamos comprometidos a luchar en contra de todo lo que dañe  el Medio Ambiente y por supuesto la vida de las personas. El cianuro es altamente tóxico, y el proceso de lixiviación produce daños ambientales a corto y largo plazo y todos los seres vivos pueden estar expuestos a sus efectos a partir de su utilización, ya que las empresas mineras no informan, en su justa medida, los riesgos reales en su proceso de producción. De ahí que se puede asegurar que: «NO EXISTE RIESGO CERO EN LA LIXIVIACIÓN DEL CIANURO».»

Aunque los embalses de almacenamiento en una mina de cianuro a cielo abierto, son diseñados para resistir grandes tormentas y crecidas, no siempre impiden los desbordamientos y los escapes.

Una de las propiedades químicas del cianuro, que es la clave para entender su toxicidad como su utilidad en la minería, es su capacidad de combinación con otros metales. Los metales pesados y el agua contaminada con cianuro que se fuga de un embalse, pueden ser suficientes para matar peces y otras formas de vida acuática, para contaminar recursos de agua potable y para afectar otras especies de vida terrestre a través del ambiente. Existen ejemplos de catástrofes en Rumania, Estados Unidos, Sudáfrica y Guyana. Al entrar en contacto el cianuro con las células del organismo vivo, éstas dejan de respirar y mueren, por esto, aunque sea en dosis muy pequeñas, es considerado «UN VENENO PARA TODOS LOS SERES VIVOS».

Los pobladores de las 22 comunidades realizan un esfuerzo magno en el plantón y bloqueo permanente desde el pasado 23 de julio, en las entradas al terreno donde se pretende construir la empresa, se empiezan a gestar movilizaciones en el sector urbano. Las condiciones en La Laguna tienden a semejarse a las que propiciaron el decline de la fábrica productora de cianuro de sodio en dos municipios de Guanajuato, donde la compañía pretendió operar en los años de 2016 y 2017.

Existen dos constantes en los tres intentos de instalación de esta planta en México. La primera es las irregularidades en sus documentos de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el cual se rige por la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), así como en la desinformación a la ciudadanía. En Guanajuato la empresa comunicaba a los pueblos cercanos que producía sal. En La Laguna, que producía cloro. La otra constante es que la MIA no ha soportado los cuestionamientos de grupos ambientalistas. En su último informe omitió que existen aves y otros animales protegidos por la LGEEPA, así como los asentamientos poblacionales cercanos a donde se pretende instalar. La lucha continúa. 

La muerte y otras sorpresas*

Editorial de la revista Comunera, número 49, septiembre de 2020.

La muerte para nuestros pueblos ancestrales es continuidad y cam­bio en la vida de nuestra madre Tierra. Para las culturas domina­das por el capitalismo es final, es corte, imposición de un destino, una simple cifra, un número sin nombre. Las resucitaciones se­gún el capitalismo enajenante son o milagros o fantasías hollywoo­denses, ahora series con exitosas distopías para los confinados a la pantalla casera.

Estamos en medio de la muerte por guerras contra los pueblos, y la pandemia de Covid 19 vino de las mismas raíces que colapsan al planeta. Hoy se habla crisis y no de sistema capitalista, se ven las hojas muertas, el efecto, y no las raíces que vienen del afán de ga­nancia a toda costa que alteran clima, alimentación, biodiver­sidad, y depredan y corroen las culturas, las conciencias y atacan a quienes defienden la vida, resis­tiendo y rebelándose.

Los Estados, subordinados a la lógica del lucro del capital finan­ciero y los monopolios, se ven obligados por los pueblos a paliar el descontento y a reprimir, ya sea masiva o selectivamente a quie­nes resisten y hacen revueltas y rebeliones contra la conservación de la normalidad del sistema. Los gobiernos de esos Estados, fas­cistas o «progresistas», prefieren contener y reprimir los conflictos por la crisis múltiple: sanitaria, social, económica y ecológica, para evitar crisis políticas para los de arriba.

Continúan por todos los medios las guerras a pueblos ancestrales, a jóvenes y ancianos, a mujeres, y cualquiera de las etnias, cultu­ras y expresiones sexuales o de pensamiento que no se aten a la uniformidad patriarcal, racista y clasista de la vida.

En México, se vive la reparación del podrido Estado oligárquico y del régimen presidencialista. La repetida frase del presidente ac­tual de «gobernar para ricos y po­bres», inscrita en los estatutos de su partido Morena, en los hechos es de un gobierno para los más ricos, aunque bajo el acuerdo de que acepten programas sociales que «compensen» la explotación, los despojos y las violencias con­tra l@s pobres y oprimid@s del sistema.

En la pandemia, los más pobres reciben «ayudas» que no alcan­zan ni el monto de lo que ganan, por ejemplo las Afore, ahora con un nuevo pacto para capitalizar­las reduciendo su compromiso a apenas poner comisiones igua­les al promedio mundial por el ahorro de l@s trabajador@s. Ni se diga que todo el presupuesto social del Estado apenas cubre la mitad de lo que se paga anual­mente por intereses y abonos de las deudas externa e interna.

La doble moral se muestra cínica cuando los grandes capitalistas y los funcionarios que pactan con ellos, dan migajas con una mano a los sectores «vulnerables» y las recuperan con jugosos contratos y ganancias en los megaproyectos que como el «Tren Maya», el corre­dor interoceánico en el Istmo, el gasoducto y las termoeléctricas que cruza Tlaxcala, Puebla y Mo­relos, las refinerías, las minas, puertos y aeropuertos y las obras urbanas e inmobiliarias. Nadie les aumenta impuestos, nadie lla­ma corruptos a los banqueros y transnacionales, nadie castiga los crímenes en los territorios que despojan y depredan.

Las sorpresas, cuando parece que todo es calamidad, cuando el terror mediático y el de las violencias imponían el llanto y el silencio, los reductos de la resis­tencia resurgen. Florece el recha­zo de las mujeres a la violencia sistémica, del magisterio demo­crático, de trabajadoras de salud, de estudiantes de normales y universidades contra el regreso a la normalidad ahora híbrida y excluyente en la educación y la salud. El ejemplar autocuida­do comunitario de los pueblos ancestrales y de gente sabia de algunos barrios urbanos ante la pandemia y el desmantelamiento de los servicios de salud. Las de­nuncias y las acciones de medios y de defensores sociales indepen­dientes del poder y de sus institu­ciones. Y el movimiento de las or­ganizaciones sociales y políticas que se defienden contra la guerra al pueblo, abierta o encubierta (guardia nacional, paramilitares, narco sicarios, etcétera). Todas y todos devuelven el respiro y sor­prenden por su tenaz resistencia. Falta para vencer la mayor fuer­za de la violencia, la mentira, la simulación y el fetichismo de los de arriba, pero crece la audacia, la perseverancia y se recrea la mo­ral del pueblo en lucha.

La Casa de los Pueblos-México con su revista Comunera, quiere su­mar sorpresas contra los planes de muerte capitalistas.

*Título del libro de Mario Benedetti, a cien años del nacimiento del poeta uruguayo.

Iremos a parar a cualquier playa.

Vamos a hacer un fueguito

contra el frío y el hambre.

Vamos a arder bajo la misma noche.

Vamos a vernos, ver.

Juan Gelman

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS