México: Oaxaca 2016, la hierba seca incendiará la hierba húmeda

Publicidad

En el año de 2006 hubo una llama que crecía y creía en Oaxaca, rebelde, desafiante, retadora del sistema establecido, sin embargo esa llama fue sofocada o mas bien ahogada con gases lacrimógenos, disparos de armas de fuego, tanquetas y helicópteros, esa llama se redujo, se hizo pequeña, tuvo que esconderse, por momentos se refugió en lo mas profundo de los corazones, algunas veces parecía haberse apagado completamente, la llama lloraba en esas noches de tristeza, de desesperación, de rabia, de impotencia, sin embargo ahí se mantuvo oculta, contemplo la traición de aquellos que intentaron forzar la inclusión necia de nuestro movimiento popular en el sistema político podrido a través de la búsqueda de cargos de elección popular mientras también se ofrecía en bandeja de plata a la oligarquía gachupina de la “alternancia” encabezada por el defenestrado Gabino Cué. Traición de los que se llamaron líderes del movimiento social y que de un día para otro pasaron a ser diputados plurinominales, funcionarios de alto rango o simples chalanes de la burocracia establecida.

La pequeña llama quedo olvidada, por momentos parecía volver a extenderse, en la región triqui por ejemplo se mantuvo fuerte, digna, pero una vez más el Sistema establecido quiso exterminarla y para sobrevivir tuvo que irse de su tierra, es decir fue desplazada.

La pequeña llama vio crecer a otras, muy parecidas a ella, en otras partes del país y a algunas, con profundo dolor las vio arder para después ser extinguidas por la fuerza de la represión, con impotencia no pudo hacer nada para evitar que fueran extinguidas.

Ahí oculta en lo más profundo de los corazones, se mantuvo en la vida de cada una de las personas, se rompió algunas veces es decir, se dividió, otras tantas ni ella misma lograba entenderse, dicen los que saben que eso que a una  o uno le pasa son los efectos psicológicos y psicosociales de la represión, a veces se deprimió, a veces se enojo consigo misma y con sus hermanas y hermanos, se equivoco, y otras tantas se aisló… la pequeña llama parecía condenada a mirar un mundo de impunidad que nunca cambiaria….

Y esa llama 10 largos años después, que ahora parecen un simple suspiro de esos que uno da cuando se acuerda de algo bonito que vivió, se mantuvo y de unas semanas para acá, ve, contempla, vive, se desvela, se enfrenta, es reprimida y se mantiene viva, y algo que no esperaba, se hace mas grande, y se sale del Corazón donde se oculto, y marcha con las llamas ardientes de miles de padres de familia en apoyo a la lucha del magisterio el viernes 27 de mayo de 2016 y nuevamente el sábado 28 de mayo se encuentra ardiendo en 350 mil o 400 mil personas que marchan desde el monumento a Juárez al Zócalo.

Unos días antes de marchar su fuerza logra arrinconar a policías estatales y federales que pretendían desalojar el bloqueo al aeropuerto de Oaxaca, la llama empieza a mostrar que está creciendo y su fuerte vigor adicionado con el hermoso sol de Oaxaca, hace desmayar a un policía federal que se cae en la carretera, bajo esa armadura, casco, tolete y escudo la llama nota una de las debilidades del Sistema establecido, cuando para usar la palabra de moda en la represión, los policías se quedan encapsulados entre tantos corazones que comienzan a volver a arder.

Así sigue los días posteriores, y siente el calor que viene de Chiapas, no de llamas encendiéndose, sino de un fuego enorme que no permite que lo extingan, y después siente el calor de Tabasco y del pueblo de Tamulte de las Sabanas, así siguen los días hasta acercarse a la fecha que puso el mundo al revés, 14 DE JUNIO y como las movilizaciones no cesan, y las amenazas no sirven, mas federales y militares llegan a Oaxaca, y por la carretera Oaxaca-México llega un convoy de 4 mil y se anuncian mas refuerzos que van a llegar, y bajan más aviones al aeropuerto como desde hace un año en que los federales mantienen la ocupación militar en Oaxaca, la historia parece que se va a repetir igual que la otra vez, pero entonces pasa algo….

Y retomando un mensaje que le llego a un compa en la barricada de Nochixtlan, podemos explicar un poco lo que sucede /a los políticos se les olvido algo, que entre la capital de Oaxaca y la ciudad de México está la Mixteca y la Mixteca nos tiene sorpresas…/

Cuando se pensaba, se suponía y se sospechaba por momentos con cierta resignación que todos los días de rutina que van y vienen, que todos los días de trabajo y sobrevivencia a diario, con salarios que no alcanzan y noticias de violencia que se normalizan, cuando se suponía que así debía ser nuestra realidad incambiable, esas llamas encendidas y conscientes que en estos momentos han decidido dejar a un lado su rutina diaria de sobrevivencia para hacerse presentes a través de la fuerza de los padres de familia de Oaxaca y una vez más dar la cara en contra del estado y su política de terror policiaco y militar que a diario nos intenta asfixiar. Esa muestra de lucha y fuerza que se refleja en cada bloqueo carretero y en cada barricada, en cada rondín, en cada asamblea, en cada muestra de solidaridad popular (llevar comida a un plantón, medicamentos, víveres) tiene como intención gritar tan fuerte y lejos que mas llamas apagadas se vuelvan a encender y juntas alimenten un fuego nuevo que cauterice y limpie toda la maleza del Estado en contra de sus pueblos.

Y es ahora en este momento que se escriben las palabras, que esa pequeña llama, ahora arde en las barricadas Mixtecas, esa pequeña llama se hace nuevamente el fuego que quema la mentira, ese fuego resplandeciente que en la fría y lluviosa noche mixteca hacer arder los corazones de pueblos enteros, ese pueblo que clama por justicia, y que señala los caminos que poco a poco abren paso a la esperanza, y que los abre cerrándole el paso con toda contundencia a las tropas federales, cerrando todos los sentidos de las carreteras aledañas, movilizándose en los pueblos mixtecos en los que alguna vez Emiliano Zapata busco refugio y lo encontró para hacerse fuerte y volver a la lucha tras ser expulsado por los federales desde el estado de Morelos. De esta manera las hijas y los hijos del señorío guerrero nuevamente se encuentran luchando, y ellas y ellos en su idioma y en español para que los demás lo entiendan pronuncian, esta lucha ya no es de los maestros, es del pueblo.

Es tarea de todos que esa llama no sea apagada por quienes quieren extinguirla con sangre, es tarea de todos que esa llama siga ardiendo hasta convertirse en el fuego que arrase con la injusticia, el fuego que nos señale al camino porque ora si tenemos que ganar.

Por algun@s mixtec@s.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More