México: Marcharán en Mérida para defender los cenotes de mega granja porcícola

Publicidad

Diversos ciudadanos y artistas han convocado a marchar en contra del proyecto de una mega granja que pretendes construir en el área conocida como el «anillo de los cenotes».

Reproducimos el manifiesto firmado por el comité organizador:

MANIFIESTO:

Los integrantes del comité organizador de la marcha en defensa de los cenotes de Homún, Yucatán, integrada por ciudadanos, artistas y profesionales de diferentes áreas, nos declaramos, a nombre de toda la ciudadanía representada por los presentes argumentos, COMPLETAMENTE EN CONTRA de la aprobación, construcción y puesta en marcha de la mega granja porcícola perteneciente a Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO) en el territorio maya de Homún, Yucatán. O de cualquier otro proyecto que amenace la integridad de nuestras reservas acuíferas.

Este ecosistema tan delicado fue protegido por el Decreto 117, el cual fue firmado por el gobernador Rolando Zapata y el Secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente Dr. Eduardo Batllori en el 2013 y que establece el área natural protegida denominada Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, del cual se extrae el 42% del agua que se aprovecha en el estado y el 19% del total en la península de Yucatán.

Este mismo documento explica que la constitución geológica del acuífero, muy poroso y permeable, determina una alta vulnerabilidad a la contaminación proveniente de las aguas residuales agropecuarias e industriales.

La construcción de la mencionada mega granja podría poner en alto riesgo de contaminación el suministro de agua del Anillo de Cenotes, así como las aguas de las lagunas de Yalahau, poniendo en peligro el acceso al agua para toda la zona metropolitana de la capital del Estado, así como el bienestar económico del pueblo de Homún y la flora, fauna y las aguas de dichas reservas y con ello comprometer la salud de los pobladores de este pueblo originario, así como la de todos los yucatecos y habitantes de la península de Yucatán que de esta agua dependen.

Igualmente queremos dejar constancia, que de acuerdo a la información declarada por especialistas en derecho e impacto ambiental, el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) presentado a Seduma para la aprobación del mencionado proyecto cuenta con irregularidades administrativas y legales que fueron pasadas por alto, al igual que el grave hecho de que el mismo documento niega que en la zona de Homún haya pueblos originarios, cuando en los Indicadores Socioeconómicos de 2015 de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), se señala lo contrario. Dicha negativa ha eximido a la empresa de consultar a la comunidad indígena su parecer sobre el proyecto.

Esta acción implica que el ejecutivo estatal le está negando a un pueblo originario su propia identidad y deja en evidencia que los planes y estrategias para el desarrollo del estado no toman en cuenta el derecho de los pueblos indígenas a su autodeterminación y al manejo de sus propios recursos naturales en concordancia con sus usos y costumbres.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado muy claramente que en el caso de proyectos que puedan afectar territorios indígenas y tribales, se debe dar participación a la comunidad dentro del proceso de estudio de impacto ambiental, mediante una consulta.

El ejecutivo estatal ha intentado eximirse de dicha responsabilidad aludiendo que el permiso de uso de suelo para la construcción de la mega granja fue firmado por el representante de cabildo de la comunidad. Sin embargo, dicha decisión fue realizada sin consulta popular por lo que los pobladores de Homún le exigieron al cabildo la revocación de dicho permiso y realizaron una autoconsulta donde la mayoría resultante manifestó rechazo al mega proyecto.

Al respecto referimos que la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que, en casos de comunidades indígenas, los estudios de impacto ambiental deben abarcar el impacto social que implique el proyecto, y advierte que, si los estudios de impacto ambiental no incluyen un análisis social, este análisis debe ser realizado por el Estado al momento de supervisar dicho estudio. Cosa que no ocurrió con el presente caso.

Al no realizar dicha consulta, los gobiernos estatal y municipal pasaron por alto lo establecido en el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en cuanto a megaproyectos en su territorio.

El Dr. Batllori asegura que la granja no tendrá un impacto negativo en el ambiente ya que se le ha solicitado a la empresa que ponga una planta de tratamiento de aguas residuales además de los biodigestores que ponen la mayoría de las granjas. Sin embargo, el especialista doctor en Ingeniería Opción Ambiental, Virgilio Góngora afirma que la MIA “no tiene sustento bibliográfico ni científico, y sólo deja en evidencia el potencial contaminante del proyecto en la Reserva Geohidrológica” además de que no se considera la emisión de olores por la operación de la granja. Lo cual afectaría gravemente el turismo en la zona, así como la salud de quienes viven en ella.

De igual manera queremos señalar como reprobatorias y discriminantes las formas en que el Dr. Eduardo Batllori se ha referido a la comunidad indígena de Homún, refiriendo a la supuesta ignorancia de los métodos modernos de procesamiento de aguas residuales de parte de los pobladores y desconociendo por completo las justas exigencias que tienen como comunidad. Nos preocupa seriamente la percepción etnocéntrica y sin conocimiento de la cultura local que sus comentarios reflejan y que puede verse perneada en sus decisiones gubernamentales.

Así mismo, consideramos reprobatorio que se refiera a la comunidad yucateca que se ha sumado a esta causa como personas “desinformadas”, ya que con ello ofende e invalida la voz de un pueblo que no pide más que lo que dicta la ley: el derecho humano de toda persona de gozar de un ambiente ecológicamente equilibrado y la protección de los ecosistemas que conforman el patrimonio natural de Yucatán.

Esta es la punta del iceberg. La actual política económica de reindustralización del estado de Yucatán ha llevado a la aprobación de una serie de mega proyectos que comprometen la salud de los ecosistemas que alberga la península, así como las riquezas naturales que albergan, la salud de sus pobladores, la flora y la fauna.

Por ello, le solicitamos a los poderes ejecutivos y judiciales del estado que hagan cumplir lo que la ley dicta y respondan a los tratados internacionales de los cuales México forma parte y que establecen la protección de estas áreas naturales. Como lo es Convenio de Humedales de Importancia conocido como Convenio Ramsar, donde se adquirió el compromiso de fortalecer las acciones de conservación de los ecosistemas únicos que habitan en el estado.

De esta forma, exigimos:

1. Que las autoridades estatales y judiciales reconozcan el derecho de los pobladores de Homún a una consulta como pueblo originario, libre en la autodeterminación de sus recursos naturales y de las tradiciones, usos y costumbres de su territorio, respetando la determinación de este pueblo tomada durante el proceso de autoconsulta efectuado en octubre de 2017. 
2. La inclusión de los pueblos originarios en la realización de las Manifestaciones de Impacto Ambiental para el desarrollo de megaproyectos en su territorio. 
3. El paro inmediato de la construcción y puesta en operación de la Mega Granja perteneciente a Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO), asentada sobre el territorio maya de Homún, hasta que el expediente completo del caso sea entregado y analizado por un grupo de especialistas, profesionales y científicos sociales y ambientales de las diferentes áreas involucradas que puedan dar fe de las implicaciones culturales, ecológicas y patrimoniales que esta industria tendría en el territorio. 
4. La suspensión inmediata del otorgamiento de permisos a megaproyectos asentados sobre la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes y otras áreas naturales protegidas del estado, hasta el desarrollo de un plan de manejo de dichas reservas y las regulaciones de uso de suelo correspondientes. Las cuales el mismo abanderado de Seduma ha reconocido no se encuentran terminadas. 
5. El análisis del actual Plan Estatal de Desarrollo del Estado de Yucatán, así como el Plan de Ordenamiento Ecológico Estatal, de parte de un grupo de especialistas de diferentes áreas y de diferentes universidades estatales y nacionales, que puedan dar testimonio de los posibles efectos a la larga de los asentamientos industriales en la calidad de vida de los pobladores de Yucatán y de los ecosistemas que los albergan.

Invitamos a toda la ciudadanía, sin discriminación de ningún tipo, de todas las ideologías, preferencias y orígenes, a sumarse hoy a esta causa. Toda persona que habite y amé Yucatán, a su pueblo y a sus maravillas, desde cualquier lugar del mundo que se encuentre, ¡Súmense! HOY la responsabilidad es de todos, el día de mañana lo serán las consecuencias. Como diría el pacifista sudafricano, Desmond Tutu, «Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor».

Igualmente queremos recordarles que este es un movimiento encabezado por ciudadanos, profesionales y artistas, así que los invitamos a unirse junto con toda su creatividad el día de la marcha. Esperamos una manifestación alegre y pacífica que refleje la belleza y espíritu de lucha del pueblo yucateco.

“El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma”. Bertolt Brecht

Firma: Comité organizador de la marcha a favor de los cenotes de Homún conformado por ciudadanos y artistas preocupados y comprometidos.

28 Febrero 2018

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More