México. Empresas de asesores de AMLO compiten para construir el Tren Maya

Publicidad

Las constructoras de dos integrantes del Consejo Asesor Empresarial del presidente Andrés Manuel López Obrador participan en la licitación para construir en Campeche el Tramo 2 del Tren Maya, proyecto insignia del gobierno federal.

Se trata de las empresas Promotora y Desarrolladora Mexicana S.A. de C.V. (Prodemex) y Prodemex Construcciones S.A. de C.V., ambas propiedad de Olegario Vázquez Aldir, y La Peninsular Compañía Constructora S.A. de C.V., de Carlos Hank González.

Dichas compañías forman parte de dos de los 15 consorcios que presentaron propuestas técnicas y económicas para la construcción de los 235 kilómetros de vías férreas del tramo Escárcega-Calkiní del Tren Maya, de acuerdo con un reporte difundido ayer por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), autoridad encargada de la megaobra.

Prodemex y La Peninsular también fueron contratistas del Aeropuerto de Texcoco, cuya construcción fue cancelada por la actual administración mediante una consulta ciudadana.

Vázquez Aldir, presidente de Grupo Ángeles, y Hank González, de Grupo Hermes, forman parte del Consejo Asesor Empresarial junto con otros seis empresarios: Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas; Bernardo Gómez, vicepresidente ejecutivo de Grupo Televisa; Daniel Chávez, presidente de Grupo Vidanta; Sergio Gutiérrez, copresidente de DeAcero; Miguel Alemán Magnani, propietario de Interjet, y Miguel Rincón, dueño de BioPappel y compadre de López Obrador.

El Consejo Asesor Empresarial es coordinado por Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, y fue creado por López Obrador a inicios de su sexenio para recoger los puntos de vista y recomendaciones de sus integrantes en materia de inversión.

La unión de empresas

Para la licitación del Tramo 2 del Tren Maya, las compañías de Vázquez Aldir –Prodemex y Prodemex Construcciones- conformaron un consorcio con Sociedad Anónima de Obras y Servicios COPASA, de España; Caltia Concesiones S.A. de C.V. y Regiomontana de Construcción y Servicios S.A.P.I. de C.V.

La oferta de este consorcio asciende a 18 mil 157 millones 163 mil 370 pesos y es la tercera más económica, de acuerdo con Fonatur.

Por su parte, La Peninsular Compañía Constructora, de Hank González, formó un consorcio con la brasileña Camargo Correa Infra Construcciones S.A. y con Construcciones y Dragados del Sureste S.A. de C.V.

La proposición de este consorcio ascendió a 20 mil 403 millones 619 mil 552 pesos y se ubica entre las cinco ofertas más elevadas.

 

En febrero, La Peninsular también obtuvo uno de los contratos para rehabilitar las vías del Tren Transístmico, otro de los megaproyectos prioritarios de la administración de López Obrador.

Fonatur indicó que el fallo de la licitación para la construcción del Tramo 2 del Tren Maya se dará a conocer el 30 de abril y que los trabajos iniciarán el 12 de mayo.

Con esta obra, el gobierno busca generar alrededor de 81 mil empleos este año a fin de mitigar los impactos económicos negativos de la pandemia de COVID-19.

Compañía china que reclamó a México 600 mdd también busca construir tren

La constructora China Railway Construction Corporation Limited, que en 2015 amagó con iniciar un procedimiento de arbitraje en contra del gobierno mexicano por la súbita cancelación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, participa ahora en la licitación del Tramo 2 del Tren Maya.

La empresa estatal del país asiático formó un consorcio con Constructora y Edificadora GIA+A S.A. de C.V. y China Railway Construction Mexico S.A. de C.V., que presentó una oferta de 18 mil 531 millones 929 mil 396 pesos, la cuarta más económica.

Estas tres empresas, junto con otras compañías mexicanas y chinas, formaron en 2014 el consorcio que ganó la licitación para construir el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, proyecto valuado en alrededor de 59 mil millones de pesos.

Además de GIA+A, vinculada a Hipólito Gerard, cuñado del expresidente Carlos Salinas, otras empresas nacionales que integraron el grupo fueron Constructora Teya S.A. de C.V., filial de Grupo Higa, y Promotora y Desarrolladora Mexicana S.A. de C.V. (Prodemex), de Vázquez Aldir. China Railway Construction Corporation Limited encabezaba el consorcio.

El contrato fue adjudicado en el 3 de noviembre de 2014 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entonces conducida por el recién fallecido Gerardo Ruiz Esparza.

Tres días después, el procedimiento de contratación fue cancelado unilateralmente, previo a la publicación de un reportaje de Aristegui Noticias que reveló que el entonces presidente Enrique Peña Nieto y su familia vivían en una casa de Las Lomas propiedad de Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Constructora Teya, integrante del consorcio ganador.

Ruiz Esparza dijo entonces que se repondría el procedimiento de adjudicación para disipar sospechas de favoritismo en la contratación. Sin embargo, en enero de 2015, la Secretaría de Hacienda anunció la cancelación indefinida del tren México-Querétaro.

El portal Aristegui Noticias dio a conocer que China Railway Construction Corporation Limited presentó ese mismo año un aviso de intención de iniciar un arbitraje de inversión en contra del gobierno mexicano, en el que reclamaba una indemnización de 600 millones de dólares.

En febrero de 2018, Ruiz Esparza afirmó que el procedimiento de arbitraje no se llevó a cabo y aseguró que el consorcio afectado aceptó “sin reservas” un finiquito de 23 millones de pesos por concepto de gastos no recuperables.

.

Empresas de asesores de AMLO compiten para construir el Tren Maya

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More