México. El oportunismo en materia de organización

Publicidad

La explotación, la opresión, el saqueo, las injusticias y las pésimas condiciones de vida para el pueblo trabajador que reproduce el capitalismo han generado que el descontento social se manifieste y que surjan diferentes procesos organizativos que luchan, por cuestiones económicas inmediatas o, bien, que se plantean la lucha política.

Las manifestaciones del oportunismo en el movimiento social por años han sido claras, es evidente que tienen presencia en muchos espacios, donde siempre intentan supeditar los intereses históricos del proletariado a sus intereses inmediatos y personales.

El oportunismo, al no tener el control total de cierto proceso organizativo, desorganiza el trabajo práctico y en los diferentes espacios donde las organizaciones oportunistas se encuentran siempre buscan venganza contra aquellas organizaciones socialistas o comunistas que sólo han recurrido a medios honrados y leales para fortalecer y crear procesos organizativos. Los oportunistas, al tener no tener la capacidad para convencer al pueblo de sus posturas, recurren a la desorganización y al entorpecimiento de todo el trabajo político. Esto termina por romper procesos organizativos independientes y populares, es decir, fomenta la destrucción organizativa.

El ala oportunista del movimiento popular siempre va a tratar de conservar a toda costa sus puestos políticos, es decir, termina por subordinar los intereses de la lucha proletaria y popular a los intereses de su carrera política. Ese oportunismo centra todas sus fuerzas en mantener sus puestos y privilegios políticos, a costa de desentenderse del trabajo de base, cooptando de la forma que sea a gente para engrosar las filas de su organización, sin elevar el nivel de conciencia de clase del pueblo y además de dejar a un lado la lucha por los intereses históricos del proletariado.

Los oportunistas suelen ver como un peligro aquellos procesos organizativos populares en los que no logran imponer sus intereses, sus formas de organización o sus dirigentes. Cuando el oportunismo tiene gran fuerza social, se deslinda de las organizaciones socialistas y comunistas e incluso se presentan como el interlocutor “más válido” para negociar con el gobierno, lo que facilita que el Estado desarticule con mayor eficacia a las organizaciones comunistas y socialistas y, además, la mayoría de las veces, fortalece al oportunismo como opción política.

El oportunismo, en su afán de hacer a un lado a la posición más consecuente y revolucionaria, empieza a generar un ambiente de desconfianza, incluso recurre a la mentira y a la calumnia para que el pueblo no trabaje y no se organice con ciertas personas. La intención del oportunismo es aislar a las organizaciones socialistas, sin importarle terminar haciendo eco de los argumentos policíacos del Estado y poniendo en peligro la integridad física y psicológica de los militantes de otras organizaciones.

Al oportunismo no le interesa elevar el nivel de conciencia de clase, porque sabe que un pueblo consciente tiene la capacidad de ver un horizonte político más amplio, que no se impresiona con un solo discurso y que, además, puede distinguir a la posición que realmente vela por los intereses inmediatos e históricos del proletariado de la meramente oportunista que se pavonea porque utiliza frases revolucionarias pero que trabaja con la mentira, la incongruencia y la falta de compromiso con las diferentes tareas del trabajo político.

Los oportunistas siempre tratarán de justificar y defender lo más atrasado en cuestión de organización y táctica, esto porque en materia de organización se caracterizan por el seguidismo, al ser incapaces de generar procesos organizativos, se ven en la necesidad de montarse en otros movimientos o coyunturas, eso sí, para supeditar la lucha del pueblo a sus necesidades e intereses políticos y hasta personales. Es decir, intentan fortalecerse y crecer, pero sin coadyuvar a elevar el nivel de consciencia y a la emancipación de los trabajadores. En la cuestión táctica, el oportunismo casi siempre suele decir “que no hay condiciones” para realizar ciertas acciones políticas, pero cuando el movimiento las impulsa y se ve rebasado, las llegan a impulsar.

También hay un tipo oportunismo que, en materia de organización, le apuesta al espíritu de círculo, es decir, son los pequeños grupos dispersos que sienten desprecio por la división del trabajo bajo la dirección de un organismo central, los mismos que rechazan el centralismo democrático por ser “burocrático”, los que se oponen a la subordinación de minoría a la mayoría y los que le temen a la disciplina consciente por el trabajo en común. Ese miedo y esa aversión a la importancia organizativa se deben a que su pensamiento refleja sus condiciones de vida pequeñoburguesa.

Como vemos el oportunismo no educa ni política ni ideológicamente al pueblo trabajador, por tanto, termina siendo un obstáculo para la lucha histórica del proletariado. Pero volvemos a decir, el oportunismo no es el enemigo principal, ya que no es lo mismo que la burguesía, aunque puede llegar a ser un aliado de esa clase y del Estado. Por ello es necesario acotar al oportunismo en materia organizativa.

Hay que acotar y derrotar al oportunismo elevando permanentemente el nivel de conciencia de clase proletaria. Los socialistas tenemos que ser ejemplares y congruentes en la lucha por la emancipación popular, tenemos que denunciar las mentiras del oportunismo y nunca supeditar la lucha política a la lucha económica, de otra forma seremos incapaces de llevar hacia adelante esta lucha, una lucha que debe ser sin cuartel, férrea, con dignidad, hasta vencer a la burguesía y su Estado, hasta alcanzar el socialismo y la emancipación de todo el pueblo.

 

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección DEBATE del No. 19 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), en circulación desde el 25 de julio de 2016.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More