México: Convulsa realidad

Publicidad

Los maestros marchan, resisten, se levantan, en algunos estados la sociedad se solidariza, en otros son criminalizados con ayuda de los medios de comunicación, la homofobia avanza, se encubre en leyes y dispara balas de odio, la sociedad mira a otro lado, en Yucatán UBER es legislado, legislado con maña, un sector de la sociedad reclama, la clase media se indigna, maldice al gobierno, algo esta al revés en toda esta inconformidad, se defiende a ellos y se nos atacan a nosotros.

El derecho a elegir transporte es una verdad, pero una verdad del capitalismo, ¿cuándo nos volvimos defensores de los intereses privados?, lo que se está defendiendo es el derecho al consumo, máxima del capitalismo, las leyes regulan el mercado, al menos en papel, favorecen a un grupo, es verdad, pero acá no es el pueblo quien gana, no hay mejora, son opciones de una misma farsa, el servicio de taxi no es transporte público, es un servicio privado al que puede acceder quien tienen una cierta cantidad de recursos, los de abajo simplemente no, no hay opción para ellos, la clase media alza la voz, reclamos pro-burgueses, al lujo se le dice derecho, la ley se olvida como la lógica del sistema, mientras se consuma, el sistema persiste, si es rojo o azul, amarrillo o verde, es igual, el discurso de la democracia encubre la perversidad mientras el pueblo trabajador sigue generando los valores y las riquezas, se agudizan las contracciones.

México se convulsiona, el rechazo se agudiza, el régimen enfrenta la voz del magisterio, su fuerza y persistencia, el magisterio es uno de los sectores sociales más sobresaliente del último siglo, desde que se conformaron las escuelas normales para preparar a los futuros profesores, mujeres y hombres, ocuparon un lugar primordial en la sociedad, formadores de valores, formadores de ciudadanos, críticos, comprometidos, aguerridos en muchos estados, la Revolución de 1910 es testigo de sus capacidades, ellos y ellas, maestras y maestros, reconfiguraron al país, transformaron los esquemas porfiristas en avances progresistas. En Yucatán fue el magisterio el actor central de la Revolución, escribieron leyes, ocuparon cargos, pero sobre todo, día a día, pisada a pisada, recorriendo el estado transformándolo, haciendo que el artículo tercero de la Constitución sea una realidad, educación laica y gratuita, hoy se amenaza con finalizar esas garantías, la deformación de la educación radica en que el poder nunca escucha, jamás consulta y mucho menos no reconoce que quienes saben de educación son los maestros, no los burócratas, no los funcionarios corruptos que retrasan pagos y juegan con la dignidad humana, cuando el artículo tercero de la Constitución de 1917 fue redactado, la voz del magisterio se plasmó, la voz popular escribió esas líneas, pero ahora que se pretenden derogar esos derechos, la voz del magisterio es aplastada con tanquetas, gas lacrimógeno y macanas, se pretende callar una voz inagotable, mientras exista un maestro consciente existirá la rebeldía y se propagara en las futuras generaciones.

La sotana agita el rosario, la cruz tiene punta, los flagelos descarnan lo humano, se habla de la familia, de la única dicen los moralistas, se pondera una forma de organización nuclear traída durante la conquista, un trauma que aún no se supera, colonialismo permanente, “la colonia continuó viviendo en la república” dijera Martí. Se criminaliza la diversidad, el discurso del otro toma su verdadera forma, la del odio y el desprecio, caretas de la cuaresma permanente, no pienses en cambiar las cosas ya que el pecado habita al deseo, no se ha entendido que es el carnaval lo que siempre ha sido real, no son tres días de licencia, la vigilia moral es tan falsa, somos diversos, siempre lo hemos sido, no hay esquema que perdure eternamente, los cambios favorecen el concierto social, es tiempo de reconocer que todos tenemos derechos, pero ante todo, es tiempo de que esos derechos sean plenamente ejercidos, nos hace falta mucha educación que se enfoque en valorar al ser humano como tal, no como esquema o molde, la humanidad es libertad y así debe enseñarse.

Convulsa realidad, nos dividen, nos enfrentamos, creamos categorías para nombrarnos, somos lo mismo: seres humanos, las fobias, los nacionalismos y los fundamentalismos atentan contra el simple hecho de que somos iguales. Cada uno pone el acento y el color en la vida, pero lo cierto es que no somos ni podernos pretender ser ajenos a los reclamos sociales, tiempos de cambio, nuevas realidades, asistimos al renacer de lo humano.  

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More