México: Contra la violencia hacia las mujeres en Yucatán ¡falta tanto!

Publicidad

Comunicado de Equipo Indignación

  •     * La SCJN se pronuncia en caso de feminicidio en Yucatán y establece obligación de juzgar con criterios y perspectiva de género
  •     * Amparo obliga a fiscalía a continuar investigación en caso de violencia sexual
  •     * Una mujer anónima nombra este 25N: La mujer de Telchac | El gobierno de Yucatán incumple obligaciones en materia de género | Fiscalía y PGR, obligados a explicar sus actuaciones en caso Yucatercos

En vísperas del día internacional contra la violencia hacia las mujeres la exigencia de dos mujeres por la justicia gana sendas batallas y a la vez exhibe las deficiencias de jueces en Yucatán e incluso de magistrados federales que juzgan sin incorporar criterios de género en sus sentencias, así como de la fiscalía que no investiga y obstaculiza la justicia para las mujeres.

El día de ayer en sesión de la Primera Sala, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció acerca del feminicidio, cometido en 2008 en contra de una mujer embarazada, perpetrado por Augusto Evia Osalde, quien fuera novio de la víctima, y otra persona cuando no estaba tipificado como tal ese crimen en Yucatán. A pesar de eso, jueces y magistrados  estaban ya obligados a incorporar criterios de género en sus sentencias, lo cual omitieron, favoreciendo a los agresores e invisibilizando las características de la violencia de género que concurren en este crimen.

Efectivamente, en ese caso, el Tribunal Superior de Justicia del estado al emitir su fallo relativo a la apelación determinó minimizar la pena impuesta por el Juez de la causa al agresor, quitando la catalogación de homicidio calificado al delito imputado a Evia Osalde. Frente a eso Indignación, junto con la madre de la víctima, recurrimos mediante juicio de amparo ante la Justicia Federal, logrando que un Tribunal Colegiado determinara que esa sentencia violaba la obligación de juzgar este tipo de agresiones con perspectiva de género. A pesar de ello , la Sala Penal nuevamente emitió una sentencia en términos idénticos. No obstante el Tribunal Colegiado dio por cumplida la sentencia, con lo cual la familia de Karime del Rosario Canto Piste decidió recurrir mediante recurso de reclamación a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En ese recurso expresamos que la sentencia del Tribunal no tomó en cuenta que el crimen se generó precisamente por su condición de embarazo y que lo cometió una persona con quien ella tuvo una relación sentimental, situaciones ambas que los juzgadores están obligados a valorar con perspectiva de género.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación acaba de resolver a favor de la víctima y, aunque no se conoce aún el detalle de la sentencia hasta que se publique el engrose correspondiente, sin duda sentará un precedente obligando a jueces y magistrados a incorporar criterios de género en sus sentencias y establece sanciones para los perpetradores de este crimen considerando las agravantes del caso y la perspectiva de género. La resolución evidencia que tanto el Tribunal Superior de Justicia del estado como el Tribunal Colegiado no aplican adecuadamente la perspectiva de género y sin duda les obligará a establecer adecuadas medidas no sólo de sanción sino de reparación integral del daño.

Esta sentencia se da en un contexto de creciente violencia feminicida en Yucatán, hecho que parece exhibir no sólo la falta de adecuadas medidas de prevención para evitar la persistencia de estos casos, sino también la falta de criterios claros por parte de los tribunales que sancionen y reparen adecuadamente este tipo de agresiones por cuestiones de género.

El otro caso, que muestra las omisiones de la fiscalía, el de una mujer maya que vivió violencia sexual durante años, que además fue revictimizada por familiares al denunciarlo y que cuya denuncia fue desestimada por la fiscalía de Yucatán, que cerró la carpeta de investigación. Ella, acompañada por Indignación, recientemente ganó un amparo que obliga a la fiscalía a reabrir el expediente y continuar con la investigación.

En vísperas del 25 de noviembre recibimos noticias favorables, sí, pero que exhiben que todavía falta mucho para que la justicia se aplica con criterios de género. Todavía se requieren amparos, recursos y diversas batallas para obligar a la fiscalía a investigar y a los jueces y magistrados e juzgar con criterios de género.

Una mujer anónima nombra también este 25 de noviembre: la mujer de Telchac, asesinada en condiciones que continúan sin esclarecerse. Ni siquiera sabemos todavía quién es ni qué acciones ha emprendido la fiscalía para identificarla y para saber qué pasó. Cada día que pasa aumenta la consternación ante la inacción, la tibieza o la impericia de la fiscalía de Yucatán. ¿Quién es la mujer cuyo cuerpo se encontró en el mar de Telchac? ¿Qué le pasó? ¿Quién se lo hizo? ¿Fue arrojada de una lancha, de un yate? Nada sabemos y eso es también motivo de preocupación. ¿Apela la fiscalía al olvido? Son demasiadas las preguntas que el caso genera. Demasiada la consternación ante las omisiones.

El gobierno estatal y federal todavía tienen qué explicar cómo la denuncia contra Yucatercos, una red que extorsiona a mujeres de la península de Yucatán en acciones que, a juicio de Indignación, constituyen incluso el delito de trata de personas, denunciado ante la PGR, terminó en la fiscalía de Yucatán con una tan mala integración que ya permitió la libertad de uno de los detenidos.

La tardía y deficiente tipificación del feminicidio va configurando apenas los primeros casos. Qué bueno. Se celebra. Permitirán sancionar el delito como tal y enfrentar esa realidad y realizar,  así lo exigimos, acciones de prevención. Pero cuánto tiempo perdido por la negligencia de autoridades, legisladores, fiscalía, jueces.

El gobierno de Yucatán incumple incluso la mínima obligación de emitir el Programa Especial para Prevenir, Atender y Erradicar la violencia contra las mujeres en el estado de Yucatán y también con la obligación de contar con un registro y estadísticas acerca de la violencia de género en el estado de Yucatán.

Falta mucho. Y cada omisión amenaza la vida, la verdad, la justicia.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More