México: Clausura de generación en Ayotzinapa. Sangre, resistencia y esperanza

El comité Pro clausura de cursos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa anunció que apadrinarán la generación de egresados normalistas 2011-2015 destacados intelectuales que aceptaron acudir a la institución el próximo 18 de julio. Los que ya aceptaron la invitación son Elena Poniatowska, Luis Villoro, Luis Hernández, Denise Dresser, Alejandro Bichir, Martha Lamas, Rafael Barajas El Fisgón, Gabriel Retes y Armando Bartra. Falta por confirmar su asistencia la periodista Carmen Aristegui y el ex presidente de Uruguay, José Mujica; puntualizaron que el gobernador Rogelio Ortega no será invitado. La generación: Sangre, Resistencia y Esperanza de la normal rural de Ayotzinapa 2011-2015, se graduará el próximo 18 de julio, en las instalaciones del plantel, ubicado en el municipio de Tixtla, a 14 kilómetros de Chilpancingo, Guerrero.

¡Qué buena inteligencia de los estudiantes y padres de familia! ¡Qué buen ejemplo de conciencia y valentía de los padrinos que se han distinguido ante cientos de intelectuales, periodistas y profesionistas que han preferido guardar silencio, arrastrarse como reptiles, para no perder el subsidio condenando el secuestro y desaparición de los 43 estudiantes normalistas! La presencia de Aristegui y de Mujica sería importante, pero también que estuvieran los dirigentes de la CNTE, Lorenzo Meyer, Giménez Cacho, Alberto Híjar. ¿Se atreverán medios de información como Televisa, TV Azteca, Milenio -que tanto han mal informado o tergiversado las luchas de los padres de los 43 estudiantes, a las normales rurales y las batallas de la CNTE- a asistir buscando hacer lo mismo? Recuerdo que en muchos lugares se les ha impedido el acceso a esas

Las escuelas normales rurales, creadas como escuelas campesinas por la Revolución en los años 20 y 30, están a punto de cumplir un siglo de haberse convertido en realidad y esperanza de los trabajadores más pobres y miserables de México. A partir de las luchas estudiantiles, magisteriales y obreras de los años cincuenta, en especial de 1968, los gobiernos de Ruiz Cortines, López Mateos y Díaz Ordaz decidieron cerrarlas acusándolas de “guaridas de comunistas y guerrilleros”. Nunca fueron tales guaridas, pero sí escuelas donde se analizaban los problemas económicos y políticos del país, la situación real de la educación en México, se sufría la falta de presupuesto en esos internados rurales y la necesidad de que los maestros egresen de esas escuelas con conciencia de servicio. Los maestros rurales han demostrado ser los maestros más entregados al servicio docente en las comunidades campesinas.

Y eso precisamente es lo que ha disgustado a todos los gobiernos que quisieran tener a maestros que sólo sepan obedecer sus órdenes, que sólo sean “correas de transmisión” de la ideología de la clase dominante. Por eso en 1943crearon un poderoso sindicato (el SNTE) al servicio del poder político y económico. Desde entonces todos sus altos líderes (llámense Robles Martínez, Sánchez Vite, Jongitud Barrios, Esther Gordillo o Charro Díaz, comenzaron a recibir –además de sus dirigencias sindicales y millonarias cuotas- presidencias municipales, diputaciones, senadurías, gubernaturas, además de inmensas cantidades de dinero para aplacar a los maestros y tenerlos bien controlados. Pero aunque nos duela reconocerlo: los maestros de 20 estados viven aplacados, controlados, sin voz y con mucho miedo para manifestar su inconformidad. Es la gran mayoría silenciosa donde se apoya el mal gobierno.

Pero los estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, como antes los del Mexe, Hidalgo y los de Tiripetío, Michoacán, nos han enseñado dignidad. ¿Puede olvidarse aquella resistencia de los estudiantes del POLI (creado en 1937 por el presidente Cárdenas para estudiantes campesinos del país) en 1956 cuando el ejército entró al internado del Casco de Santo Tomás para desalojarlos por órdenes del presidente Ruiz Cortines? Por ello me causa mucha alegría que la generación de normalistas de Ayotzinapa haya escogido muy bien a sus padrinos y que éstos de manera valiente acudan a la normal. Será sin duda una magnífica experiencia que demuestre a gobierno y empresarios donde está la razón de los intelectuales honrados que sí piensan. Confío en que esta batalla nadie podrá pararla; al contrario muchos más se unirán a ella hasta que se haga la justicia correspondiente. Por primera vez me caen bien los intelectuales.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS