México: Asesinato de periodistas supera récord durante el sexenio 2012-2018

Por Eurístides De la Cruz

El sexenio presidencial 2012-2018 representado por Enrique Peña Nieto concluyó con 49 periodistas asesinados, superando al violento sexenio gubernamental 2006-2012. Este contexto es el que enfrenta el periodismo libre en México.

Durante el último sexenio 2012-2018, la violencia hacia el periodismo libre no solamente continuó mediante intimidaciones, amenazas y desapariciones sino que incluso los asesinatos se intensificaron hacia el gremio periodístico. El sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto concluyó con 49 periodistas asesinados, superando al violento sexenio gubernamental 2006-2012 representado por Felipe Calderón, iniciador de la cruenta y fallida guerra contra el narcotráfico que ha inmerso al país en una profunda crisis social.

Desde hace años en el país la comunicación libre ha sido hostigada, pero hay quienes no callan y denuncian actos de corrupción o turbias relaciones entre criminales y funcionarios públicos, verdades incómodas para quienes conservan su poder mediante el fraude, la ignominia y la traición. Lo que sucede en México es que la corrupción y la impunidad han desbordado toda garantía de seguridad para contar la verdad de lo que sucede día a día, por esto el trabajo periodístico o se somete a una autocensura para no correr riesgos o los afronta realizando su compromiso de informar, pese al ojo amenazante de servidores públicos y delincuentes.

La documentación de agresiones y asesinatos a comunicadores que realizan organizaciones como Artículo 19 no concluyen y evidencian que el país está hundido en un contexto de guerra no sólo entre cuerpos de seguridad y grupos delictivos, sino que la letalidad del conflicto también alcanza de manera fatal al trabajo periodístico. A nivel internacional el territorio nacional destacó en el año 2017 como el país más mortífero para la prensa, superando a países que se encuentran bajo cruentas guerras como es el caso de Irak y Siria, el panorama de 2018 sigue siendo desolador.

El inicio del sexenio 2018-2024 encabezado por Andrés López Obrador ha iniciado la cuenta de periodistas que mueren con violencia por su labor informativa, pues la mañana del 1 de diciembre fue asesinado Alejandro Márquez Jiménez en Nayarit, periodista del semanario Orión Informativo. Después en Ecatepec el día 4 de diciembre fue asesinado Diego García Corona, reportero del Semanario Morelos.

Ninguna transición gubernamental garantiza de facto que cambiará este contexto de violencia, impunidad y censura a la información libre, es indispensable que comunicadores y comunicadoras de todo México extremen protocolos de seguridad, porque cuando se tiene en alta estima el valor de informar con libertad, callarse no es una opción.

Ante la violencia y la censura ¡Organización!

¡Vivan los Medios Libres!

COLABORA CON KAOS