México. APT: Amnistía para Todxs

Que las prisiones queden abolidas.

Publicidad

Ayer, 23 de abril de 2020, entró en vigor la Ley General de Amnistía en México; posterior aprobación y ratificación en los plenos del Congreso, previo decreto del Ejecutivo mexicano en el Diario Oficial de la Federación.

“Se decreta amnistía en favor de las personas en contra de quienes se haya ejercitado acción penal, hayan sido procesadas o se les haya dictado sentencia firme, ante los tribunales del orden federal, siempre que no sean reincidentes respecto del delito por el que están indiciadas o sentenciadas, por los delitos cometidos antes de la fecha de entrada en vigor de la presente Ley»

Tal amnistía, bajo el principio de cosa juzgada, aplicará para los delitos de: aborto (sí, en México es un delito), homicidio por razón de parentesco, robo simple y/o sin violencia, donde la sentenciada sea perteneciente a pueblos indígenas, así como de rebelión, es decir, que hayan incitado a la comisión de un delito cualquier otro.

Las Leyes de Amnistía y del Indulto son figuras jurídicas que forman parte de la tradición política mexicana y del sistema jurídico y constitucional de México. Empero, la tradición, y luego el sistema, obedecen casi como axioma a órdenes y normativas políticas. La Ley de Amnistía de 1994 en el contexto del levantamiento mediático popular del EZLN y la respuesta violenta y criminal del ejército mexicano dan cuenta de eso.

Este no es el caso, pues se trata de una contingencia médico-humanitaria; los albores de una posible crisis público-sanitaria.

¿no es tal descripción perfectamente aplicable al actual estadio histórico de la organización político-económica global a la luz de la hecatombe medioambiental antropogénica?

La pregunta es retórica, la respuesta urgente

Habríamos que replantearnos nuestra definición de coyuntura, y, por ende, de amnistía.

Proponemos, adelantándonos al consenso atrasado, una Amnistía para Todxs

Para todxs lxs presxs políticxs, de clase, etnia, género, feno, y conciencia por luchar, resistir y construir; lxs activistas; lxs inculpadxs indígenas sin traductor; lxs que tomaron comida para comer; las madres y mujeres que equilibraron la balanza; lxs que recuperaron solo un poco de lo mucho les ha sido robado; lxs castigadxs ejemplares; lxs chivxs expiatorixs; lxs que lanzaron una piedra tras recibir balazos; lxs que entraron a su casa arrebatada; lxs que defendieron lo suyo, y lo ajeno; lxs que violaron una ley ilegítima e injusta; lxs sentenciadxs, y no; lxs libres, lxs culpables e inocentes.

Que las prisiones queden abolidas.

Que las prisiones («CEntros de REadaptación SOScial»: eufemismo mexicano) se vacíen y sus muros sean libre lienzo para crear, construir, hacer y reproducir arte y vida; solo después, empero, de que  se conviertan en hogar <de servicio a la comunidad> para aquellxs que escribieron, sentenciaron y refundieron: lxs criminales intocables de mero arriba: políticxs, cleptócratas, banquerxs, minerxs, saqueadorxs, CEOs, genocidas, usurpadorxs, traidorxs y violadores.

Hasta entonces, sólo exigimos el cabal cumplimiento al debido proceso conforme a la vigente progresiva normativa en Derechos Humanos de todxs aquellxs imputadxs, acusadxs, juzgadxs y sentenciadxs (A/RES/70/175-S)

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More