México. 68 propuestas de la burguesía para robar

Publicidad

En medio del debate por reiniciar actividades económicas por el desarrollo de la pandemia de COVID-19, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y 12 organizaciones de burgueses más dieron a conocer a mediados de mayo de 2020 un documento titulado Recomendaciones para el acuerdo Nacional. 68 ideas para México.

Para ocultar sus intereses de clase y para revestir su propuesta de un supuesto interés por todos los mexicanos, los empresarios dicen haber hecho muchas consultas, convocaron a 263 especialistas y realizaron 24 horas de foros en los cuales dicen, participaron más de 135mil personas. Claro todo por internet, así que lástima por quienes no tiene acceso a éste y ni siquiera fueron invitados a dar sus opiniones.

Estos burgueses (que sólo escuchan la voz de sus intereses económicos) presentaron 10 puntos en los cuales dicen hay un acuerdo, presentamos un resumen: “1. Cuidar la salud de todos los mexicanos. 2. Proteger el empleo y las fuentes de ingreso. 3. Reactivar la economía lo más pronto posible… 4. Minimizar los costos para reactivar una economía global. 5. Estimular el crecimiento de la economía… 6. Es necesario reactivar el presupuesto público. 7. Convocar a la cooperación internacional. 8. Enfocarnos en la diversificación comercial…9. Varias de las acciones implican una mayor deuda pública. 10. Enfatizar la visión a largo plazo…”

Como nadie llega a ser un gran millonario siendo tonto estos señores comienzan su lista enunciando su preocupación por la salud de todos los mexicanos, pero callan deliberadamente que si hoy la mayoría de los mexicanos no tenemos acceso a la salud pública con una atención digna en lugares adecuados y con acceso a los medicamentos es porque ellos se han beneficiado de la política de privatización del sector salud y de la industria farmacéutica nacional que alguna vez se tuvo.

Omiten que deben más de 50 mil millones de pesos al erario público y que mucho de ese dinero podría ser destinado a mejorar la infraestructura hospitalaria o crearla.

Omiten explicar que por sus intereses se destruyó el modelo de seguridad social que contemplaba la prevención, atención y esparcimiento de los trabajadores gracias a la aportación de trabajadores, Estado y empresas.

Además de no pagar, de evadir impuestos, de cometer delitos que deberían ser investigados y sancionados por las actuales autoridades, omiten explicar cómo las empresas que fabrican insumos para los hospitales han incrementado sus ganancias gracias a la enfermedad.

Después de preocuparse por nuestra salud, los empresarios quieren proteger el empleo y “las fuentes de ingreso…” esa es la forma amable de expresar que quieren proteger sus empresas y la garantizar la mano de obra necesaria para ser explotada y arrancarle así la plusvalía que tanto anhelan, convertir en capital.

¿Quiénes mandaron de vacaciones a sus empleados para no pagarles sus sueldos durante la emergencia sanitaria? Los empresarios ¿Quiénes han encerrado e incluso ocultado a los trabajadores en las empresas maquiladoras o de servicios para evitar posibles sanciones del gobierno? Los empresarios ¿Quiénes han llamado a desobedecer al gobierno para seguir trabajando? Los empresarios ¿Quiénes presionan para que se declare que la minería, una actividad que sólo aporta al Producto Interno Bruto (PIB) el 3%, es actividad esencial? Los empresarios…

¿Quiénes se benefician de la explotación del trabajador, de su vida “productiva” y de su muerte en las líneas de producción? Los empresarios…

¡Cuánta preocupación de los Slim, los Larrea, los Salinas Pliego, las Aramburuzabala, por los trabajadores!

Por eso las tiendas Elektra, las Coppel siguen abiertas, por eso los mineros en Guerrero se niegan a trabajar en minas donde se dan brotes de CODIV-19, por eso Slim cerca pueblos enteros en Zacatecas para que su mina de oro trabaje sin interrupciones.

Por la angustia de los empresarios de cuidar los empleos han muerto en Baja California y Chihuahua hasta el 22 de mayo más de 600 obreros en las zonas maquiladoras de la frontera…

Esa angustia producto de cuidar el empleo y la salud “de todos los mexicanos” es la que los lleva a plantear como acuerdo que no importa que el pueblo se endeude con el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM) los usureros mundiales; que hay que aprovechar la pelea comercial entre China y los Estados Unidos para ganarle el mandado a los chinos y producir lo que los EU ya no les va a comprar, “negocios son negocios” aun en la pandemia, en fin…tantas preocupaciones de los burgueses por el pueblo da miedo ¡imagínese que no se preocuparan de nadie!

Pero el documento sigue…y cómo si a nadie del pueblo que debe sobrevivir con lo que tiene y con lo que puede lo hubiera ya pensado, nos pretenden enseñar que hay que pensar en “Acciones inmediatas para enfrentar la crisis…Acciones para reabrir la economía… y Acciones de mediano y largo plazo para detonar el crecimiento incluyente y el desarrollo social.”

Estos tres rubros contabilizan 68 medidas que algunos pueden creer son en beneficio de todos, pues hablan de garantizar alimentación y servicios de salud a toda la población, ayuda a grupos vulnerables etc…; pero arriba ya vimos cómo se manifiesta la preocupación de la burguesía por el proletariado y la pequeña burguesía.

Los burgueses concluyen que esta pandemia nos dejará unión y que si se aplican sus “grandiosas” 68 ideas a nivel público y privado “se apoyará al 100% de los mexicanos”.

¿Tuvo que existir una pandemia para que a los empresarios les naciera el interés por ayudar al 100% de los mexicanos?

¿Antes no lo hacían? Porque notamos claramente su desinterés por todos aquellos que no pertenecen a su clase o no defienden sus intereses económicos y políticos.

Los empresarios andan enfadados con el actual gobierno porque les dijo que no a sus 68 ideas; aunque ya lograron que la construcción, la minería y la fabricación de equipos de transporte sean declaradas actividades esenciales y que continúen sus, ahora con la venia de ejecutivo, ya que las seguían realizando sin su consentimiento.

La burguesía aprende rápido, sabe que presentarse unida y enarbolando intereses de las clases que oprime y explota le da más fuerza todavía para ganar legitimidad política; sabe porque se los enseñó Venustiano Carranza hace más de cien años, que se puede organizar al proletariado y al pequeño propietario bajo sus banderas y lanzarlo contra sí mismo o contra las fuerzas que se le opongan a la burguesía como clase.

La burguesía sabe que si no obtiene la aplicación de las 68 ideas para explotar a todos los mexicanos al 100%, hace la suficiente presión para que el presente gobierno no vaya más allá de los límites permitidos por la burguesía y el sistema capitalista.

La burguesía sabe que fuera de la condena moral no debe preocuparse por la investigación y sanción de sus delitos contra el pueblo trabajador, pues su Estado y sus representantes (por más que digan que ahora el poder político está separado del poder económico) en la realidad, en los hechos cotidianos nos demuestran que es imposible separar el poder que se construye gracias a la propiedad de los grandes medios de producción y el poder político que representa a esos propietarios. Día con día salen noticias de esta relación estrecha: entre funcionarios públicos y empresarios, salen noticias en las cuales los funcionarios públicos son al mismo tiempo empresarios, los empresarios se vuelven funcionarios públicos ¿se puede separar en dos a una persona? ¿Se puede pensar en el bienestar del 100% de los mexicanos y al mismo tiempo ser dueño de empresas como lo son Peña Nieto, Fox, Calderón y otros funcionarios o exfuncionarios públicos?

La burguesía tiene representantes de sus intereses económicos en toda institución del Estado, por la sencilla razón de que es su Estado, poco se podrá realizar, poco y superficial si no se despoja a los millonarios de los medios de producción que les permiten explotar a los trabajadores; si no se destruye la columna vertebral de la injusticia: las fuerzas armadas y policiales que garantizan en última instancia su dominación; si no cambian las leyes que legalizan el despojo, la explotación y la represión contra el pueblo que lucha.

La burguesía, el capitalismo y el neoliberalismo están moralmente derrotados no así materialmente, es por ello que sus 68 ideas o todas las que se les ocurran son reflejo de que siguen velando por sus intereses y los siguen imponiendo, de “bonita forma”, por el momento, pero ya sabemos que de no ser posible hacerlo así nos esperan más años de terrorismo de Estado y de guerra contra el pueblo.

El pueblo trabajador y explotado debe enarbolar sus ideas, sus demandas y sus consignas propias y no ceder sus banderas a los demócratas pequeño burgueses y a los representantes de la burguesía. Sólo nosotros sabemos y sentimos todas las desgracias del capitalismo y los efectos de las medidas que sólo prolongan nuestra agonía o prolongan la existencia de dicho sistema.

Los invitamos a conocer nuestro Programa Mínimo de Lucha y nuestras propuestas ante el Covid-19, porque antes de la pandemia ya sufríamos de hambre, miseria y muerte y estaba claro que había que arrancar el neoliberalismo de raíz.

Es necesario que luchemos por la recuperación de todos los derechos laborales, de la seguridad social y que se garantice la alimentación, pero también que recuperemos los sectores estratégicos de la industria, que se abroguen en los hechos todas las reformas neoliberales y se juzgue a las autoridades y empresarios beneficiados de la violencia contra el pueblo.

Sin duda, esto será el camino para una transformación profunda y radical de nuestro país, son las propuestas y demandas del pueblo para arrancar el neoliberalismo de raíz, destruir el capitalismo y luchar por la democracia popular y el socialismo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More