Memoria vasca en el cementerio cántabro de Ciriego

Bajo un cielo encapotado y una persistente lluvia el cementerio cántabro de Ciriego fue escenario en el mediodia de ayer de un acto público en memoria y homenaje a los cientos de republicanos y antifascistas fusilados en él por los franquistas. Este homenaje viene celebrándose cada 14 de Abril, Dia de la República, desde hace ya varios años, organizado por la asociación cántabra “Heroes de la República”, asociación que ha sido tambien la impulsora del acondicionamiento de las diferentes fosas comunes donde reposan los restos de más 850 republicanos fusilados y enterrados aqui entre 1937 y 1948. Hoy los nombres de todos ellos pueden leerse en los nueve monolitos de los que consta este “espacio de la memoria”.

Entre estos nombres pueden leerse no pocos apellidos vascos, pertenecientes a los casi cien ciudadanos de algun punto de Euskal Herria fusilados tambien aqui. Agustin Rasines Arana y Ramón Garcia Olavarrieta eran dos de ellos y hoy sus familiares se han desplazado a este cementerio junto a otros miembros de la asociación Ahaztuak 1936-1977 a la que pertenecen y que este año se ha sumado con su presencia al acto “como homenaje especial a los ciudadanos vascos aqui fusilados, pero tambien a todos los asesinados como ellos por las ideas de Libertad y Justicia que todos ellos defendieron”.

El acto de homenaje comenzó con una ofrenda floral en los monolitos, en los que fueron colocados más de cien ramos de flores en memoria de los aqui asesinados. Tras ello fue el portavoz de “Heroes de la la República”, Antonio o­ntañón, el que se drigió a los más de doscientos asistentes dando lectura a un escrito en el expresaba “la frustración por la Ley de Memoria Histórica” esperando que “esta decepción se convierta en un acicate y un impulso para una acción más valiente frente a la posición de un Gobierno que entre otras cosas ni anula las condenas franquistas ni se responsabiliza de las exhumaciones de los miles de enterrados aun en las cunetas”. Tras él el conocido poeta cántabro Antonio Casares, habitual año tras año en este acto, tomó el relevo para dedicar sus versos a los principios repúblicanos “agua de un manantial libre que aún busca ser bebida”.

Los aplausos de los presentes acogieron la presentación de la intervención de la representación de Ahaztuak 1936-1977 que leyó un comunicado saludando este acto ”celebrado en tierra cantabra a la que traemos con nosotros el recuerdo de Agustin Rasines, de Ramón Garcia Olavarrieta… y de tantos y tantos aquí sepultados. Traemos el recuerdo de aquellos ideales de Justicia y Libertad por los que trabajaron, por los que lucharon y por los que murieron. Traemos la decisión, el juramento de continuarr el camino que ellos emprendieron y que les fue cortado junto con su vida”. Tras estas palabras la lectura del poema “Milonga del fusilado” por parte de otro miembro de Ahaztuak arrancó las lagrimas de muchos de los presentes.

Los sones del “Himno de Riego” y gritos de !!Viva la República!! y !!Gora Euskadi Askatuta!! pusieron fin al homenaje tras lo que los presentes se dirigieron a la comida popular que ya les esperaba.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS