Memoria para un mundo mejor

La memoria nos ayuda a comprender los acontecimientos vitales. Por eso el olvido es un mal consejero de la evolución y el desarrollo social. Guerras, genocidios, latrocinio, corrupción y otras barbaries se ignoran y no se juzgan o se relegan con un tratamiento desigual, persiguiendo a algunos, pocos, culpables y obviando, cuando no premiando, a la mayoría.

Venganza y despecho no aportan nada a la memoria colectiva, pero sí lo hacen la descripción de los hechos con datos y argumentos y la exigencia de reparación, por medio del reconocimiento público, de los delitos cometidos. Con este propósito cabría recordar en el ámbito de la economía, la política, los medios de comunicación y la iglesia los siguientes datos y reflexiones:

ECONOMÍA: Las democracias occidentales son especialistas en mostrar a los ciudadanos cantidad de cosas que nunca podrán comprar ni disfrutar. “En nuestra profesión nadie desea su felicidad porque la gente feliz no consume”, “gasto, luego soy” afirma el ex ejecutivo publicitario reconvertido en escritor, Fréderic Beigbeder en su libro “99 francs”.

El dinero ni se crea ni se destruye, cambia de manos, eso sí, genéticamente muy similares, por ello, como planteara Hegel, suprimir las herencias sería un paso necesario y recomendable para la oxigenación del sistema político y económico. 2/3 de los fondos especulativos y el 50% del dinero en circulación por el mundo se refugian en paraísos fiscales, dispensando sólida cobertura a criminales y a “respetables” ciudadanos. Sólo en Europa, existen los de Suiza, Gibraltar, Luxemburgo, Andorra, Mónaco, la Isla de Mann y Liechtenstein. Según un informe elaborado por los técnicos del Ministerio de Hacienda, el 86% de las fortunas con bienes superiores a los 10 millones de euros elude sus obligaciones fiscales. Con estos datos, ¿cómo dar credibilidad al lema “Hacienda somos todos”?
“Los responsables de la crisis subprime están ahora jugando al golf” afirma Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz y creador del sistema de micro créditos. En Hego Euskal Herria mueren más de 100 personas cada año en accidentes laborales.

El sistema de producción perdura gracias a la miseria y pobreza (y el bajo nivel de consumo que acarrean) de la mayor parte de la población mundial y está muy lejos de ser sostenible. Exxon, la mayor empresa del mundo en facturación, reconoció en mayo ante sus accionistas un beneficio de 11 mil millones de dólares. En el posterior debate sobre la estrategia de la empresa se enfrentaron dos sectores, el representado por su primer ejecutivo, Rex Tillerson, y el de los capitaneados por los descendientes de Rockfeller, fundador de la empresa originaria, Standard Oil. Éstos conminaron a prepararse para las energías verdes del futuro mientras Tillerson apostó por seguir con la explotación de gas y petróleo que tan buenos resultados confiere. En la votación final los Rockfeller “ecolos” obtuvieron tan solo el 40% de respaldo accionarial. Se compara a diario entre democracia y socialismo cuando el debate sigue siendo capitalismo versus socialismo.

POLÍTICOS: “Vivir es pensar y pensar es comprometerse” escribía Bergamín. “Aznar dice que la ecología es el nuevo comunismo y duda del calentamiento” titulaba “El País” el pasado 24 de octubre. Rosa Díez fundó su nuevo partido, UDP, “para defender lo mismo que cuando me afilié al PSOE hace 30 años”. La república, el derecho a la autodeterminación y la unidad territorial del sur de Euskal Herria, el “no” a la OTAN, etc., no aparecen en su programa. Uno de los principales adalides de Rosa Díez en su lucha por la jefatura en el PSOE fue el actual ministro del Interior, Alfredo P. Rubalcaba.

Sin principios no hay izquierda. Gabriel Urralburu (PSOE) fue condenado por sus actividades corruptas al frente del Gobierno de Nafarroa. A día de hoy ejerce la abogacía, visita su pueblo, Ezkarotz, de vez en cuando, pero seguimos sin escuchar ni una disculpa, ni una explicación del cómo y con quién ni mucho menos los datos que posibiliten la devolución del dinero que obtuvo fraudulentamente.

Se ha puesto de moda dar el salto desde la política al campo empresarial. Ardanza, Atutxa, Imaz, Manuel Marín, Javier de Paz, Zaplana…se codean con lo más granado de la macroeconomía estatal. Sin una formación que los acredite, aunque con una agenda de contactos sobresaliente, los políticos aterrizan en las grandes empresas con una naturalidad que contrasta con el espanto de encontrarnos en la antesala de la corrupción.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN: “Nos mean y nos dicen que llueve” decía la pintada bonaerense. La línea editorial de los medios socialdemócratas europeos no se diferencia gran cosa de los más conservadores en las cuestiones fundamentales. Recordaba el sociólogo, Fermín Gongeta, una editorial de la cabecera más relevante de la socialdemocracia europea, “Le Monde”: “incluso las democracias pueden llegar a ser tan sofocantes para las minorías ricas y despreciadas, que una cuenta bancaria sin control se haga necesaria”. Sólo el 4% de la propiedad de los grandes medios está dividida entre muchos accionistas, según un estudio de Simeon Djankow en 97 países, que revela como el 54% de los grandes periódicos y el 34% de los canales televisivos pertenecen a familias como la de Murdoch y la de Berlusconi.

IGLESIA CATÓLICA: Uno de los hombres más influyentes de la actual Iglesia Católica, Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, pinta un mundo de “perversión en manos de Satanás que sólo puede salvar Cristo”.

Le siguen en el mundo más de un millón de personas, 19000 comunidades, 5700 parroquias, 1300 sacerdotes y 2000 seminaristas en 107 países y le admiran altas personalidades de la política y la economía. Como un telepredicador, evangeliza entre gritos y aspavientos con un crucifijo en la mano, reconoce “que no se hizo comunista porque Dios le ayudó” y despotrica contra Holanda, “un país lleno de homosexuales”. “La Razón” publicaba en junio de 2008 el testimonio del sacerdote, J.A Fortea, exorcista en activo, quien afirma que cada año hay cuatro o cinco casos nuevos cuyo tratamiento son “los rezos y los llamamientos al demonio para que salga del poseído”. “El Valle de los Caídos es un símbolo de reconciliación y superación de divisiones y odios” ha declarado el máximo líder de la Iglesia Católica en el Estado español, Monseñor Rouco.

Fernando Sebastián, ex arzobispo de Iruñea, dejaba claro en su página web que “son dignos de consideración y apoyo y fieles a la doctrina social de la iglesia grupos como Falange Española de las Jons, Alternativa Española, Comunión Tradicionalista Carlista y el Tercio Católico de Acción Política”. “El diezmo es el plan financiero de Dios” aclaran los evangelistas.
Robert Trivers, protestante considerado uno de los grandes pensadores científicos del siglo XX, resalta que la divinidad de Jesús es “una tontería con efectos sociales muy negativos” e insiste en que “el autoengaño es una adaptación evolutiva”. El conocido monje e historiador, Hilari Raguer, se muestra contundente: “el episcopado debería pedir perdón por su complicidad y su silencio con la represión franquista”. El nuevo Papa, el señor Ratzinger, ha hecho desaparecer el “limbo”, pero nos deja el purgatorio.

CATARSIS: Quizás la crisis económica actual sirva de catarsis. El ser humano necesita de enormes y costosos tropiezos para dar saltos cualitativos en su organización social. Así, vivió 5000 años con el sistema duodecimal (todavía nos queda el tiempo, 12×5=60 segundos, doce horas son medio día, etc.) y tuvo que triunfar la Revolución Francesa para imponer el sistema decimal. Busquemos un mundo mejor que priorice la legitimidad a la legalidad (porque a veces, actos que son ilegales son legítimos) y luche contra el dogmatismo, reconociendo que no existe un modelo único de “mundo mejor” y éste no es patrimonio de país alguno.

Un mundo mejor con una mayor capacidad para resolver los conflictos enquistados: “No dejéis que las acciones de vuestros adversarios ni vuestras previsiones de lucha os paralicen. Percibid las oportunidades. Aprovechad el momento” (Ministro sudafricano dirigiéndose al Sinn Fein).Y en Euskal Herria soñemos con una solución dialogada en breve y acompañemos el pragmatismo de A. Otegi al afirmar: “Cuanto más tardemos, más tiempo perdido… hemos de tener ambición”.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS