[Memoria histórica] ¿Por qué Sánchez sigue en la infamia?

Carta enviada hoy al Presidente del Gobierno:

Su gobierno aprobó el 24 de agosto de 2018 un decreto para modificar la Ley de Memoria Histórica con el fin de exhumar los restos del dictador Francisco Franco de su Mausoleo en la basílica del Valle de los Caídos, y ayer martes, 24 de septiembre, la Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo ha desestimado por unanimidad la totalidad del recurso interpuesto por los familiares del dictador ante el acuerdo del Consejo de Ministros que fijaba para el 10 de junio su exhumación y su posterior reinhumación en Mingorrubio.
De inmediato, después de conocerse la noticia, usted ha declarado, en su discurso en la ONU, que «hemos cerrado simbólicamente el círculo democrático», con «una gran victoria de la democracia española», que pone fin «a un capítulo oscuro de nuestra historia» al sacar los restos de Franco «de dónde han esposado inmoralmente durante demasiado tiempo».
Pues bien, pese a que -como usted lo ha recordado- «ningún enemigo de la democracia merece un lugar de culto ni de respeto institucional», el hecho es que la momia de Franco aún sigue en su Mausoleo de la basílica del Valle de los Caídos, y que usted ha tomado la decisión de convocar elecciones, para el 10 de noviembre próximo, sin poner fin a la infamia del artículo 10 de esa Ley de Memoria Histórica que divide a las víctimas del franquismo en dos categorías según hayan sido ejecutadas antes o después de 1968.
Una fecha arbitraria justificada con esta frase: «en atención a las circunstancias excepcionales que concurrieron a su muerte». Pero sin precisar por qué las circunstancias de su muerte son más excepcionales que la de los ejecutadas antes de esa fecha.
¡Cómo considerar que la muerte, por haberse producido antes de 1968, de Federico García Lorca, Blas Infante, Lluis Companys, Juan Peiró, Julián Zugazagoitia, Francisco Cruz Salido, Julián Grimau, Joaquín Delgado y Francisco Granado no fue también por luchar «en defensa de la democracia»!
No, señor Sánchez, no se cerrará «el círculo democrático», ni habrá «una gran victoria de la democracia española», y se pondrá fin «a un capítulo oscuro de nuestra historia», mientras se mantenga esta infamante discriminación entre la víctimas del franquismo.
De la misma manera que ustedes modificaron por decreto la Ley de Memoria Histórica, para poder sacar los restos de Franco «de dónde han reposado inmoralmente durante demasiado tiempo», pueden hacerlo también para poner fin a la infamia de mantener divididas en dos categorías  a las víctimas del franquismo.
De usted, de su gobierno y del PSOE depende que esta infamia continue.
Octavio Alberola
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS