Medios acusan a la comunidad Temucuicui de haber asesinado a Juan Cruz Makna

Informativo Nº 4

Informamos a la opinión pública nacional e internacional, en momentos complejos para nuestra comunidad como para el movimiento mapuche, especialmente cuando los medios de información masivos y fascistas nos acusan de ser los asesinos de nuestro Wenuy Juan Cruz Makna.

Finalmente el cuerpo de nuestro Wenuy Juan Cruz Makna fue trasladado a la ciudad de Temuco, donde miembros de nuestra Comunidad lo acompañan, a la espera de que la familia se haga presente en el Servicio Médico Legal.

Jorge Huenchullán, quedó en Prisión a la espera de que se aclare los sucesos en los que encontraron el cuerpo del Juan. Junto a su hermano Omar, quedaron en Angol, mientras se obtienen los resultados de las pericias que la PDI recogió, y las que si no son tergiversadas, debiesen demostrar que nuestros peñi son inocentes de los cargos que en lo que respecta a este homicidio se les imputa.

En diversos medios, hemos visto como la prensa calla la verdad, al servicio de los intereses de quienes quieren ve al movimiento mapuche dividido. Nuestros dirigentes no son culpables de ningún cargo en lo que respecta a este cobarde asesinato. Mientras, los homicidas, siguen en libertad.

Sobre las responsabilidades y posteriores explicaciones al movimiento Mapuche, debemos dejar en claro que hasta el momento no se han encontrado culpables, y nosotros responsablemente reafirmamos que ninguno de nuestros miembros, ni el werken Jorge Huenchullán ni su hermano Omar, tienen las manos manchadas con sangre de un wenuy de nuestra comunidad, una persona solidaria con la causa de nuestro Pueblo Nación Mapuche. ni nunca han atentado contra autoridades tradicionales ni contra ningún comunero mapuche, y por lo tanto.

En tanto, las declaraciones que puedan emitir los miembros de la comunidad Ignacio Queipul a los medios de tergiversación masiva (que por algo les escuchan y avalan), así como sus dirigentes Juan Catrillanca, Mijael Carbone y Daniel Queipul, no hacen nada más que extender el charco de sangre con el que se ha manchado la tierra de Temucuicui, puesto que ni siquiera respetan el que de por medio haya un asesinato para colgarse de lo que sucede y acusarnos infundadamente de ser los homicidas de Juan. Acá está clara la estrategia político-juridico-comunicacional en seguir enlodando la justa lucha que hasta el momento hemos desarrollado.

Sobre el supuesto atentado a Daniel Queipul (alias chacha), debemos aclarar que lo que en realidad aconteció fue producto de una disputa familiar, que el tiene con su yerno y su hija, hechos que ellos en todo momento han aprovechado de acusarnos a nosotros de lo ocurrido.

Hechos que serán aclarados pronto, ya que el autor de los supuestos disparos acaba de ser detenido y se trataría de un miembro de nuestra comunidad, José Cuevas (alias corchete), quién reiteramos, por problemas de índole familiar, se vió envuelto en una pelea con su suegro.

Cuando se sepan las cobardes agresiones con palos y disparos a la casa de la anciana María Levicura de 80 años quién vive junto a Elena Marillán, de 95 años de edad, madre de José Cuevas (realizadas por comuneros de la Ignacio Queipul, quienes fueron debidamente identificados, y que en presencia de la PDI se mostraron las pruebas, y la investigación del caso no ha tenido ningún resultado), cuando se aclaren las amenazas de muerte y agresiones que Mijael Carbone Queipul (quién en todo momento está en comunicación con el fiscal, al igual que el “lonko” Catrillanca) contra Erica Coñoepan, (pareja de Juan y a otras comuneras mapuche), las detención de nuestro werken Luis Tori, el robo y agresiones contra Jorge Huenchullán, y todas las atrocidades cometidas al inerior de nuestra comunidad y que nosotros hemos callado puesto que sabemos que al final se nos culpará a nosotros, es que realmente se sabrá quienes están detrás de todo este clima de tensión y violencia, al cual nosotros jamás hemos respondido, y como aclaramos una vez más, que nunca hemos confundido al enemigo, y por lo tanto, desmentimos categóricamente todo tipo de acusaciones infundadas.

Muy probable es que dentro del plan de inculparnos, ya se esté presionando a los testigos y a otros que ni siquiera vieron o escucharon algo, a acusarnos. Como es usual, las policías siempre contraponen las declaraciones para sacar pruebas falsas, por lo que no descartamos presiones físicas ni sicológicas y de ningún tipo. Por lo demás, hablar de un lof con un lonko que ya no avalamos, y cuyas divisiones familiares se pueden arrastrar por décadas, es casi absurdo, a la hora que se fomenta el clima de violencia interna, que hasta ahora, tiene como resultado este asesinado impune, sin saber quienes son los culpables.

No es necesario especular mucho para saber quienes están detrás de toda esta desgraciada situación que ha sido la más grave hasta el momento, y eso es claro, el estado chileno, los servicios de inteligencia, las policías, la in-justicia, la CONADI por no haber concretado nunca la compra del predio que Urbas estaba sispuesto a vender hace meses, y entorpecer las negociaciones manipulando a un sector de la comunidad Ignacio Queipul ( específicmente su dirigencia de Personalidad Jurídica) para que lo disputase con nosotros, y los medios de comunicación masiva, quienes tergiversan todo al servicio de sus amos.

Es por todo esto, que hoy más que nunca debemos estar atentos, ya que se pretende acusar a dos miembros inocentes del Pueblo Mapuche movilizado de un asesinato que puede quedar en la más absoluta impunidad, como ya ha ocurrido con otros Weichafe Mapuche, especialemente por que no sabemos que más va a pasar y tememos por nuestros niños, mujeres y ancianos.

Comunidad Mapuche Autónoma Temucuicui.

Wallmapuche Temucuicui.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS