McCain apuesta por seguir con el BLOQUEO contra Cuba

8


El republicano John McCain, volvió a usar ayer la artillería de su política exterior para disparar contra su rival y casi candidato oficial demócrata, Barack Obama. En este caso, tocó Cuba. McCain prometió mantener el embargo y apuntalarlo con «ayuda material» a los anticastristas. Criticó a Obama, como ya lo hizo con Irán, por proponer una política más conciliadora.

En un discurso en Miami, ante una asistencia cubano-americana que gritaba en español «libertad, libertad», McCain arremetió duramente contra las autoridades de la isla. «Fidel Castro ha traspasado sus poderes a su hermano en lo que se parece más a un feudo que a un gobierno» dijo el senador. «Calificar de reformas los pequeños cambios llevados a cabo por Raúl Castro debe sonar bastante cínico a los prisioneros políticos que llenan las cárceles cubanas».
El candidato propuso mantener el embargo contra Cuba como «uno de los elementos» de su política. Los otros incluirían «ayuda material» y «apoyo moral» a los activistas que luchan contra el régimen; aumentar los fondos de Radio Martí, la emisora anticastrista financiada por Washington; y entablar acciones judiciales «contra los responsables cubanos implicados en el asesinato de estadounidenses, tráfico de drogas y otros crímenes».

El aspirante a la presidencia reconoció que sus propuestas no se granjearían el apoyo de sus «socios europeos y hemisféricos» pero, pese a todo, propuso entablar con ellos «un diálogo activo para desarrollar un plan para la Cuba pos-Castrista, un plan para promocionar «un cambio rápido y un nuevo despertar para el país».

«Un día EEUU mantendrá cálidas relaciones con el Gobierno cubano», pronosticó McCain, aunque no dijo si semejante transformación se produciría durante su hipotético mandato.

Como ya lo hizo con Irán, McCain criticó duramente al contendiente demócrata por querer entablar un diálogo con las autoridades de un país que la administración del actual presidente George Bush ha tachado de su lista diplomática. «El senador Obama asegura que quiere suavizar el embargo. También quiere sentarse incondicionalmente a negociar con Raúl Castro. Esto mandaría las peores señales a los dictadores de Cuba», dijo y añadió: «Mi Gobierno presionará a las autoridades cubanas para que liberen a los prisioneros políticos; legalicen los partidos, los sindicatos y protejan la libertad de expresión».

Obama está a favor del embargo, pero también ha propuesto suavizarlo, como piden los grupos de oposición más moderados, para permitir que los exiliados en EEUU puedan mandar dinero y visitar a sus familiares en la isla.
«Seria deficiencia»

McCain también criticó a los dos candidatos demócratas por oponerse al Tratado de Libre Comercio con Colombia, argumentando que esta postura beneficiaría al líder venezolano, Hugo Chávez. El discurso del republicano se enmarca en una serie de intervenciones en las que ha recurrido a la política exterior para posicionarse frente a su adversario y pintarlo como poco menos que un blandurro inexperto.

Hace unos días McCain, calificó de «imprudente» la propuesta de Obama de sentarse a negociar con el régimen de Mahmud Ahmadineyad y dijo que semejantes ideas suponían «una seria deficiencia para un presidente
estadounidense».

McCain se refería a los comentarios que Obama pronunció el domingo: «Irán, Cuba, Venezuela, esos países son pequeños comparados con la Unión Soviética. No representan una amenaza seria para nosotros de la misma forma que la URSS representaba una amenaza para nosotros. Y aún así estábamos dispuestos a dialogar con la URSS cuando decía ‘vamos a desaparecerlos del planeta».