Mayor protesta de la historia de Guatemala exige renuncia del presidente

Publicidad

Una ola de protestas movilizando a miles de guatemaltecos tomó las calles del país. La población exige la renuncia del presidente de la República, Otto Pérez Molina, y de la vicepresidenta, Roxana Baldetti, que enfrentan denuncias de desvío de por lo menos 130 millones de dólares del erario público. Además, reivindican que la dupla responda las acusaciones en la Justicia.

El último sábado 25 de abril, los manifestantes se reunieron en un acto público pacífico para expresar su indignación ante los crecientes casos públicos de corrupción existentes en el país. Bajo el lema «Renuncia ya”, cerca de 30 mil ciudadanas y ciudadanos se juntaron en el Centro Histórico de la ciudad de Guatemala, la capital, ante el Palacio Nacional de Cultura, antigua sede del gobierno guatemalteco y monumento histórico del país, ubicado en la Plaza de la Constitución.

La concentración fue considerada una de las mayores manifestaciones de la historia guatemalteca. En la ocasión, la población exhibía carteles que decían, entre otros mensajes: «Hoy ponemos de moda la dignidad” y «Nuestro deber es defender a Guatemala”, además de gritar consignas como «¡Que se vayan!”, «¡Justicia!”, «¡Fuera, ladrones!” y «¡A la cárcel!”.

«Estamos indignados por tanta corrupción en Guatemala. Queremos decirles que no nos vamos a callar y ser tolerantes ante lo que están haciendo. Que sepan que tenemos memoria”, afirmaron los ciudadanos Rafael y Kim a la prensa alternativa, presente en la manifestación. «Estoy ejerciendo mi deber cívico de exigir que haya justicia. Estamos exigiendo que terminen los abusos de Roxana Baldetti y Otto Pérez Molina. Esta protesta tiene la riqueza de tener juventud y distintos sectores económicos, culturales y sociales en un solo lugar, con un objetivo en común: pedir que Guatemala ya no tenga a estos corruptos”, afirmó el manifestante Mario Polanco, también presente en la Plaza de la Constitución.

Los manifestantes Rafael y Kim (a la izquierda) y Mario Polanco (a la derecha). Foto: Reproducción Nómada.

«Queremos que la voz del pueblo se haga escuchar. No importa la ideología, de dónde viene cada uno. Estamos unidos porque queremos un cambio”, afirmaron Andrea y Alejandra, de 21 años de edad. El estudiante Diego, de 19 años de edad, exhibía un cartel que decía: «Nos quitaron tanto que se nos fue el miedo». «Tenemos responsabilidad como estudiantes (…). El cambio tiene que ser con nosotros”, afirmó el guatemalteco.

Andrea y Alejandra (a la izquierda) y Diego (a la derecha). Foto: Reproducción Nómada.

La protesta fue convocada a través de las redes sociales por internet, además de la articulación entre organizaciones no gubernamentales de derechos humanos y representantes políticos de oposición la Molina. La movilización logró aún más impulso cuando, la última semana, explotó el escándalo del esquema de corrupción en las aduanas, incitando a la población a salir a las calles.

Circulan informaciones de que el gobierno federal, por otro lado, bloqueó señales telefónicas e Internet durante la protesta para dificultar la comunicación entre los manifestantes y la propagación de las imágenes. Se utilizó también drones (aviones robots) para fotografiar los rostros de los manifestantes. Además, cientos de policías uniformados e infiltrados acompañaron la marcha. Tales recursos son interpretados por los movimientos sociales como una manera de intimidar y criminalizar el libre derecho de la población a manifestarse. Comentaristas dicen que, desde los años 1980, no se vía tamaña movilización popular en el país.

Protesta exige la salida del presidente y de la vicepresidente del poder. Foto: José Orozco.
Movilización se concentró ante el Palacio Nacional de Cultura, antigua sede del gobierno y monumento histórico del país. Foto: José Orozco.

Además de la capital federal, hay informaciones de que las protestas explotaron también en las ciudades de Quetzaltenango (conocida también como Xela), Ixcán, Santa Eulalia, Antigua Guatemala, Cobán y Huehuetenango. Hay registros de que la adhesión a las manifestaciones también se extendió por la ciudad de México (capital de México), por Costa Rica, Chile y hasta en Inglaterra, realizados por grupos de guatemaltecos que viven fuera de su país.

http://www.adital.com.br/?n=cu44

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More