Mátala, mátala!’: una encarcelada denuncia agresiones dentro del furgón de la policía y pruebas manipuladas

Publicidad


Xènia G. R., de veintidós años, fue detenida el viernes por la tarde en la calle de Juncales de Barcelona, junto a la vía Laietana, cuando volvía de la manifestación de la huelga general. Esta última noche la ha pasado encarcelada en Wad-ras, porque ayer la jueza decretó prisión sin fianza para ella y cinco personas más acusadas de atentado contra la autoridad, desórdenes públicos y daños.

Su familia la ha podido visitar hoy y denuncia a VilaWeb que se han manipulado las pruebas para encarcelarla y que la policía la agredió impunemente dentro del furgón.

En un vídeo se puede ver como Xènia, en la acera opuesta a la cámara y con los cabellos teñidos de color azul, es arrastrada hasta la puerta de la furgoneta por los policías españoles, que la vapulean una y otra vez antes de meterla adentro. También se puede oir a quien graba el video diciendo: ‘Eh, a una detenida no se le pega!’

Xènia ha explicado a su madre que, de vuelta dentro de la furgoneta, los policías le continuaron pegando mientras oía como gritaban: ‘Mátala, mátala!’ Rápidamente la condujeron hasta la comisaría de la vía Laietana. Allí también va a ser objeto de vejaciones e intimidaciones, según explica su madre, Anna. ‘Se le posaban delante y le decían: “Ahora ya no tienes cojones?” También la pusieron de cara a la pared. Después llegó otra chica y mi hija vio como la amenazaban con un cúter en el cuello’, explica la madre de Xènia.

De la vía Laietana la llevaron a la Verneda; y de allá, a la Ciudad de la Justicia para que la jueza, Beatriz Balfagón, le tomara declaración. En este trayecto un policía le dijo: ‘Caramba, qué bolas que llevas, en la bolsa’. Anna explica: ‘Mi hija alucinaba, está claro, y le respondió: “Qué dices?” Y el policía volvió: “Qué querías hacer, con estas bolas?”‘ Cuando llegaron al juzgado lo entendió.

La policía había presentado como prueba de material subversivo contra ella una bola de petanca, balas de vidrio y clavos. ‘Pero son tan ineptos que la misma bola de petanca y con el número idéntico, ha aparecido como prueba inculpatoria de todas las bolsas de los seis detenidos’, explica, indignada, la madre de Xènia.

Xènia hoy ha podido recibir la primera visita de los familiares, que aseguran que la han visto con fuerza. ‘Pero a la vez está indignada, y confía que se sepa qué le hacen, a ella y a los otros detenidos.’ Ahora centra todos los esfuerzos en la vista que habrá esta próxima semana, en la que su abogado, Benet Salellas, podrá hacer la petición de libertad.

Hoy en Caldes de Montbui, de donde es oriunda Xènia, decenas de personas han salido a la calle para pedir la libertad de los detenidos

Fuente.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More