Más píxeles para ver la realidad

Por Manuel Carmona Curtido

Que vivimos en una sociedad tremendamente visual, es evidente. La importancia de la imagen ha sustituido al uso de la palabra como medio de expresión y comprensión de la realidad, haciendo valer el antiguo dicho de “una imagen vale más que mil palabras”.

Las redes sociales han tenido una evolución similar, pasando de la importancia de la palabra a la hegemonía de la imagen. Las primeras redes sociales estaban destinadas a la exposición de textos, que podían ser acompañados de imágenes, estas redes sociales son los denominados blogs, más tarde la aparición de facebook revolucionó las redes sociales que permitía compartir enlaces de otras plataformas y compartían en importancia textos e imágenes por igual. La aparición de twitter, comenzó a limitar el uso de palabras a 140 caracteres aunque más tarde los amplió a 280 para facilitar la emisión de mensajes, en estos “tuits” aparecieron los “hastags” que no son más que palabras iniciadas por una almohadilla (#) para conectar a personas interesadas por un mismo tema. Pero la revolución definitiva de la imagen se produjo con la aparición de Instagram, aquí el texto ha pasado completamente a un segundo plano siendo la imagen la que predomina ampliamente.

La imagen como medio de comunicación, te da una visión sesgada de la realidad y no fomenta una visión crítica de lo que se intenta comunicar, su impacto es mínimo y su permanencia en nuestro cerebro es fugaz.

La palabra, los textos, los libros, etc., generan mucha más riqueza y amplían la visión de la realidad de la persona que los lee, aumentan su vocabulario y por extensión dotan de más herramientas para poder ejercer un espíritu crítico ante una realidad tan “líquida” como la actual, utilizando la metáfora relacionada con la imagen, leer es como aumentar los píxeles con los que vemos la realidad, haciendo la visión más nítida de lo que vemos. Lamentablemente la imagen resultante no siempre es más agradable que verla con menos definición.

En una sociedad donde se publican cada vez más libros, donde se editan multitud de revistas, se elaboran millones de blogs y páginas web, hay una carencia preocupante por la falta de gusto por la lectura.

Leyendo enriquecemos nuestro vocabulario, aumentamos nuestra concentración, fomentamos nuestra imaginación para así dar respuesta a problemas de manera creativa, entendemos mejor la realidad, nos ayuda a expresarnos mejor, y un largo etcétera, en definitiva nos protege contra la manipulación mediática tan abundante en los tiempos que corren.

Si ha llegado a este punto, muchas gracias por haber leído esta pequeña disertación y siga leyendo el género que más le guste, el que más le entretenga, el que más le interese, pero lea, y al mismo tiempo cuestione lo que está leyendo y saque sus propias conclusiones, pero que sean conclusiones fundamentadas en argumentos sólidos, o al menos todo lo sólido que sea capaz de construir.

“En un lugar de un libro hay una frase esperándonos para darle sentido a nuestra existencia” Miguel de Cervantes.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS