Más de una cuarta parte de los hogares asturianos no pueden pagar la calefacción

Publicidad

El 27,7 por ciento de los hogares asturianos no pueden pagar la calefacción. Este dato lo recoge la Fundación Foessa en su último informe publicado sobre exclusión y desarrollo social en España y ayer fue confirmado por la dirección de Cáritas en la región durante la presentación de los resultados registrados en 2014 por la entidad. Su secretaria general, Mari Luz Baeza, alertó de que cada vez asisten a más familias en situación de pobreza energética, en referencia a aquellas que no pueden hacer frente a los gastos de suministro. De hecho, Cáritas aumentó el año pasado un 9 por ciento las ayudas en esta materia. Baeza opina que la principal causa de esta situación son los altos precios. Por eso, pidió una rebaja del IVA, ahora situado en el 21 por ciento.

La situación se agrava dentro de la población en situación de exclusión social. El informe de Foessa indica que una de cada dos familias de este tipo (un 51,4 por ciento) es incapaz de mantener sus viviendas a una temperatura adecuada. En el caso de la población integrada, los datos no son tampoco esperanzadores, ya que un 23 por ciento de los hogares asturianos sufren también este problema. En cualquier caso, la media regional supera a la nacional hasta en cinco puntos.

La pobreza energética no es el único problema que Cáritas detectó en Asturias la pasada campaña. También pone la voz de alarma en la alimentación, la salud y el empleo. Con respecto al primero, Baeza destacó que, en 2014, la entidad atendió a 8.191 familias, una cifra que supone un incremento del 20 por ciento con respecto al anterior año. En este sentido, la organización ha comprobado que muchas familias del Principado tienen una mala alimentación. «Nos encontramos con que tienen la despensa llena de alimentos no perecederos y, sin embargo, no tienen dinero para comprar productos frescos del día, como el pescado», comenta Baeza.

En relación a la salud, la secretaria general de Cáritas constata un incremento en el apoyo a enfermos crónicos, que no pueden seguir sus tratamientos médicos en los hospitales. Igual de preocupante es la situación que viven muchos menores de la región al aumentar el número conflictos familiares que se dan en las casas fruto de la crisis económica. La entidad no sólo ha puesto el foco en esta problemática sino que también tuvo que aumentar en un 29 por ciento sus ayudas destinadas a material escolar y libros de textos.

Asimismo, el director de Cáritas Asturias, Ignacio Alonso, aseguró que el empleo, hoy en día, ya no garantiza a una familia su salida de la exclusión. «El trabajo que se oferta es precario y no genera desarrollo social», dijo. En este contexto, el delegado diocesano de la organización, Jesús Rodríguez de la Vega pidió ayer un cambio del modelo sociopolítico. «No podemos seguir siendo una fuente de abastecimiento; la estructura social tiene que cambiar para que todas las personas puedan cubrir sus necesidades básicas», destacó. De la Vega va más allá y subrayó la necesidad de modificar el sistema neocapitalista.

En cifras generales, Cáritas Asturias apoyó el año pasado a un total de 8.252 familias. Pese a que sus recursos económicos bajaron un 3 por ciento (8.163.964 euros), la organización pudo invertir un 21 por ciento más que en 2013, realizando un aporte de dos millones de euros. Además, atendió a 3.342 familias nuevas y recibió 228 voluntarios más, hasta alcanzar los 1.692.

http://www.lne.es/asturias/2015/04/02/cuarta-parte-hogares-asturianos-pagar/1735802.html

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More