Más de la mitad de los jóvenes trabajadores españoles tienen empleos y salarios basura

Publicidad

Una década después del inicio de la crisis siguen empeorando las condiciones laborales de los jóvenes españoles en un mercado laboral donde proliferan “empleos basura” ligados a plataformas digitales como Deliveroo, Glovo o Uber Eats y a otras empresas que practican diversos tipos de fraude, abusos y explotación, generando figuras como los falsos autónomos.

Según el  el Instituto Nacional de Estadística actualmente actualmente tienen empleo 2.278.600 jóvenes de entre 16 y 29 años menos que en el segundo trimestre de 2007, poco antes del inicio de la crisis.

En esa misma franja de edad, el 27% de las personas que trabaja lo hace a tiempo parcial, frente al 15% de hace algo más de una década; de hecho, mientras actualmente hay 398.400 jóvenes con una jornada parcial no deseada pero aceptada ante la imposibilidad de conseguir un trabajo a jornada completa, en 2007 quienes se hallaban en estas circunstancias eran solo 276.300.

La temporalidad juvenil sigue en cotas escandalosas, en torno al 56%, y el salario medio anual de los menores de 25 años no supera –según la Agencia Tributaria- los 6.113 euros (18.835 euros es el salario medio total).

 

 

Estas cifras, sumadas al abuso –en muchas ocasiones fraudulento- de las prácticas no laborales, al empleo sumergido, al fraude en la contratación, al paro -que aún afecta al 26% de la juventud menor de 30 años- o al riesgo de pobreza o exclusión social (34,8%, según la Encuesta de Condiciones de Vida, lo que convierte a este grupo de edad en el más vulnerable), reflejan una precariedad inaceptable que lejos de mitigarse sigue golpeando en su día a día a la inmensa mayoría de las personas jóvenes, que se ven de este modo incapacitadas para planificar y desarrollar proyectos de vida a medio y largo plazo.

Esta circunstancia se evidencia también en el descenso de la tasa de emancipación juvenil: en la actualidad, según Eurostat, la edad media de emancipación se sitúa en los 29,3 años, frente a los 28,4 de 2007 y a los 23,7 de Alemania.

 

Fuente: Agencias

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More